El ‘premeditado’ golpe de Estado desde Cataluña tendrá graves repercusiones en la economía nacional

El desafío separatista puede truncar la recuperación económica en España.

Ya lo están avisando las agencias de calificación que operan en el mercado de capitales y la prima de riesgo, tanto de España como de Cataluña, se han movido al alza con lo cual cuesta más financiarse desde el exterior, que los inversores confíen en nosotros. Todo ello, tarde o temprano, terminará afectando a la misma recuperación económica y tendrá su repercusión en el bolsillo de los ciudadanos. Es la consecuencia de un alocada carrera contra el sistema constitucional emprendido por las dos principales instituciones catalanas, el Govern y el Parlament, que con los pasos dados intentan dar un autentico golpe de Estado puesto que se han declarado en rebeldía para llevar a los catalanes a una república mediante un autentico ‘bodrio’ de ley de transitoriedad que debe tener estupefacto a los gobernantes internacional democráticos.

La imagen en directo que se está dando parece retroceder en la propia historia de España y ha puesto en evidencia una auténtica ‘españofobia’ en parte del pueblo catalán que conllevará una reacción de dignidad, como respuesta, de los ciudadanos españoles en las relaciones económicas lo que alterara la actual balanza comercial, sobre todo de Cataluña, que es quien ‘vende’ la mayoría de lo que produce en el mercado nacional, incluyendo los servicios financieros de los dos bancos domiciliados en Sabadell y Barcelona.

Es verdad que en el resto de España no se esperaba este desafío independentista de tal calibre, hasta el punto de saltarse la legalidad que es la misma que sostiene las instituciones catalanas. Pero también es verdad que los malos gobernantes catalanes todavía no conocen, ni han valorado, el daño que puede producir en su economía y actividad empresarial los pasos dados. Eso se irá viendo poco a poco y medida que este reto vaya adquiriendo mucha mayor magnitud. Hasta ahora, y en base a una actuación proporcionada, el Gobierno y el Tribunal Constitucional han actuado con excesiva benevolencia jurídica calificando los delitos de desobediencia, malversación de caudales públicos y prevaricación cuando lo que se está realizando es un innegable golpe de Estado. Es como si a Tejero, en lugar de juzgarle por sedición y detenerle inmediatamente, se le hubiera dejado en libertad y acusarle de estos mismos delitos porque utilizó los medios humanos y técnicos de la Guardia Civil para asaltar el orden constitucional. Y este delito desde Cataluña tiene alevosía y premeditación porque a nadie se le escapa que a España le está constando mucho trabajo salir de la crisis económica y este triste espectáculo internacional dañará la economía en su conjunto.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com