Salud reconoce con ocho acreditaciones el trabajo realizado por los profesionales de Huelva

Consolida la calidad de sus servicios sanitarios

Se ha celebrado en la sede de la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales

La provincia de Huelva consolida la calidad de sus servicios sanitarios al lograr siete unidades de gestión clínica y el centro de transfusiones el certificado de calidad que otorga la Consejería de Salud a través de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA). En concreto, se trata de las unidades de gestión clínica (UGC) de Lepe, Isla Chica y Adoratrices del Distrito Huelva-Costa; de la UGC de Urgencias del Distrito Condado-Campiña; la UGC de Farmacia de los hospitales Infanta Elena y Juan Ramón Jiménez; y el Centro de Transfusión Sanguínea de Huelva. A estas unidades de carácter clínico y asistencial se han unido las unidades de formación continuada del Distrito Huelva-Costa y del Hospital Juan Ramón Jiménez.

El acto de entrega de estos sellos de calidad, que se ha celebrado en la sede de la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en Huelva, ha contado con la presencia del secretario general de Investigación, Desarrollo e Innovación en Salud, Ramón González Carvajal; la directora general de Investigación y Gestión del Conocimiento de la Consejería de Salud, María Isabel Baena; y el director de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, Antonio Torres; así como la directora de los distritos sanitarios Huelva-Costa y Condado-Campiña, Alicia Cominero Belda; el director en funciones del Complejo Hospitalario Universitario de Huelva, Basilio Bernad Rodrigo; y el director del Centro de Transfusión Sanguínea de Huelva, Salvador Oyonarte Gómez.

Durante el desarrollo de este evento se ha puesto de manifiesto el esfuerzo de todos los profesionales por dar una atención de calidad a los usuarios del Sistema Sanitario Público de Andalucía en la provincia de Huelva, en la que actualmente existen 19 unidades certificadas y 268 profesionales acreditados.

En los diferentes procesos de evaluación de estas unidades se han destacado numerosos aspectos positivos de cada una que les hacen valedoras de esta certificación y que hacen referencia a la organización de las unidades y a la prestación de sus servicios.

En concreto, en lo que respecta a la UGC de Lepe, la unidad ha destacado por aspectos como la accesibilidad y el uso de las nuevas tecnologías. Los profesionales han incorporado prácticas de trabajo que facilitan la comunicación y el acceso de la población plurinacional y multicultural que atienden a los servicios sanitarios que necesitan. Además, utilizan las nuevas tecnologías de la comunicación para establecer canales de interrelación con los usuarios, como en el caso del blog creado por el matrón de la unidad para asesorar a las embarazadas o la actividad del trabajador social, que rastrea las redes sociales locales para detectar problemas, quejas y preguntas sobre los servicios sanitarios públicos, dando respuesta a través de estas herramientas siempre que es posible.

En relación al proceso de certificación de la UGC Isla Chica, el equipo evaluador de la ACSA ha destacado como fortalezas las medidas de promoción y prevención de la salud. En este sentido, la unidad ha elaborado un Plan de participación ciudadana, que promociona hábitos saludables en distintos ámbitos, actúa en la prevención de la violencia de género y el maltrato infantil, colabora con diferentes asociaciones para la realización de talleres en función de las necesidades de la población, lleva a cabo programas de detección precoz y realiza acciones específicas encaminadas al cuidado de personas dependientes y a sus cuidadores.

Para la UGC Adoratrices, situada en la capital onubense, se trata de la tercera certificación con la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, tras las primeras conseguidas en 2006 y 2011. En su informe de evaluación, destacan aspectos relacionados con la seguridad, como la creación de una comisión de seguridad multidisciplinar, responsable de analizar los acontecimientos adversos ocurridos, definir las acciones preventivas para evitar que estos vuelvan a ocurrir, identificar y priorizar los posibles riesgos en relación a la seguridad de los pacientes. Asimismo, la UGC garantiza la continuidad de la asistencia a los pacientes mediante la relación con la enfermera de casos y el contacto directo con los especialistas hospitalarios de mayor frecuentación.

