Cómo completar el currículum con habilidades y competencias

Cada vez más en cuenta en los procesos de selección

Puede suponer la diferencia entre concertar una entrevista o que pasen al siguiente candidato

En los últimos tiempos se habla mucho de este tema y los reclutadores lo tienen cada vez más en cuenta en los procesos de selección. Por lo general, lo preguntan y evalúan en una entrevista, pero puedes anticiparte a este momento y tratar de llamar su atención incluyéndolo en ya tu currículum.

Vamos a darte ejemplos de habilidades y de competencias para que aprecies rápidamente la diferencia. Una habilidad es conocer un lenguaje de programación; la competencia sería saber programar en ese lenguaje.

En un plano mucho más general, una habilidad puede ser tener la capacidad de ser organizado y de planificar, mientras que la competencia sería la de orientación a los resultados.

En resumen, una habilidad significa que estás capacitado para desempeñar determinada tarea, has adquirido la habilidad a través del conocimiento, la preparación o incluso un hobby o afición. Una competencia va más allá, implica que has llevado a la práctica el conocimiento que has adquirido y que lo puedes integrar en tu modus operandi, en tu forma de desempeñar las tareas de las que te vas a responsabilizar.

Por otro lado, una habilidad suele formar parte de una competencia, es más específica. Por ejemplo, para tener la competencia de trabajar en equipo hay que poseer, entre otras, la habilidad de cooperar; para tener la competencia de liderazgo, una de las habilidades es conocer los recursos. O bien algo más práctico y concreto: la habilidad de saber solfeo es necesaria a la hora de desempeñar la competencia de componer música; la habilidad de poder conducir un camión es necesaria para la competencia de transporte de

Tres formas de integrar las habilidades y competencias en tu CV:

Incluir el apartado de “Habilidades y competencias”. Se colocaría después de los apartados de experiencia y formación. Es preferible no dividir este apartado en habilidades por un lado y competencias por otro, pues no siempre están claros los límites. Lo mejor es empezar por poner las habilidades y terminar con las competencias. Algunas de las referencias que incluyes en el apartado de “Otros datos de interés” seguramente pueden pasar a este nuevo apartado, por ejemplo, el dominio de programas, el nivel de un idioma o si tienes determinado carné de conducir. Estas serían habilidades, pero tendrías que completar el apartado con competencias. No tienen por qué estar relacionadas con las habilidades que hayas puesto, pueden tener un carácter más general, como “trabajo en grupo” o “liderazgo”.

Incluir las habilidades y competencias en cada una de las experiencias profesionales y en cada formación cursada, o al menos en las más significativas. Esto puede provocar que tu currículum termine siendo demasiado extenso, por lo que se aconseja más en caso de que no se tenga una trayectoria demasiado amplia.

Se puede hacer una mezcla de las dos anteriores, es decir, incluir en algunas experiencias o actividades formativas las habilidades y competencias específicas y, por otro lado, añadir el apartado de habilidades y competencias con las que sean de carácter más general.

Una vez hayas completado tu CV con las habilidades y competencias que definen tu perfil, los reclutadores tendrán una información extra que puede suponer la diferencia entre que te llamen para concertar una entrevista o que pasen al siguiente candidato.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com