CEUS: Un proyecto “vivo”, en el que se sigue trabajando pero al que hay que buscarle financiación

El director general del INTA habló muy claro: proyecto vivo, seguimos trabajando pero hay que buscar financiación en Europa.

Lo decía el presidente de la recién creada hace unos meses Asociación ‘Huelva Potencia Económica’, José Luis García Palacios: “No había en Huelva tanta expectación por un proyecto, salvando las distancias, desde que se implantó en Huelva el llamado entonces Polo Químico, en la década de los 60”. Autoridades, representantes de la Universidad, Puerto, FOE, sindicatos, profesores y hasta alumnos de las ingenierías del campus de La Rábida querían conocer lo que venían a decir los máximos representantes del INTA y de la Agencia IDEA de la Junta de Andalucía sobre el proyecto CEUS. Había hasta pleno en cuanto a periodistas y medios de comunicación, aunque alguno se le olvidó llevar la cámara o utilizar el móvil para captar el momento, que era el acto al que se había convocado y no los planos de lo que iba a ser pero no fue.

Y no fue porque la tramitación de la compra de los terrenos, su calificación urbanística por el Ayuntamiento de Moguer, la triple tramitación del estudio de impacto ambiental por estar cerca de zonas protegidas, han consumido más tiempo del debido y los fondos europeos (porque sería el de Huelva un Centro Europeo de Certificación y y prueba para aviones ni tripulados) se han tenido que devolver. Y eran muchos millones de euros porque el proyecto inicial era de 40 millones de euros sólo la parte de inversión, a la que habría que unir las inversiones de las empresas privadas que quieran instalarse a su alrededor, en lo que sería un auténtico Polígono Aeroespacial.

Tanto el director general del INTA como el de Agencia IDEA, que trabajan en el tema con lealtad institucional que es lo que las Administraciones Públicas deben hacer, gobierne quien gobierne, fueros muy claros en sus exposiciones. El proyecto está “vivo”, se trabaja ahora en reducir el presupuesto de la inversión inicial de los 40 millones de euros y hay que buscarle financiación europea aunque la línea del 2014-2016 ya está cerrada y no hay, ahora mismo, ninguna abierta. Eso es lo que espera el proyecto: ¡Qué haya dinero! Y esto ya entre los asistentes al acto fue lo que dejó cierta desesperanza en la audiencia, acostumbrada, como decía Manuel Angel Bracho, decano del Colegio de Economistas de Huelva, a que le cuente que van a venir unos puentes… unos trenes… “. Vaso medio vacío para muchos; y vaso medio lleno para los que confían en que esto salga adelante.

Hay dos datos, que pese al compromiso adquirido de seguir trabajando, no trasmiten buenas vibraciones. La Junta de Andalucía, que apoya también el proyecto ATLAS en Jaén, tenía en su presupuesto  del 2016 para aportar al Centro Europeo de Huelva (CEUS) tres millones de euros y ahora el que se tramita en el Parlamento para el 2017 lo ha reducido a uno y medio, cuando los tres no se han gastado. Todavía están a tiempo los parlamentarios de Huelva, si quieren trabajar por esta tierra, de unirse y que sigan los tres millones de euros. ¿Lo harán? Se lo contaremos, pero lo dudamos.

Y hay un segundo obstáculo importante. Los estudios de impacto ambiental a los que se han dado luz verde por el Ministerio y la Consejería tienen una caducidad de cuatro años. Como se aprobaron en octubre del 2015, el plazo para empezar con CEUS concluye en el octubre del 2019. Si se agota, será difícil que esto salga adelante porque sería empezar de nuevo. Estamos a finales del 2016. Un año ya se ha perdido, por lo que quedan sólo tres. Y eso está, en el lento procedimiento comunitario, a la vuelta de la esquina. Corran pues, puesto que como le ocurre al Recre, sin dinero no se puede hacer nada.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com