El mayor buque de guerra construido en España, toma su nombre de S.M. El Rey Juan Carlos I

Estos días hace escala en el Puerto de Huelva

El buque Juan Carlos I

Desde este sábado y hasta el domingo, los onubenses están visitando el buque anfibio portaaeronaves “Juan Carlos I”, buque insignia de la Armada Española, que participa en el ejercicio MARFIBEX-81 en aguas del golfo de Cádiz y que se encuentra estos días en aguas de Huelva. Se trata del mayor buque de guerra construido en España y te contamos todo sobre él.

LHD “JUAN CARLOS I” (L-61)

  1. Reseña histórica

Este buque, el mayor buque de guerra construido en España, toma su nombre de S.M. El Rey Don Juan Carlos I por Orden Ministerial 600/16679/06 del Ministro de defensa. Continúa la larga tradición de la Armada de asignar a uno de sus buques principales el nombre propio del monarca reinante, mantenida desde la llegada de la Casa de Borbón al trono de España en 1700. Le precedieron en tal honor los siguientes buques:

–  El navío “Real Felipe”, construido en 1732 en los astilleros de Guarnizo (Santander).

–  El navío “Real Carlos”, construido en 1787 en los astilleros de la Habana.

–  El navío “Fernando VII”, botado en Ferrol en 1791.

–  El navío “Isabel II”, construido en La Carraca en 1852.

–  El crucero “Alfonso XII”, construido en Ferrol en 1892.

–  El acorazado “Alfonso XIII”, construido en Ferrol  en 1913.

El proceso de obtención del buque se inició en mayo del 2002 al elaborar el Estado Mayor de la Armada el documento en el que se definía la necesidad de la Armada de contar con al menos un Buque polivalente que contribuyera a la capacidad de proyección estratégica de Fuerzas de Infantería de Marina y del Ejército de Tierra, y constituyese además una plataforma eventual para que pueda operar la aviación embarcada. En el año 2003 se elaboraron las Especificaciones de contrato, que contienen una definición detallada de cómo iba ser el buque, y en marzo del 2004 se firmó la Orden de Ejecución entre la Armada y Navantia.

La construcción del buque se realizó con las más avanzadas técnicas de construcción naval modular, elaborando el buque por partes (bloques) que eran posteriormente ensamblados en la grada número 3 del astillero de Navantia en Ferrol. Todo el proceso de construcción ha sido cuidadosamente auditado por la Inspección de Construcciones del Arsenal de Ferrol. El proceso comenzó en enero del 2005 con el corte de la primera chapa, y en julio del 2006 se puso el primer bloque en la grada. El buque se botó el 10 de marzo del 2008, en una ceremonia presidida por S.M. El Rey, siendo la madrina S.M. La Reina Doña Sofía. Permaneció atracado en el muelle 10 de Navantia durante todo el proceso de construcción posterior.

Las pruebas de mar se efectuaron en septiembre del año 2009, y posteriormente  en mayo y agosto de 2010, y permitieron comprobar navegando las posibilidades y funcionamiento del buque.

El buque se dio de alta en la Lista Oficial de Buques de la Armada el día 30 de septiembre de 2010, con la numeral de costado “L-61” e integrado en el Grupo Dos de la Fuerza de Acción Naval de la Flota. Su base de estacionamiento es la Base Naval de Rota. La incorporación a la Armada del LHD “Juan Carlos I” supone para las FAS un enorme salto cuantitativo y cualitativo en lo que a capacidades se refiere.

  1. Diseño y misión del buque.

El diseño del LHD “Juan Carlos I” está basado en una combinación de estándares y especificaciones militares y comerciales; la estructura, equipos y materiales sigue normativa civil del “Lloyd’s Register of Shipping”, mientras que su sistema de combate, sistemas de manejo y estiba de munición, sistemas de aprovisionamiento en la mar,  cubierta de vuelo y control de daños sigue estándares militares.

