El Gobierno quita desde enero el aplazamiento del IVA y Sociedades también a la pequeña empresa y autónomos

la medida puede provocar que muchos empresarios cierren los negocios por falta de tesorería

Las medidas del Gobierno, al no permitir aplazar el IVA e impuestos de Sociedades, alarma a los pequeños y medianos empresarios y autónomos.

El pasado 3 de Diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto Ley 3/2016 y el Real Decreto 596/2016, que introducen una serie de medidas de orden fiscal, encaminadas principalmente a la lucha contra el fraude y aumento de la recaudación y por otra parte la obligatoriedad del uso de los medios electrónicos para el envió sobre todo de información de carácter tributario a la Agencia Tributaria. Ya en la liquidación del 4º T del 2016 que concluye el 30 de enero del 2017 no se podrá pedir el aplazamiento del IVA ni del Impuesto de Sociedades, con lo cual resta tesorería a todas las empresas pero pone en grave riesgo de desaparecer aquellas que no puedan fiinanciarse cuando ya Hacienda cobraba un interés por encima del precio del dinero por aprobar este aplazamiento.

La noticia importante ya empieza a ser valorada por despachos como el de UNING OFITEC de la empresa MANAGEMENT ACCOUNTING, S.L. Su directora Delicias Díaz  e integrante de la Junta Directiva del Colegio de Economistas en Huelva ” considera que traerá unas  consecuencias económicas y financieras a la pequeña y mediana empresa, así como de la microempresa, sobre todo la modificación del apartado 2 del artículo 65 de la Ley General Tributaria, que es donde se regula cuáles son las deudas tributarias que pueden ser aplazadas/fraccionadas”. Esto ya ha provocado que cientos de empresarios pidan una mayor información sobre este tema.

Según Delicias Díaz “por supuesto las cuotas derivadas de retenciones de alquiler, de trabajadores por cuenta ajena, de profesionales o de algunas actividades económicas, ya eran inaplazables con antelación y solo en algunos casos muy específicos se concedía la posibilidad del mismo”.

“Pero la novedad verdaderamente impactante -afirma- es la imposibilidad de aplazar/fraccionar las cuotas derivadas de la autoliquidación del IVA. De aplicación para el último trimestre del año y que se presenta como límite para el pago el próximo 30 de enero de 2017.

Concretamente el apartado 2 f) de dicho artículo dice:

«2. No podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento las siguientes deudas tributarias:

  1. f) Las derivadas de tributos que deban ser legalmente repercutidos salvo que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas.

Así mismo, tampoco se podrá aplazar/fraccionar, el pago a cuenta de sociedades de aquellas empresas que estén obligadas a ellos.

En último lugar, todas aquellas liquidaciones recurridas en el Tribunal Económico Administrativo o en el Contencioso-Administrativo y que estén resueltas firmes o parcialmente, que hayan estado suspendidas durante el procedimiento, no podrán ser objeto de aplazamiento/fraccionamiento”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com