El lamentable estado de la carretera de la Avenida de Islantilla pone en riesgo la circulación del tráfico rodado

Los vecinos acusan de "dejadez de funciones" al Ayuntamiento de Lepe

Aspecto que presenta una de las principales vías de La Antilla

La carretera de la Avenida de Islantilla, principal vía que une esa playa con la de La Antilla y que pertenece al término municipal de Lepe, se encuentra en un estado lamentable, repleta de profundos socavones a lo largo de medio kilómetro, en ambos sentidos, que hacen prácticamente imposible y peligrosa la circulación por esa importante vía de la localidad.

Los vecinos vienen denunciando desde hace más de un año esta situación que se ha agravado con el paso del tiempo, pues ya el pasado verano presentaba un grave deterioro. Se trata de una vía de mucho tránsito, ya que además de unir ambas playas, en esa zona se encuentra el Consultorio de Salud de La Antilla, el Ceip Las Gaviotas, Mercadona y el Centro Comercial Varadero.

Competencia del Ayuntamiento de Lepe

El tramo afectado de la Avenida de Islantilla pertenece a La Antilla y es el Ayuntamiento de Lepe el que tiene las competencias para arreglarlo. Una situación muy distinta, afortunadamente, presenta el tramo de Islantilla, responsabilidad del Ayuntamiento de Isla Cristina.

Los continuos socavonesa lo largo de la carretera la hacen intransitable y son una amenaza para la seguridad vial
Los continuos socavones hacen intransitable la carretera y son una amenaza para la seguridad vial

El malestar de los vecinos de ambas playas es tal, que algunos barajan la posibilidad de dejar de pagar sus impuestos al Ayuntamiento lepero, ya que consideran que “para exigir, hay que dar” y aseguran que con los 600 euros de IBI que les cobra el Ayuntamiento, “no merecemos este abandono ni esta dejadez de funciones”, critica un vecino. “Hace años que esta carretera necesita un arreglo en condiciones y se ha ido dejando hasta presentar un estado vergonzoso que desde luego no le hace ningún bien al turismo”, indica otro vecino de la zona.

Pero si esta imagen es negativa para el sector turístio, lo más grave es cómo afecta a la seguridad vial, ya que los vehículos se ven obligados a ir sorteando los socavones, con la peligrosidad que esto conlleva para la circulación, especialmente para motoristas y ciclistas. “Como un día una moto no pueda sortear uno de los muchos socavones que tiene la carretera tendremos un disgusto, y puede que entonces se nos preste algo de más atención”, indica un vecino que reside en La Antilla.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com