El buque se ha diseñado con cuatro perfiles de misión:

  • Como buque anfibio, capaz de transportar a una Fuerza de Infantería de Marina para realizar un desembarco, apoyando a las operaciones en tierra.
  • Como plataforma para la aviación embarcada, tanto de ala fija como helicópteros de la Flotilla de Aeronaves de la Armada y de otros ejércitos.
  • Como buque de proyección de fuerza, transportando fuerzas de cualquier ejército a un teatro de operaciones.
  • Como buque para operaciones NO BÉLICAS, como las de ayuda humanitaria, evacuación de personal de zonas de crisis, buque-hospital en zonas afectadas por catástrofes, etc.
  1. Dimensiones y características principales

El “Juan Carlos I” es el buque de más porte y desplazamiento que ha tenido la Armada. Sus dimensiones principales son:

Eslora ……………………………… 231 metros.                    

Manga máxima ……………….. 32 metros.

Calado a plena carga………. 7,1 metros.                          

Guinda ……………………………. 58 metros

Altura cubierta vuelo ………. 27 metros

Desplazamiento máximo…. 27.000 toneladas.

Propulsión……………………….. Eléctrica por PODS azimutales

Velocidad máxima …………… 21 nudos

Autonomía……………………….. 9.000 millas a 15 nudos.

Dotación………………………….. 294 personas.

Propulsión:

Es  el primer buque de propulsión eléctrica con PODs de la Armada. Los propulsores POD consisten en unos motores eléctricos de imanes permanentes, montados bajo el casco sobre un sistema que les permite orientarse en cualquier dirección. Cada POD dispone de dos hélices de paso fijo. Los POD del “JUAN CARLOS I” han sido desarrollados por el consorcio SCHOTTEL-SIEMMENS. Su potencia máxima consumida es de 11 megawatios cada uno, capaces con ellos de proporcionarle al buque la velocidad punta de 21 nudos.

Para generar la electricidad necesaria, el buque cuenta con dos motores diésel MAN 32/40 y una turbina de gas General Electric LM-2500, capaces de generar en conjunto una potencia eléctrica de 34.000 Kw, que sería capaz de alimentar a 10000 hogares.

Todo el sistema de propulsión está controlado por el SICP (Sistema Integrado de Control de Plataforma), formado por una red de autómatas y ordenadores que proporcionan monitorización y control de toda la planta eléctrica y auxiliar, gestionando en tiempo real más de 50.000 señales.

Sensores, armas y sistema de combate:

Con la excepción del radar de navegación SPERRY, los radares del buque han sido diseñados y fabricados por INDRA:

  • Radar tridimensional LANZA-N: Es un radar de exploración aérea, con un alcance máximo de 250 millas de alcance, versión naval del radar que utiliza el Ejército del Aire en sus radares de vigilancia aérea.
  • Radares ARIES: Conjunto de dos radares gemelos de vigilancia de superficie y control de helicópteros, uno en proa y otro en popa de la superestructura.
  • Radar PAR (Precise Approach Radar): Radar de aproximación, se utiliza para controlar las aeronaves que se aproximan a tomar en cubierta de vuelo, y control del espacio aéreo.

Los equipos de guerra electrónica, REGULUS y RIGEL, son también desarrollos nacionales de la empresa INDRA.

Los datos de los sensores son procesados en el sistema de combate SCOMBA. El programa SCOMBA fue desarrollado por la empresa española FABA para los buques de la Armada de nueva construcción: se gestó un núcleo común de sistemas de combate, con capacidad de ser utilizado en cualquier tipo de buque, explotando la información de sus sensores particulares. SCOMBA integra la totalidad de los sensores del buque, y su tiene capacidad de integrar con facilidad cualquier nuevo sensor o arma que se adquiera en el futuro.

El buque se ha concebido como “unidad protegida” en el sentido de que su defensa se encarga específicamente a otras unidades que podrán ser submarinas, de superficie o aéreas y es en todo caso una “unidad valiosa” por su propia naturaleza y por la carga que lleva a bordo. Por ello, las armas a bordo se limitan a cuatro montajes de 20mm que le proporcionan una moderada autodefensa cercana. Dispone de reserva de espacio y peso para, en una segunda fase, integrar armas de autodefensa: montajes MK-38 (sistema automático con control remoto desde el CIC) para la defensa asimétrica y 2 montajes SEA RAM para defensa antimisil.

