El PP pide agilizar la reapertura de la cafetería del Centro Social Cristina Pinedo tras seis meses cerrada

Las instalaciones han sido cedidas por la Junta de Andalucía al Ayuntamiento

Pilar Miranda, portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Huelva

El Grupo Municipal del PP ha instado al equipo de Gobierno del PSOE en el Ayuntamiento de Huelva a agilizar, en la medida de lo posible, la reapertura del bar-cafetería del Centro Social del Cristina Pinedo que, desde el pasado mes de julio, permanece cerrado.

Este bar, fue cedido hace seis meses por la Junta de Andalucía, que era quien lo gestionaba, al Ayuntamiento y, desde entonces, se encuentra cerrado, lo que para la portavoz del Grupo Municipal, Pilar Miranda, “supone un problema grave para los usuarios del centro”. Fruto de la presión del Grupo Municipal del PP, ha sostenido Miranda, “hemos conseguido, a través de varias iniciativas e intervenciones en el Pleno, que el Ayuntamiento licite la gestión del bar, lo que supone un primer paso para su reapertura”. Los populares esperan ahora que el proceso no se dilate en el tiempo y  estas instalaciones vuelvan a abrir sus puertas en el menor tiempo posible.

Miranda ha recordado que el Centro Social abarca a un gran número de usuarios ya que, además de las actividades que allí se desarrollan diariamente, en este centro también se encuentran los servicios sociales de la zona que atienden a un gran número de usuarios y demandantes. Son, por tanto, “muchas las personas que se acercan al centro y, debido al cierre de la instalación ha pasado de ser un centro con una gran actividad, a ser un centro abandonado y sin ninguna vida”.

Gran inconveniente para los mayores

En este sentido, ha apuntado la popular, “el mayor perjuicio lo están sufriendo los mayores y, más en concreto, el Club de Mayores del Cristina Pinedo, cuyos socios acudían diariamente al centro para realizar sus actividades y después utilizaban las dependencias del bar para seguir con sus reuniones y entretenimientos”. Desde el pasado mes de julio,  “sólo van a las actividades y después abandonan el centro, de ahí el gran perjuicio que les está provocando el cierre de esta instalación”.

Asimismo, Miranda ha considerado que el cierre, además de la sensación de “abandono” del edificio por la falta de usuarios, “está también provocando que muchos socios y personas utilitarias de estas instalaciones estén dejando de acudir al centro, al no poder contar con un servicio de bar-cafetería, que tanto bien le hacía al centro social como a los usuarios, lo que está generando un malestar social”

Miranda recuerda que “se trata de un bar utilizado por personas mayores ya que los precios están adaptados a su situación y, sobre todo, porque estas personas, muchas de ellas debido a su edad, no pueden cocinar en sus casas y comían en el centro”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com