También renueva su certificación la unidad de formación continuada del Distrito Huelva Costa. La labor de esta unidad, que obtuvo su primer sello de calidad en 2010, ha sido valorada muy positivamente por los profesionales a los que se dirige, que en sus encuestas de satisfacción han destacado la accesibilidad de los profesionales y su capacidad de dar pronta respuesta a cualquier necesidad relacionada con la formación. Asimismo, los aspectos metodológicos y de evaluación han sido destacados como puntos fuertes por el equipo de la ACSA, que ha mencionado en su informe el uso de técnicas que favorecen la participación del alumnado en las acciones formativas y el empleo de recursos didácticos que intentan acercar la formación a la realidad, lo que favorece la transferencia del aprendizaje a la práctica profesional.

Para la unidad de formación continuada del Hospital Juan Ramón Jiménez y la UGC de Farmacia del Complejo Hospitalario Universitario de Huelva tampoco se trata de la primera certificación. Ambas consiguieron su primer sello de calidad en 2009. La primera ha renovado su certificación destacando por el trabajo que realiza para planificar la oferta formativa, detectando necesidades y priorizando las áreas más críticas en base al análisis de las competencias de los profesionales que atiende. Asimismo, la unidad contribuye a la consecución de los objetivos propuestos en las acciones formativas mediante el desarrollo de acciones tutoriales previamente identificadas y planificadas, y evalúa de manera sistemática la satisfacción tanto del alumnado como del profesorado, así como el nivel de aprendizaje adquirido en la mayoría de las acciones formativas desarrolladas.

En cuanto a la UGC de Farmacia, -que da soporte a los dos centros hospitalarios de la capital onubense, el Hospital Juan Ramón Jiménez y el Hospital Infanta Elena-, su informe de evaluación ha evidenciado un alto grado de implicación de los profesionales, cada uno de los cuales dispone de un plan de desarrollo individual, que permite la realización de actividades de formación individualizadas en función de la evaluación de sus competencias. Además, el Hospital Infanta Elena tiene instaurada la prescripción electrónica asistida para todas sus camas y dispone de armarios automatizados de dispensación por unidosis para todas las unidades, lo que supone un aumento en la seguridad del paciente, al disminuir mucho el riesgo de aparición de errores de medicación. Por su parte, la consulta de atención farmacéutica del Hospital Juan Ramón Jiménez dispone de un turno electrónico con pantalla visible desde la sala de espera, lo que garantiza que no haya interrupciones durante la asistencia, garantizando una mayor intimidad de los pacientes atendidos y un entorno más apropiado para la información al paciente y la educación para la salud.

Por otro lado, el informe de evaluación de la UGC de Urgencias del Distrito Condado-Campiña pone en valor las medidas puestas en marcha por la unidad para mejorar la seguridad de los pacientes, el uso de fármacos, los cuidados paliativos y la atención a las paradas cardiorrespiratorias. En este sentido, algunos de sus profesionales han elaborado una guía de uso de fármacos, consensuada con atención especializada y revisada por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), donde se describen todos los fármacos de los que se dispone en la unidad, con el objetivo de asegurar uniformidad y continuidad en su administración así como garantizar un uso seguro de cada medicamento. En relación a la seguridad, además, el equipo evaluador ha hecho hincapié en la implantación de un Plan de seguridad del paciente donde se aplica la metodología de análisis modal de fallos y efectos (AMFE), adoptando un carácter preventivo para anticiparse al fallo, sistematizar y priorizar acciones y llevar a cabo un trabajo en equipo. Otra medida destacable, en este ámbito, es el registro y análisis de eventos adversos mediante el Protocolo Londres, de especial relevancia en su ámbito de actuación.