A nivel de Mando y Control, el buque integra todos los sistemas nacionales y OTAN, en un extenso conjunto de redes clasificadas que le confieren la capacidad de actuar como buque de mando en operaciones anfibias a nivel brigada, e incluso como buque de mando del Cuartel General español de Alta Disponibilidad (HRF).

Capacidad de carga:

La capacidad total de carga y proyección de fuerzas del “Juan Carlos I”  se estima como dos veces y media la de una LPD de la clase “GALICIA”.  Dispone de 5445 m2 de superficie útil de carga, distribuido en tres cubiertas:

  • Garaje de carga pesada, con 1410m2, con capacidad para albergar 29 carros de combate tipo LEOPARD o similares, vehículos anfibios AAV y prácticamente todo tipo de vehículos oruga, así como contenedores de carga TEU de 16 Toneladas.
  • El dique, con 1165m2 de superficie, capaz de estibar 17 carros de combate tipo LEOPARD, 32 contenedores de carga TEU de 16 toneladas o 4 embarcaciones tipo LCM y 4 SUPERCAT.
  • Garaje de carga ligera (cubierta 1), de 1880m2, con capacidad de albergar vehículos ligeros (Camiones, HUMMER, BMR o MOWAG Piraña, o 67 contenedores de carga TEU de 16 toneladas.
  • Hangar, de 900m2, en la misma cubierta que el garaje de carga ligera, con capacidad para alojar 9 aviones HARRIER u 8 helicópteros Chinook;

Dispone de ascensores entre las diferentes cubiertas de carga, y puentes-grúa en esas mismas cubiertas, que le proporcionan una gran flexibilidad en el movimiento de carga, vehículos y aeronaves.

El LHD dispone de una capacidad de alojamiento total de 1.435 personas, según la siguiente distribución normal:

Dotación:                                                                  295

Fuerza embarcada o de transporte:                     890

Personal de Estado Mayor:                                   103

Unidad Aérea Embarcada:                                    137

Grupo Naval de Playa:                                             23

Capacidades de la cubierta de vuelo:

Para su dimensionamiento se consideró la necesidad de una cubierta de vuelo corrida, con posibilidad de realizar operaciones de vuelo simultáneas con un mínimo de seis helicópteros medios o bien 4 helicópteros pesados. Se valoró además el espacio que requeriría el hangar y los servicios de apoyo y mantenimiento de las aeronaves embarcadas.

La cubierta de vuelo, con una longitud máxima de 202,9 mts y una manga de 32 mts, se extiende desde la proa hasta cerca de la popa, y presenta un diseño que recuerda al del anterior portaaeronaves español, el Príncipe de Asturias. Al igual que éste, el LHD español presenta a popa una especie de saltillo a un nivel inferior del de la cubierta de vuelo, donde se encuentra parte de los elementos de maniobra propios de una toldilla, además de diversos sistemas de armas para la autoprotección del buque. Los dos elevadores de aeronaves se encuentran posicionados uno a proa de la isla y en el costado de estribor, y el otro al final de la cubierta de vuelo. Por su parte, la pista de despegue cuenta en el extremo de proa con una inclinación o “SKI-JUMP” de 12 grados para facilitar el despegue de las aeronaves STOVL y mejorar su capacidad de carga de combustible y armamento. Esta rampa es por diseño idéntica a la del Príncipe de Asturias. En la pista es posible encontrar hasta seis puntos de apontaje para el despegue y el aterrizaje de helicópteros medios (como por ejemplo los del tipo Sikorsky SH-3 Sea King, SH-60 Seahawk, o los más modernos Eurocopter NH-90). Como alternativa a la operación simultánea en la cubierta de vuelo de hasta 6 helicópteros medios, está previsto disponer de hasta cuatro puntos de apontaje para helicópteros pesados (tales como el CH-47 Chinook o el CH-53 Super Stallion) que también podrían ser simultáneamente operados.

