Las balsas de Minas de Riotinto presentan “riesgo cero” de fallo o accidente, según Atalaya Mining

Rechaza la alerta de los ecologistas por una posible rotura de la presa

Minas de Riotinto

La empresa Atalaya Mining, propietaria y explotadora de las Minas de Riotinto (Huelva), ha asegurado que sus balsas de residuos “se encuentran en perfecto estado y presentan un riesgo cero de fallo o accidente”.

Estas declaraciones se producen después de que las organizaciones ecologistas Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF alertaran de “la posible rotura de algunas presas”, como la de Minas de Riotinto, y mostraran su rechazo a la reapertura de la mina de ‘Los Frailes’, en Aznalcóllar (Sevilla).

Atalaya Mining han rechazado esta alerta y ha señalado que la seguridad de sus balsas lo atestiguan tanto los datos que posee la empresa como las múltiples revisiones y auditorías a las que se someten de manera continua por parte de consultoras especialistas independientes y administraciones competentes.

Las presas de estériles de Riotinto, por el terreno donde se asientan, por su diseño constructivo, materiales empleados, método de operación, y sistemas de control instalados, “son completamente diferentes a la balsa de Aznalcóllar”, señala la empresa. Del mismo modo, han remarcado que “los métodos actuales de deposición de estériles son más seguros y eficientes de cara a la seguridad estructural de las balsas de lo que eran entonces”

Por otro lado, ha asegurado que “han difundido imágenes obtenidas sin autorización en las cuales se quiere hacer ver que hay estériles junto a una tubería” y se trata de “una de las tuberías que transporta el estéril hasta las balsas, que aparece picada, y esta incidencia fue solucionada de inmediato y no presentó, en ningún momento, un riesgo de afección a la seguridad de la estructura”.

Por ello, Atalaya lanza un mensaje de tranquilidad a la sociedad incidiendo en “la irresponsabilidad en que incurren aquellos que difunden opiniones sin la menor base técnica en busca de alarmar a la población y generar miedo y rechazo por una actividad, como es la minera, que es imprescindible para nuestra sociedad y que genera riqueza y empleo en las regiones donde se asienta”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*