La Junta inicia un estudio de un año de duración para detectar focos de malos olores en Huelva

Las mediciones comenzarán el 5 de diciembre con panelistas seleccionados

El director general de Prevención y Calidad Ambiental de la Junta de Andalucía, Fernando Martínez, ha detallado los parámetros del estudio

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio pondrá en marcha el próximo 5 de diciembre un estudio de evaluación de los niveles de emisión de olor en Huelva con una duración de 12 meses. Dieciocho puntos de medición distribuidos en entre la capital, Palos de la Frontera y La Rábida tomarán muestras a lo largo de 52 semanas.

El director general de Prevención y Calidad Ambiental de la Junta de Andalucía, Fernando Martínez, ha detallado los parámetros del estudio junto al delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Antonio Cortés, y el jefe de Calidad Ambiental de la Agencia de Medio Ambiente y Agua (Amaya), Antonio Lozano. Amaya es  la empresa pública que coordinará el trabajo de campo a través de una adjudicación a una firma especializada por 33.100 euros.

“Vamos a realizar un trabajo similar al realizado a finales de 2015 en cuanto a la metodología, pero con resultados más exhaustivos porque aquel fue solo un estudio preliminar de tres meses. La que ponemos en marcha ahora se ajusta a la norma EN 16841-1: 2016 Ambiet air”, ha explicado Fernando Martínez en la Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Huelva. Cada dos meses se conocerán los resultados parciales y el acumulado desde el comienzo del estudio. Se prevé hasta 104 días de medición.

Para ejecución del mismo, la Junta selecciona desde hoy a 10 panelistas, quienes se formarán en la metodología de evaluación, el reconocimiento de los olores en las zonas acotadas y la programación de la campaña. Un laboratorio de olfatometría acreditado validará a las personas elegidas con un sentido del ‘olfato medio europeo’, un nivel de sensibilidad consensuada por expertos. Cada tres meses habrá una actualización de la formación de los panelistas para evitar desviaciones de la norma.

El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha recordado que la Junta trabaja para determinar el origen de los episodios de malos olores en Huelva y para solucionarlos de una forma definitiva en varias líneas. Una de ellas es el estudio de los niveles de inmisión de olor que se inicia el 5 de diciembre con las primeras mediciones. “Se están utilizando herramientas web que permitan la modelización de dispersión de contaminantes atmosféricos, cálculo de retrotrayectorias en función de los factores meteorológicos locales, así como el pronóstico y diagnóstico de posibles episodios de olores”, ha declarado Cortés. “Otra línea de trabajo -ha añadido- es la realización de un estudio, ‘ADN focos’, consistente en la elaboración de un plan de caracterización de emisiones de los principales focos de emisión de las instalaciones, para poder conocer el origen de las mismas cuando se detecten episodios de olores”.

Para determinar el origen de los malos olores, la Junta ha requerido a un importante número de empresas estudios detallados de olfatometería, además de exigir la implantación de medidas correctoras a algunas de ellas. También se han llevado a cabo diversos tipos de estudios de campo realizados tanto por empresas especializadas como por personal de la consejería; así como un estudio de emisiones difusas de las balsas de fosfoyesos, en colaboración con la Universidad de Huelva.

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com