En el Consejo de Administración del Recre toman asiento tanto el Ayuntamiento como Huelva Deporte

Aunque el contrato de cesión de gestión económica y deportiva ha sido firmado por el Consejo el propietario es el Ayuntamiento de Huelva.

Tan cierto como que el Ayuntamiento no tenía opción para encontrarle al Recreativo de Huelva SAD más de 800.000 euros también lo es que la solución buscada no se ha improvisado en dos días, que lleva meses fraguándose pese al pintoresco concurso de venta de las acciones a las que, por lo visto, se presentaron unos espontáneos  unos ilusos. ¡O vaya usted a saber qué…!

Al existir un contrato tan importante como la cesión de la gestión económica y deportiva por diez años a una sociedad externa al Recreativo de Huelva SAD -que sigue en concurso de acreedores, cosa que conviene no olvidar- lo obligado es que quienes están sentados en el Consejo de Administración ocupando los sillones del Ayuntamiento de Huelva y Huelva Deporte expliquen el contenido de este acuerdo. Fueron nombrados por la Corporación y el Consejo de Huelva Deporte, del cual es, incluso, gerente uno de los miembros el único que cobra su salario de las arcas municipales-, y se deben, por tanto, a quienes depositaron en ellos la confianza.

Hace mal el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz,  y su equipo municipal (hoy en minoría) en negarse a facilitar esta información a la oposición porque, además, nadie se puede extrañar que un inversor que adelanta un dinero quiera recuperarlo trabajando bien los resortes de quienes parecen tener acreditado que manejan el negocio del fútbol. No hacerlo es levantar sospechar y, sobre todo, no ser claro con quienes el año pasado pusieron dinero para el pago a la AFE y tapar otros muchos agujeros ya que el Ayuntamiento, como tal, todavía no ha ingresado un euro en el Recreativo de Huelva, salvo el sueldo que paga mensualmente a Hita. Aparte de hacer un reconocimiento de deuda a todos los que aportaron dinero -que es una obligación del Consejo porque con el mismo se pagaron deudas de la SAD- el alcalde debe un respeto a la afición albiazul que ahora, y mejor decirlo, anda un tanto desconcertada y puede ser fácil de manipular si luego la ‘pelotita’ no entra.

Y, por mandato socialista y sindicalista, paguen ustedes el dinero ya que se adeuda a los empleados del club porque lo que se está haciendo dejar mucho de desear de quienes se llaman ‘socialista’ y ‘obrero’. Vergüenza debía dar, aparte de falta de consideración y respeto, hacía las familias de todos estos trabajadores, porque cuando ha hecho falta dinero se ha sabido encontrar. Y eso también vincula a los grupos de la oposición, que han sido poco exigentes con una situación que clama al cielo.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*