A estas unidades se suma, además, el Centro Regional De Transfusión Sanguínea de Huelva, con sede en el mismo hospital Juan Ramón Jiménez, que consigue la certificación de calidad por segunda vez, tras la primera obtenida en 2011.
El centro ha alcanzado un alto porcentaje de cumplimiento del total de los estándares del manual de certificación de Centros y Unidades de Transfusión Sanguínea, superando el 71% y destacando por aspectos como la protocolización de sus procesos, la sistemática para la identificación e implantación de áreas de mejora, la seguridad de los donantes y el control y seguimiento sobre los servicios de soporte. En el ámbito de la seguridad, la unidad ha renovado su Distintivo Manos Seguras, que reconoce la labor realizada para promover la higiene de manos; y ha implantado la pulsera transfusional con número único para petición, bolsa de transfusión y solicitud. Además, se ha destacado el fomento de la colaboración y coordinación con los profesionales clínicos, que se refleja en la elaboración de protocolos comunes como el procedimiento de Transfusión masiva con la Unidad de Anestesia y el procedimiento de Hemorragia postparto con la Unidad de Ginecología.

El programa de certificación que el Centro Regional de Transfusión Sanguínea de Huelva ha seguido para obtener este sello está dirigido a las entidades encargadas de la obtención, procesamiento y suministro de unidades de sangre y derivados sanguíneos para la cobertura de las necesidades de transfusión de los hospitales. Su manual de estándares, disponible en la página web de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía , contiene un total de 101 estándares de calidad estructurados en 11 criterios y 5 dimensiones de la calidad.

Programas de certificación de UGC y unidades de formación continuada

Asimismo, las unidades asistenciales que hoy han recibido el reconocimiento de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía han superado el proceso de certificación con un programa específico dirigido a unidades de gestión clínica del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA). Dicho programa contempla 109 estándares de calidad, recogidos en el correspondiente manual de certificación disponible en la página web de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía así como en la aplicación informática de soporte a la certificación, ME_jora C.

Por otra parte, las unidades de formación continuada del Distrito Huelva Costa y del Hospital Juan Ramón Jiménez han realizado su proceso a través del programa de certificación de unidades y centros de formación continuada que recoge un total de 100 estándares relativos a la gestión de estas unidades como estructuras estables, eficaces y eficientes, a su planificación y programación de las actividades de formación continuada que conforman su oferta formativa, a la implantación de sus procedimientos durante el desarrollo de las mismas y al análisis de los resultados derivados de los procesos de aprendizaje y de la propia gestión que facilitan la detección de áreas de desarrollo para la mejora continua.

Actualmente, las unidades de gestión clínica pertenecientes a centros asistenciales del SSPA que cuentan con la certificación de calidad de la ACSA son 380, 206 del ámbito de Atención Primaria y 174 de Atención Hospitalaria. Asimismo, existen 39 unidades y centros de formación continuada con sello de calidad y cuatro centros de transfusión sanguínea.

La Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía

La Agencia de Calidad Sanitaria, que pertenece a la Consejería de Salud, tiene como finalidad el impulso y la promoción del Modelo Andaluz de Calidad. Para ello, se erige como la entidad certificadora de centros y unidades sanitarias y de servicios sociales, de competencias profesionales, de formación continuada y de páginas web, según el Modelo de acreditación del Sistema Sanitario Público de Andalucía, buscando siempre la excelencia en la atención sanitaria y favoreciendo una cultura de la mejora continua.

Su labor en materia de impulso a la calidad ha recibido el reconocimiento de organizaciones como la Sociedad Internacional para la Calidad en Salud (ISQUA), o la adopción por parte del Ministerio de Salud de Portugal del programa de certificación de unidades de gestión clínica, que es el oficial en el país vecino. Además, recientemente la ACSA ha sido designada por la Comisión Europea como entidad de evaluación independiente de las Redes Europeas de Referencia para la atención a las enfermedades raras.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com