Asaja denuncia la falta de ambición de la Junta en Agricultura, que reduce o congela las políticas activas

Denuncia que el presupuesto andaluz de apoyo al sector agrícola decrece

Asaja cree que los presupuestos de la Junta para agricultura llevan bajando 9 años consecutivos

Como resultado, disminuye el peso específico de la Consejería de Agricultura en el presupuesto andaluz, suponiendo tan sólo el 2,03% del total, muy por debajo de la aportación de la agricultura al PIB regional.

Según Asaja, el presupuesto de la Junta de Andalucía de apoyo al sector agrícola decrece un 0,8% (5,3 millones de euros) independientemente de la bajada de fondos de la PAC, y la Junta, contrariamente algo que anunció meses atrás, no compensa con fondos propios la bajada de las ayudas procedentes de Bruselas que gestiona el Fondo Andaluz de Garantía Agraria (FAGA) y que descienden en un 13,1%, pasando de 1.610 millones de euros a 1.400 millones de euros.

“Es decir, las políticas activas para el sector agrícola adolecen de un compromiso real de la Junta de Andalucía de complementar la amalgama  de medidas del Plan de Desarrollo Rural tanto desde un punto de vista presupuestario, como de acciones concretas dirigidas a la mejora de nuestro sector agrario y ganadero”, indica la organización agraria, que además dice que el presupuesto de la Consejería de Agricultura para 2017 no valora el peso agrario en la economía andaluza, no fomenta las políticas activas y no contempla la aportación de fondos propios para compensar la reducción de ayudas europeas, tal como expuso el Director General de ASAJA-Andalucía, Vicente Pérez, en su comparecencia ante la Comisión de Hacienda del Parlamento de Andalucía.

El recorte de fondos de agricultura se concentra en el capítulo VII, Transferencias de capital, que disminuye un 6,39% con una dotación de 369 millones de euros, 25 millones menos que el año pasado, recuerdan en Asaja, mientras insisten en que el capítulo VI, inversiones reales, crece 16 millones de euros alcanzando los 42 millones de euros, que no compensan el recorte sufrido por las Operaciones de Capital, (inversión real más transferencias de capital),  disminuyendo estas en su conjunto 9 millones de euros.

“Por lo tanto, las políticas activas de la Consejería de Agricultura, pierden fuerza y peso hasta situarse en el 62,7% del presupuesto, menos que en 2016 que fue del 63,4%”, dice ASAJA

Mantenimiento del Gasto Corriente

Por el contrario, Asaja dice que el gasto corriente se mantiene, absorbiendo el 37,3% del presupuesto, frente al 36,6% del año anterior.

El programa 7.1.B Ordenación y Mejora de la Producción Agrícola y Ganadera, tiene como principales objetivos la mejora de la gestión de riesgos en la agricultura y ganadería, la sanidad y el bienestar animal, la sanidad vegetal, y la modernización de las explotaciones, incluyendo la incorporación de jóvenes.

Este programa experimenta una importante subida de un 32,6% en su presupuesto inicial al incluir las medidas correspondientes a instalación de jóvenes y a la modernización de explotaciones, que experimentan un incremento significativo en el presupuesto de inversiones.

Especialmente significativo es el crecimiento en el presupuesto para instalación de jóvenes agricultores, que pasa de 24,8 millones de euros a 46,02 millones de euros, con un objetivo de llegar a las 850 instalaciones en toda Andalucía. Un incremento presupuestario que ASAJA-Andalucía valora pero que considera insuficiente, puesto que Andalucía es la comunidad autónoma con mayor número de agricultores que han superado la edad de jubilación y las más necesitada de renovación.

También se incrementa el montante previsto para modernización de explotaciones pasando de 24,2 millones de euros a 35,14 millones de euros para solicitudes, lo que significa unas 62 solicitudes por provincia.

El apoyo del seguro agrario  mantiene 5,5 millones de euros, la misma dotación de 2016, pero no recupera las cifras anteriores a la crisis y se queda en una dotación similar a la de Comunidades Autónomas limítrofes con menos agricultores, menos superficie y menos hectáreas aseguradas.

Asaja indica que es importante el crecimiento de las ayudas a la sanidad animal, con un aumento de los fondos para las Asociaciones de Defensa Ganaderas (ADGs) que pasan de 6,5 millones de euros a 7,8 pero lejos aún de los 11 millones de euros de antes de la crisis.

El programa 7.1.F Apoyo al Sector Productor Agrícola y Ganadero, pasa de 186 millones a 134 millones, una pérdida del 30% del presupuesto, lo que -a juicio de Asaja- tendrá una incidencia negativa en infraestructuras en regadíos y en inversiones para el restablecimiento de terrenos agrícolas dañados por catástrofes naturales.

Asimismo, descienden partidas fundamentales como la destinada a las medidas agroambientales, que dispondrá para 2017 de 50 millones de euros, 9 millones menos que el año pasado. Con estos fondos 12 líneas de ayudas con las que se contribuye a conseguir unas explotaciones agrarias más sostenibles y comprometidas con la mitigación del cambio climático.

En cuanto al sector agroindustrial, el presupuesto se congela respecto al año anterior lo que unido a la importante bajada que ya tuvo en el anterior ejercicio provocará importantes carencias para un programa estratégico para las cooperativas y las industrias agrarias y agroalimentarias.

Por último, pero no  menos importante, el Programa 7.1.H Desarrollo Rural, experimenta un incremento del 28% respecto al año anterior. Esto se debe, entre otras cosas a la puesta en marcha de los Grupos de Desarrollo Rural enmarcados en el nuevo periodo presupuestario 2014-2020.

Además este programa asume este año las inversiones en otras infraestructuras, como los caminos. este programa pasa de 18,9 millones de euros en 2016 a 26,1 millones de euros en 2017. Aún así, los indicadores objetivos que se marca esta medida, 800 kilómetros de caminos a mejorar, son totalmente insuficientes para la importancia y magnitud del patrimonio de caminos públicos rurales. Sólo en la provincia de Sevilla la red de caminos públicos supera los 15.000 kms.

ASAJA-Andalucía espera que se corrijan las graves deficiencias que sufrió el anterior Plan de Desarrollo Rural de Andalucía 2007-2013, y que originaron el retraso en su inicio, la paralización de las medidas en pleno periodo de ejecución -por la aplicación de un Plan de Contingencia debido a irregularidades detectadas en la gestión-, y los procedimientos posteriores que desembocaron en la paradoja de que muchos emprendedores que presentaron solicitudes y acabaron sus proyectos no recibieran la financiación debido a que por estos retrasos los grupos tuvieron que devolver dinero por no aprobar las ayudas en plazo.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com