La población de España aumentó en 21.021 personas en la primera mitad del año y se situó en 46.549.045 habitantes

El número de extranjeros creció un 1,0% hasta situarse en 4.464.997 personas

La población de españoles nacidos en España se redujo en 55.380 personas en la primera mitad de 2017, mientras que la población extranjera aumentó en 45.376 personas

La población residente en España se situó en 46.549.045 habitantes a 1 de julio de 2017, lo que supuso un aumento de 21.021 personas respecto a comienzos de año. Se consolida así el crecimiento de la población iniciado en el segundo semestre de 2016.

El aumento poblacional del semestre fue fruto de un saldo vegetativo negativo de 31.905 personas (186.783 nacimientos, frente a 218.688 defunciones), que se vio compensado con un saldo migratorio positivo de 52.926 personas (hubo 237.115 inmigraciones procedentes del extranjero y 184.189 emigraciones con destino al extranjero).

Población por nacionalidad y lugar de nacimiento

Los datos definitivos de 2016 reflejan que la población residente en España creció en 87.925 personas. Cabe reseñar que prácticamente todo ese crecimiento se produjo en la población de nacionalidad española, que registró un aumento de 85.821 personas, debido al proceso de adquisición de nacionalidad española, que afectó a 150.944 personas ese año.

Durante la primera mitad de 2017 la tendencia siguió siendo creciente, con un aumento poblacional de 21.021 personas. Sin embargo, el crecimiento de la población de nacionalidad española cambió de signo, pasando a reducir su población en 24.355 personas. Esto se debió, principalmente, a un saldo vegetativo negativo (–52.393) que no pudo compensarse con los procedimientos de adquisición de nacionalidad española que, según datos provisionales, afectaron a 41.014 personas. Si nos restringimos a los españoles nacidos en España, la población se redujo en 55.380 personas en la primera mitad de 2017.

Por su parte, la población extranjera aumentó en 45.376 personas (un 1,0%) durante el primer semestre de 2017, hasta situarse en 4.464.997. Este aumento se debió a un saldo migratorio con el exterior (65.902), que no se vió compensado por las adquisiciones de nacionalidad española.

Por nacionalidades, cabe destacar el incremento en términos absolutos de la población venezolana (10.478 personas más), la colombiana (8.370 más) y la italiana (7.336 más). Por el contrario, los mayores descensos se dieron en la población ecuatoriana (4.746 personas menos), la rumana (–4.114) y la de Reino Unido (–3.947). En términos relativos, y entre las principales nacionalidades, los mayores crecimientos fueron para los residentes de Venezuela (16,6%), Colombia (6,0%) e Italia (3,6%). Por el contrario, los mayores descensos se dieron entre los nacionales de Ecuador (–3,3%), Bolivia (–3,2%) y Reino Unido (–1,3%).

Población por comunidades y ciudades autónomas

Durante el primer semestre de 2017 la población creció en siete comunidades autónomas y se redujo en las 10 restantes, así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Los mayores incrementos en términos relativos se dieron en Illes Balears (0,84%), Comunidad de Madrid (0,46%) y Canarias (0,43%). En el otro extremo, los descensos de población más acusados se dieron en Castilla y León (–0,50%), Extremadura (–0,43%) y Principado de Asturias (–0,41%).

Migraciones exteriores

El saldo migratorio en el primer semestre fue positivo en 52.926 personas, un 21,4% menor que en el semestre anterior. Se observa una desaceleración en el crecimiento del saldo migratorio positivo, tendencia iniciada a mediados de 2015. Un total de 237.115 personas procedentes del extranjero establecieron su residencia en nuestro país en la primera mitad de 2017, lo que supone un crecimiento del 4,1% respecto del semestre anterior. Por su parte, 184.189 abandonaron España con destino a algún país extranjero, un 14,8% más que en el semestre anterior.

De la inmigración procedente del extranjero, 33.028 personas eran de nacionalidad española y 204.087 extranjeros. En cuanto a la emigración, 46.004 eran españolas y, de estas, 28.913 habían nacido en España.

Saldo migratorio de extranjeros

Durante el primer semestre de 2017 el saldo migratorio de extranjeros fue de 65.902 personas. Este saldo viene siendo positivo desde 2015.