La cubierta de vuelo se ha diseñado para operar, lanzar, recibir y dar apoyo, tanto de día como de noche, a aviones y helicópteros como los AB-212 de la tercera escuadrilla, SH-3D de la quinta escuadrilla, y los aviones AV-8B Harrier II Plus de la novena escuadrilla. Además de las aeronaves en servicio en la Armada, el barco puede recibir a los CH-47 Chinook, Eurocopter Cougar y Tigre del ejército de tierra, así como al NH-90 cuando éste entre en servicio tanto en la Armada como en el ejército español. En un salto cualitativo importante, el buque está diseñado además para operar con la versión STOVL del JSF, el F-35B Lighting II, si la Armada Española se decide a adquirir este excepcional avión. También se ha reservado un punto de apontaje a popa de la cubierta de vuelo especialmente adaptado (en dimensiones y resistencia) para las especiales necesidades de los aviones tiltrotor V-22 Osprey.

Para la trasferencia de aeronaves entre el hangar y la cubierta de vuelo el Juan Carlos I cuenta con dos ascensores con capacidad para 25 tons cada uno, y dimensionados para poder aceptar hasta el nuevo F-35B Lightning II, o un helicóptero de las dimensiones de un Chinook, por poner un ejemplo. La capacidad del hangar es variable en función del perfil de misión. Así, para un perfil de tipo anfibio, se dispondría de una superficie de 1000 mts2. Esta superficie podría ampliarse en otros 2.046 mts2, utilizando el garaje superior para disponer de mayor capacidad para las aeronaves. Así en un perfil de tipo portaviones el hangar alcanzaría los 3.000 mts2. El hangar propiamente dicho, situado más a popa, puede albergar hasta 12 helicópteros de tipo medio. En caso de que el LHD opere como portaviones eventual, los vehículos y material serían sustituidos por entre 10 y 12 aviones STOVL, además de la docena de helicópteros antes mencionados. Para dar apoyo a sus operaciones aéreas, se estima que el buque dispone de combustible, repuestos y armas para que las aeronaves embarcadas puedan desarrollar sus operaciones sin necesidad de ser reabastecido hasta un máximo de 50 días.

La capacidad aérea prevista es que pueda transportar y operar hasta 30 aeronaves entre helicópteros medios y pesados en perfil de operaciones anfibias, o bien entre 10 y 12 aviones F35B o AV-8B+, más un número similar de helicópteros medios, cuando actúe con perfil de misión de portaaviones.

Capacidades de Aprovisionamiento en la mar/puerto:

El buque cuenta con los sistemas de Aprovisionamiento en la Mar que le permite, hasta determinado estado de la mar y tanto de día como de noche:

– Dar y recibir combustible DFM, JP5 y agua.

– Recibir sólidos pesados de hasta 2 toneladas.

– Dar y recibir personal, correo y sólidos ligeros de hasta 0.27 toneladas.

El buque también puede suministrar combustible y agua a unidades ligeras abarloadas a su costado y en puerto a vehículos o cisternas que se encuentren en el muelle a corta distancia del costado.

Para realizar las operaciones de Aprovisionamiento en la Mar el buque dispone de las siguientes estaciones:

– Una estación (Nº7) receptora de sólidos pesados de hasta 2 toneladas y receptora /proveedora de personal, correo y sólidos ligeros de hasta 0.27 ton., del tipo cáncamo deslizante.

– Dos estaciones (Nº1y Nº3) receptoras de líquidos capaces de recibir DFM, JP5 y agua.

– Una estación(Nº5) proveedora de líquidos con capacidad para suministrar DFM, JP5 y agua.

Transbordo de combustible con el buque ‘Galicia’

Capacidades sanitarias.

El buque cuenta con un hospital, que podríamos englobarlo en lo que sería un 2º escalón o un Role 2+ según la clasificación OTAN, que supone capacidad para realizar a bordo diagnóstico y tratamiento quirúrgico y hospitalización. Está compuesto por un área de selección de bajas, 2 quirófanos, una unidad de críticos completa de 8 camas, otra zona de hospitalización de 14 camas, un área de infecciosos de 4 camas, sala de dentista, sala de Rx, almacén de farmacia, laboratorio, y sala de consulta.

Además, todas estas instalaciones están integradas en un avanzado sistema de comunicaciones por telemedicina. De este modo cualquier paciente intervenido, ingresado en UCI o tratado con alguna técnica de diagnóstico podrá ser valorado en tiempo real en el Hospital General de la Defensa Gómez Ulla.

