Ahora sí: El PSOE tiene un serio problema con Pedro Sánchez si le dejan seguir como secretario general

Susana Díaz ya parece que ha decidido actuar antes de que Pedro Sánchez termine con el PSOE.

Cuando se celebran cuatro elecciones y en todas el Partido Socialista Obrero Español, que llegó a tener 212 diputados y gobernó en casi toda España, sigue perdiendo apoyos de una manera bastante incuestionable, a la vista de los resultados, el problema empieza a ser muy serio. Y en todas ha sido con Pedro Sánchez como secretario general.

Quien piense que se trata de una presión para que pueda abrir paso a un Gobierno del PP con Rajoy se equivoca. Porque la sangría de votos a quien llega y favorece es a los partidos con los que parece ser que quería  Pedro Sánchez con su ronda de llamadas telefónicas -decimos quería porque ya pocos dirigentes van a aguantar más la situación de decadencia- que le propusieran como candidato a la investidura ante el Rey: Podemos y sus confluencias y todos los partidos separatistas en Galicia, País Vasco, Valencia, Catalunya y Baleares.

No hay duda de que como consecuencia de la crisis económica y su fractura social se ha producido una reestructuración de los partidos de izquierda, por la aparición en escena de Podemos (aupado por dos cadenas de televisión de una manera descarada) y el oportunismo de los partidos separatistas que se han percatado de la debilidad del hasta ahora llamado bloque constitucionalista en el que siempre ha estado, sin titubeos ni complejos, el Partido Socialista Obrero Español. El agujero comenzó con Catalunya cuando a Montilla, para ser investido como ‘honorable’,  se le ocurrió la ‘feliz’ idea de dar sillones y despachos a Ezquerra Republicana de Rovira, que hasta esa fecha era u partido residual. Para colmo, por la vía del descontento social con los desahucios y el paro, se le coló una desconocida Colau y tras ella, ya, una nueva formación que aunque nace a través de Podemos busca contar con su propia estructura catalanista. De gobernar por mayoría absoluta el Ayuntamiento de Barcelona han pasado a ser muleta, con escasos concejales, del Gobierno municipal para sostener a tan particular alcaldesa. Y luego le aparece Iceta, en la fiesta de la rosa, con el peor discurso que un dirigente político puede hacer en estos momentos.

No es una crisis que se haya producido ahora, estaba ‘larvada’ desde que no se supo atajar de raíz a lo que quedaba del socialismo catalán en franca decadencia. En esta redefinición ideológica, estratégica y casi refundación del PSOE no encaja ni el talante ni la personalidad de un secretario general como Pedro Sánchez. De eso ya han alertado los dirigentes históricos a aquellos que cuentan con el respaldo de la militancia en sus territorios. Parece ser, por la información publicada por la Opinión de Zamora, que Susana Díaz mantuvo el pasado viernes un almuerzo, que se prolongó hasta la madrugada, con compañeros de Castilla-León. Encuentro en el que también se ha filtrado que estuvo José Luis Rodríguez Zapatero. Puede ser el principio de una enorme confrontación porque las bases socialistas están muy divididas. así como las principales agrupaciones. Pero urge que adopten medidas ya que, como se va a unas nuevas elecciones en diciembre, porque Rajoy no podrá sacar la investidura ni a Pedro Sánchez parece que le vayan a dejar, además porque menudo ‘toreo’ le puede dar otra vez Iglesias con sus apetencias de tocar poder cuanto antes, es necesario que el PSOE encuentre, cuanto antes, el camino correcto y el líder adecuado para estos nuevos tiempos. España, como nación, se juega mucho en ello.

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*