Inmigración de extranjeros

Las principales nacionalidades de los inmigrantes extranjeros fueron la marroquí (con 17.634 llegadas a España), la colombiana (15.395) y la rumana (15.300). En general, los flujos del primer semestre fueron superiores a los del semestre anterior.

Emigración de extranjeros

El volumen de extranjeros que emigraron de España durante la primera mitad de 2017 aumentó respecto al semestre anterior en la mayoría de las principales nacionalidades. Las nacionalidades de emigrantes más numerosas fueron la rumana (22.766 salidas), la de Reino Unido (13.442) y la marroquí (11.084). Estas tres son, además, las mayoritarias entre la población extranjera residente.

Por sexo y edad, cabe destacar que la emigración de extranjeros se concentró en poblaciones de 20 a 49 años, con mayor proporción de varones.

Saldo migratorio de españoles

El saldo migratorio negativo de los españoles con el exterior aumentó en la primera mitad de 2017 respecto al semestre anterior y se situó en –12.976 personas. Ello fue consecuencia de un ligero descenso de las entradas del extranjero y de un aumento de las salidas.

Inmigración desde el exterior de españoles

Durante el primer semestre de 2017 vinieron a vivir a España 33.028 españoles, de los cuales algo más de la mitad (19.322) nació fuera de España. El reparto por sexo resulta bastante homogéneo, con un 52,1% de hombres y un 47,9% de mujeres.

La población española que llegó a España durante la primera mitad de 2017 procedía, principalmente, de Venezuela, Ecuador, Reino Unido, Francia y Estados Unidos de América.

Emigración al exterior de españoles

En la primera mitad de 2017 el flujo de emigración de la población de nacionalidad española aumentó un 8,8% respecto al semestre anterior, aunque disminuyó un 3,2% comparando con el mismo semestre del año anterior. El 62,8% de los españoles que emigraron eran nacidos en España, aunque esta proporción varía mucho en función de los destinos.

Los mayores receptores de emigrantes españoles fueron Reino Unido, Francia y Estados Unidos de América. Entre los principales países de destino de emigración española, cabe destacar los casos de Ecuador y Colombia debido a que en ambos se trató fundamentalmente de población no nacida en España o de niños menores de 16 años, lo que parece indicar una migración de retorno de ecuatorianos y colombianos de origen que han adquirido la nacionalidad española, junto con sus hijos nacidos en España. De los 2.399 españoles que emigraron a Ecuador, 751 eran nacidos en España y de ellos 581 eran menores de 16 años. Si nos atenemos a los adultos (16 o más años) nacidos en España, emigraron 170 personas. En el caso de Colombia, 384 de los 1.264 emigrantes eran nacidos en España.

Migración exterior por comunidades autónomas

Las comunidades que presentaron un mayor saldo migratorio positivo con el exterior en la primera mitad de 2017 fueron Comunidad de Madrid (15.699 personas), Cataluña (11.467) y Canarias (9.258). Por el contrario, Castilla-La Mancha (–1.313), Castilla y León (-456), Extremadura (–324) y Región de Murcia (–276) presentaron saldos negativos.

Migraciones interiores

Respecto a las migraciones interiores, Comunidad de Madrid (8.737), Illes Balears (3.989) y Cataluña (3.169) presentaron los saldos migratorios entre comunidades autónomas más elevados en el primer semestre de 2017. Por el contrario, Andalucía (–7.370), Castilla y León (–3.714) y Castilla-La Mancha (–2.404) registraron los saldos más negativos.

Componentes del cambio demográfico

El efecto conjunto del crecimiento vegetativo, del saldo migratorio con el extranjero y del saldo migratorio con otras comunidades dio lugar a que la población aumentase durante la primera mitad de 2017 en siete de ellas. Los mayores crecimientos relativos se dieron en Illes Balears (0,84%), Comunidad de Madrid (0,46%) y Canarias (0,43%).

Durante el primer semestre España registró un saldo migratorio positivo de 52.926 personas. Este saldo es consecuencia de una inmigración de 237.115 personas, frente a una emigración de 184.189

Las comunidades con mayor crecimiento de población en términos relativos durante el primer semestre fueron Illes Balears (0,84%), Comunidad de Madrid (0,46%) y Canarias (0,43%)

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*