Todo este conjunto de medios y equipos, creado y pensado con un único fin: llevar la asistencia sanitaria que puede prestar un “hospital básico” a cualquier lugar del planeta donde sea requerido por vía marítima. Un conjunto de medios con las medidas de flexibilidad y dinamismo necesarias, ayudadas por las inmensas posibilidades de transporte que posibilitan la envergadura de este buque.

Esta flexibilidad le permite embarcar médicos de diferentes especialidades: por supuesto cirujanos y traumatólogos. Pero también intensivistas, tan necesarios en teatros de operaciones hostiles, y que puedan disfrutar de unas instalaciones hospitalarias nunca vistas hasta el momento en un buque de la Armada Española. La capacidad de hospitalización (la gran diferencia con los buques tipo Galicia), permite el alojamiento de hasta 18 enfermos. Las posibilidades de tratamiento e internamiento de diferentes tipos de patologías, permite la actuación de otras especialidades médicas que hasta el momento tenían una “menor cabida” dentro de otros buques que carecían de esta área de hospitalización.

También tenía Sala de dentista a bordo.

JUAN-CARLOS-I-buque-PE

Capitán de Navío José Lago Ochoa y Comandante del LHD “Juan Carlos I”

El Capitán de Navío José Lago Ochoa nació en Redondela (Pontevedra) en 1964.

Ingresó en la Escuela Naval Militar en 1984, donde cursó los estudios de enseñanza militar de formación, siendo promovido a Alférez de Navío el 16 de julio de 1989.

En su carrera se han ido alternando los destinos de mar y en tierra, tanto en ámbito nacional como en el extranjero.

De sus destinos de mar destacan el mando de cinco buques: el Patrullero “Conejera” (1991-1992), el Dragaminas “Genil” (1999-2000), el Buque de Salvamento y Rescate “Neptuno” (2005-2006), la fragata “Méndez Núñez” (2013-2015) y, desde junio de 2016, el LHD “Juan Carlos I”. Además, fue Segundo Comandante del BSR “Mar Rojo” y estuvo embarcado en diversas corbetas de la clase “Descubierta” (“Infanta Cristina”, “Diana” -como Oficial de Artillería, con la que participó en las operaciones para liberar Kuwait de la invasión iraquí en 1990/1991-; y “Descubierta”, como Jefe del Servicio de Armas y Oficial de Guerra Antisubmarina).

En tierra ha ocupado diversos destinos de Estado Mayor: el Gabinete Técnico del Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada; la Secretaría General del Estado Mayor de la Armada (EMA), la Sección de Planes Orgánicos de la División del Planes del EMA, y su último destino, como Jefe de la Sección de Planes Estratégicos del EMA.

En ámbito internacional cuenta con una amplia experiencia en la Unión Europea (UE), fruto de los cuatro años (2009-2013) que estuvo destinado en la Representación Militar de España ante el Comité Militar de la UE (MILREP UE), en Bruselas, el primero de ellos en 2010 durante la Presidencia española del Consejo de la UE. Cabe citar también la comisión de servicio que desempeñó en 2004 como Oficial de Enlace Naval para la Operación “Libertad Duradera” en el Cuartel General de USCENTCOM, en Tampa (Florida, EE.UU.).

Es Diplomado en Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y ha realizado el Curso de Actualización para el Desempeño de Cometidos de Oficial General. Asimismo, es especialista en Armas Submarinas y en Tecnología del Buceo, ha realizado los cursos de Orientación para Oficiales de Estado Mayor de la OTAN y sobre la Política Europea de Seguridad y Defensa, así como otros cursos de la UE sobre enfoque integral en la lucha contra piratería y relaciones UE-China. En idiomas, tiene acreditados Inglés (3,3,3,3), Francés (3,3,3,3) e Italiano (3,4,3,3).

Está en posesión de la Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, de la Encomienda de la Orden del Mérito Civil, de seis Cruces al Mérito Naval y de la Medalla Conmemorativa de la Liberación de Kuwait.

Está casado y es padre de un hijo. Entre sus aficiones destacan la lectura y la práctica de diversos deportes, especialmente el golf.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com