La costa de Huelva necesita para su recuperación algo más que una actuación puntual de cara al verano

El vídeo de José María Portero en Youtube, con imágenes aéreas, refleja fielmente el efecto perverso causado por los temporales en la costa de Huelva, base fundamental de su atractivo turístico y del que dependen muchas empresas y, por supuesto, muchas familias. Corrieron en acudir tanto Mariano Rajoy como Susana Díaz, y aunque se han anunciado por el Gobierno Central la inversión de urgencia que se va a acometer, todavía no se han iniciado las actuaciones cuando la temporada ya ha empezado desde este mismo puente del 1 de Mayo.

Además de este retraso, justificado por las malas condiciones climatológicas, lo que conviene no olvidar es que unos daños tan importantes requieren, además, de un estudio global para conocer los efectos que han causado desde la desembocadura del Guadiana hasta la del Guadalquivir los distintos espigones que se han ido construyendo, empezando por el que se puede ver en Villa Real de Santo Antonio. Una infraestructura que contiene miles y miles de toneladas de arena en la zona portuguesa y que es fácil de comprobar visitando, por ejemplo, la playa de Montegordo.

 

Pero se han producido más actuaciones también en la zona española. Empezando por el canal de acceso a la ría Carreras que protege el puerto de abrigo de Isla Cristina; el espigón de la Canaleta en Punta Umbría o el del Puerto de Huelva. Todas obras, posiblemente, necesarias para resolver otros problemas también importantes pero que, sin duda, han producido sus efectos en todo el litoral. Con una actuación puntual, de aporte de arena, de cara al verano no se van a recuperar las maravillosas playas de Huelva.

La Dirección General de Costas, que tanto corrió en su día para los famosos deslindes, tiene que realizar ese estudio y, en base al mismo, acometer las inversiones que supongan la defensa de todo el litoral. Como ya sabemos que a la provincia de Huelva vendrá poco dinero de lo Presupuestos Generales del Estado y de la Junta de Andalucía en este 2018 y que ya veremos si tenemos Presupuestos para el año que viene, estas actuaciones tendrán que ser consideradas de urgencia y defendidas al unísono por los representantes de la provincia en el Congreso y Senado. Estamos ante un problema serio y grave, que está afectando de manera importante al principal atractivo de miles de visitantes en la temporada de baño. No está el turismo de la provincia para perder esta bandera.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*