La falta de un acuerdo entre UE y Reino Unido puede ser “catastrófico” para la industria alimentaria

Si no se logra acuerdo, los costes de las empresas, sobre todo de las materias primas, aumentarían sustancialmente

La falta de un acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y Reino Unido tras el Brexit podría ser catastrófico para la industria de los alimentos y las bebidas, según han trasladado expertos del sector al Comité de Negocios, Energía y Estrategia Industrial del Parlamento británico.

En este sentido, varios organismos comerciales y representantes de grandes empresas del sector de la alimentación han mostrado a la autoridad parlamentaria su preocupación por la posibilidad de que el acuerdo comercial finalmente no llegue, lo que podría repercutir en los consumidores al aplicarse mayores tarifas aduaneras o que se tenga que utilizar otras rutas de transporte más largas.

Unos mayores procedimientos aduaneros y un incremento de los controles fronterizos o alzas en las tarifas, podrían llevar a que los precios experimenten una subida muy marcada, sobre todo en el corto plazo.

Según estimaciones del organismo presidido por Kuyk, el impacto sobre los precios podría ser de un incremento de hasta 10 puntos porcentuales respecto al precio de los productos que se intercambian dentro del mercado único actualmente.

Si no se logra el acuerdo y Reino Unido recurre a los términos de intercambio de bienes y servicios de la Organización Mundial del Comercio (OMS), los costes de las empresas, sobre todo de las materias primas, aumentarían sustancialmente.

El director de relaciones corporativas de la destilería Diageo, Dan Mobley, ha indicado que el grupo ha estimado que el cruce de la frontera de sus 18.000 traslados en camiones desde Irlanda a Reino Unido, o viceversa, podría suponer un coste de alrededor de 1,3 millones de libras esterlinas (1,5 millones de euros) adicionales. “El grupo cuenta con unas ventas globales de 18.000 millones de libras esterlinas (20.463 millones de euros), por lo que el coste sería asumible, pero nos preocupa este escenario para algunos de nuestros proveedores”, ha añadido Mobley. Y señaló que no va a aumentar el precio de Baileys, pero preocupa el coste en la cadena de suministro, como con los productos lácteos o las trabas administrativas, “que podrían dar lugar a dificultades para las empresas pequeñas”, ha aseverado.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*