Andalucía lideró las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas (7.693) y fincas (13.644) en 2017

En España, las ejecuciones sobre viviendas habituales bajan un 49,4%

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales bajan un 49,4% en 2017

Andalucía lideró las ejecuciones sobre viviendas en 2017, con un total de 7.693, según los datos difundidos este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que apuntan a que el número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales en España se situó en 10.749 en el último año, cifra un 49,4% inferior a la de 2016.

Andalucía se coloca así por delante de Comunidad Valenciana (5.356) y Cataluña (4.107). En el lado opuesto se situaron Navarra (129), La Rioja (165) y País Vasco (188).

Sobre el total de fincas, Andalucía también encabezó el número de ejecuciones hipotecarias, con 13.644, seguida de Comunidad Valenciana (10.212) y Cataluña (7.206). A la cola se situaron Navarra (206), Cantabria (341) y La Rioja (342).

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales encadenan en España tres años de retrocesos, después de que en 2016 y 2015 bajaran un 30,3% y un 12,6%, respectivamente. Sólo en el cuarto trimestre de 2017 se registraron 2.103 ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales, un 32,7% más que en el trimestre anterior, pero un 55,2% menos que en el cuarto trimestre de 2016. Según el INE, sólo el 0,01% de las viviendas familiares existentes en España (18.529.700) iniciaron una ejecución hipotecaria entre octubre y diciembre de 2017.

En 2017 se iniciaron 51.999 ejecuciones hipotecarias, un 28,9% menos que en 2016. De ellas, 48.716 afectaron a fincas urbanas (donde se incluyen las viviendas) y 3.283 a fincas rústicas.

Fincas urbanas

Las ejecuciones hipotecarias sobre fincas urbanas disminuyeron un 29,7% en relación a 2016. Dentro de las fincas urbanas, 21.171 ejecuciones correspondieron a viviendas, cifra que representa el 52,3% del total de ejecuciones hipotecarias registradas en 2017 y que es un 34,2% inferior a la de 2016.

Dentro de las viviendas, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas físicas sumaron 14.102 en 2017 (-48,1%), de las que 10.749 (el 76,2% del total) son viviendas habituales en propiedad y 3.353 no son residencial habitual de los propietarios. Estas últimas bajaron un 43,6% respecto a 2016. Por su parte, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas jurídicas totalizaron 13.069 el año pasado, un 7,3% menos que en 2016.

Del total de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas registradas el año pasado, ocho de cada diez (22.539) afectaron a viviendas usadas, con un descenso anual del 37,3%. Las ejecuciones sobre viviendas nuevas sumaron 4.632, un 13,3% menos que en 2016.

La estadística revela además que el 22,2% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en 2017 corresponde a hipotecas constituidas en 2007, el 15,7% a hipotecas suscritas en 2006 y el 11% a hipotecas firmadas en 2008. Ampliando un poco más el espectro, a los años 2005-2008, se obtiene que este periodo concentra el 57,6% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas el año pasado.

En 2017, las ejecuciones hipotecarias sobre solares ascendieron a 2.524, con un descenso anual del 31,8%. Por su parte, las ejecuciones hipotecarias sobre locales, garajes, oficinas, trasteros, naves y otros edificios de naturaleza urbana alcanzaron las 19.021, un 21,9% menos que en 2016.

Por último, las ejecuciones hipotecarias sobre fincas rústicas se situaron en 3.283 en 2017, con un retroceso del 12,7% respecto al ejercicio precedente.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*