Los estibadores anuncian huelga y podrían paralizar los puertos españoles

Se movilizan en contra la reforma del sector, que ya ultima Fomento

Fomento cree que además la liberalización supone reducción de los costes de la estiba y un aumento de competitividad de los puertos

Los estibadores de los puertos han anunciado movilizaciones en contra de la reforma del sector que ultima el Ministerio de Fomento, con la que se busca romper el monopolio que este colectivo de 6.150 trabajadores tienen de la actividad de estiba, básica para el funcionamiento del transporte marítimo de mercancías

El anuncio de que el Tribunal Europeo obligaba a liberalizar la estiba data de 2014 e incluso la UE puso multas al Gobierno español por no atajar la liberalización.

La Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, principal sindicato del ramo, ha anunciado moviizaciones, tras conocer el proyecto del departamento que dirige Íñigo de la Serna para liberalizar el sector.

La huelga de los estibadores podría incidir en la economía, ya que se trata del colectivo que garantiza la gestión de las mercancías en los puertos, la vía de entrada y salida del 86% de las importaciones y del 60% de las exportaciones del país.

Los estibadores creen que con la presentación de este proyecto de reforma del sector, Fomento “rompe el diálogo que hasta ahora existía para modificar la estiba y adecuarla a la normativa comunitaria”. Dicen los estibadores que “roto el diálogo iniciaremos movilizaciones y acciones sindicales para restablecer la comunicación, exigir a las empresas estibadoras la culminación del esfuerzo de negociación y comentar el error de imponer una norma que desestabiliza el sector y destruye puestos de trabajo”, indicó el coordinador general del sindicato, Antolín Goya, en un comunicado.

Consideran los estibadores que la reforma constituye un expediente de regulación de empleo (ERE) “en tres años y subvencionado con fondos públicos”, dicen. La Coordinadora se refiere al plazo de tres años que la reforma da para la desaparición o conversión en empresas de trabajo temporal de las sociedades de gestión de trabajadores portuarios (Sagep).

Actualmente todo el colectivo de estibadores está contratado por estas compañías, que controlan el sector; si una empresa estibadora quiere operar en los puertos públicos, la actual legislación establece que debe entrar en el capital de la Sagep y contratar a sus estibadores.

Por su parte Fomento atribuye la reforma a un mandato comunitario que conlleva sanción de no cumplirlo, si bien también argumenta que se traducirá en una reducción de los costes de la estiba y un aumento de competitividad de los puertos.

Según el Ministerio de Fomento, la estiba copa más de la mitad (entre el 55% y el 56%) del coste total de la manipulación de mercancías en los puertos, fundamentalmente por los costes de personal. Un estibador cobra actualmente una media de 60.000 euros anuales.

El Ministerio de Fomento, a través de Puertos del Estado, garantizará en la reforma la antigüedad y los actuales derechos laborales de los estibadores, que tras la desaparición de la Sagep pasarán a las estibadoras o a las empresas de trabajo temporal. Además, se harán cargo de las correspondientes indemnizaciones en caso de despido o abandono de la profesión.

A pesar de todo ello, los estibadores aseguran sentirse engañados, puesto que “la reforma va más allá de lo que pide Bruselas”.

 

El sindicato del ramo tacha de ERE encubierto el proyecto de Fomento para liberalizar la actividad

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com