Más de 100 onubenses con discapacidad disfrutan este verano de la playa gracias a ´Un baño sin barreras´

Pueden bañarse utilizando la silla anfibia denominada ‘Anfibuggy

Gracias a los voluntarios de Cruz Roja y al vehículo Anfibuggy, los discapacitados pueden bañarse este verano en la playa

La concejala de Políticas Sociales e Igualdad del Ayuntamiento de Huelva, junto con el director del Área de Negocio de La Caixa en Huelva, Juan Manuel Llinares, y el presidente de Cruz Roja en Huelva, Juan José Blanco, han presentado esta mañana el Programa ‘Un baño sin barreras’, que posibilita que más de 100 onubenses con discapacidad puedan bañarse en el mar y disfrutar de la playa, gracias al vehículo adaptado ‘Anfibuggy’, al uso de material acuático para personas con movilidad reducida y al compromiso de los voluntarios, que sacan adelante este proyecto emblemático en la normalización de la vida de las personas con discapacidad.

Un baño sin barreras’ se desarrolla durante los meses de julio y agosto en la playa del Caño de La Culata, en la zona de Nuevo Portil, contando para ello con la colaboración de un equipo de 25 personas procedentes de diversas áreas asistenciales, desde técnicos sanitarios a socorristas acuáticos, pasando por educadores sociales y estudiantes de Ciencias del Trabajo y Pedagogía, hasta conductores de vehículos adaptados, conductores de vehículos de apoyo y voluntariado de acompañamiento, profesionales que con su gran implicación humanitaria hacen posible la tarea de mejorar la calidad de vida de este colectivo.

Además, este programa, que está patrocinado por la Obra Social La Caixa y asistido por el Ayuntamiento de Huelva, cuenta en esta zona de la playa con dos vehículos adaptados y dos carpas situadas junto al Puesto de Socorro de la Cruz Roja, donde los beneficiarios pueden descansar y donde se realizan además las actividades de dinamización, contando con la seguridad de tener  asistencia inmediata en caso de emergencia.

Tal como ha puesto de manifiesto Alicia Narciso en esta presentación, “esta iniciativa es una prueba más de la apuesta que viene haciendo el Ayuntamiento en materia de  accesibilidad,  en este caso coordinando los servicios sociales comunitarios y poniendo a disposición de todas las asociaciones de discapacitados de la ciudad un programa tan importante como éste para fomentar la igualdad de oportunidades y que pueda estar al alcance de todos el poder disfrutar de la playa durante el verano, facilitando que realmente no existan barreras para estas personas”.

Así, para llevar cabo este programa, ha señalado Juan José Blanco, “los voluntarios de Cruz Roja primero se encargan de recoger en sus casas o en las sedes de sus asociaciones a las personas usuarias y a sus acompañantes, les trasladan hasta la playa y, una vez allí, les ayudan a bañarse utilizando la silla anfibia denominada ‘Anfibuggy’, al tiempo que hacen posible que estas personas puedan pasar una jornada de convivencia y diversión, llevándolos posteriormente a sus puntos de origen, por lo que se trata de un servicio integral en el que siempre están acompañados por el voluntariado”.

Para ello, antes de asumir esta labor, el equipo de Cruz Roja ha recibido formación exhaustiva a través del curso ‘Ocio y Tiempo Libre en Personas con Movilidad Reducida’, que mediante un completo programa teórico y práctico capacita a los voluntarios para atender a las personas con escasa movilidad que participan en el programa ‘Un baño sin barreras’.

Por su parte, Juan Manuel Llinares, también ha querido destacar que “los verdaderos  protagonistas de esta acción solidaria son los voluntarios, que son los que facilitan que estas personas con discapacidad puedan pasar unas jornadas de playa inolvidable y que sea una realidad este proyecto tan bonito,  que da tantas satisfacciones a quienes más lo necesitan”.

Este programa se lleva a cabo cuatro días a la semana, en concreto de martes a viernes, e incluye actividades de animación con paseos por la orilla del mar, charlas, talleres, juegos de cartas y pelota y otras actividades lúdicas que contribuyen a mejorar la vida de onubenses que se enfrentan con numerosas dificultades en su día a día.

En este sentido, a través del dispositivo de ‘Un baño sin barreras’ se atiende a personas procedentes de Huelva, Cartaya y Aljaraque, tanto usuarios particulares como onubenses pertenecientes a las asociaciones Aspacehu, Aspapronias y Aspandicar, así como del Centro de Mayores de Cartaya y de la Casa de Acogida.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com