El Pleno de Diputación aborda este miércoles la regeneración del litoral y la financiación autonómica

El PSOE pide reforzar el control de fronteras en la entrada de productos agroalimentarios

Urge la regeneración de las playas de Huelva de cara a la temporada estival

El Grupo Socialista en la Diputación de Huelva presenta este miércoles tres mociones en el Pleno ordinario del organismo provincial relacionadas con la regeneración del litoral, la financiación autonómica y el control de fronteras para la entrada de productos agroalimentarios.

En la primera de las mociones, el Grupo Socialista pedirá la adopción de medidas “urgentes” para la regeneración del litoral onubense. Los socialistas consideran que el estado del litoral es “fundamental” para el sector turístico de la provincia y advierten de la importancia de proceder a abordar “de manera decidida” los daños, tanto para las playas como para el mobiliario urbano de la costa onubense, provocados por los distintos temporales.

Según la moción, en Huelva se necesitan 900.000 metros cúbicos de arena para regenerar las playas, siendo necesario para tal cantidad de arena “poder ir a sitios de acopio distintos de las playas afectadas”. Para los socialistas, “no tiene ningún sentido y es inexplicable que, para poder echar la culpa a la Junta de Andalucía”, se plantee la recogida de arena en sitios como la Flecha de El Rompido o el Placer de San Jacinto (desembocadura del Guadalquivir), “a sabiendas de que no se podría, pues afectaba a nuestros recursos pesqueros, como ha explicado la Dirección General de Pesca de nuestra Comunidad Autónoma”.

Por eso, en la moción se exige al Gobierno de la Nación que proceda a la adopción de las medidas consensuadas con la Junta de Andalucía que permita la regeneración del litoral para esta temporada estival.

La segunda de las mociones hace referencia a la financiación autonómica. Según el portavoz del grupo socialista, José Fernández, “desde Andalucía se quiere participar activamente en un debate que no es solo económico, sino que, principalmente, habla de las aspiraciones y la definición del concepto de Estado Social que queremos para el futuro”. Andalucía, añade la iniciativa, “ya ha definido cuál es su modelo y lucharemos para que éste sea una referencia para el Estado español”.

José Fernández

El modelo de financiación autonómica actual data de 2009 y entre sus principales características figuran el garantizar a toda la ciudadanía la igualdad en la financiación de los servicios públicos fundamentales (educación, sanidad y servicios sociales), introducir la Población Ajustada como unidad de necesidad de gasto, otorgar a las Comunidades Autónomas una mayor autonomía financiera y añadir a los fondos ya existentes, los denominados fondos de convergencia.

Sin embargo, y según la moción, “a pesar de los objetivos que se disponen en el modelo de financiación autonómica vigente, el paso de los años está demostrando que, debido a múltiples factores, se está produciendo un incumplimiento del principio de suficiencia financiera. De este modo, nuestra Comunidad Autónoma ha venido paulatinamente obteniendo una financiación inferior a sus necesidades, lo que ha provocado una limitación de su gasto”.

En la moción se respaldan las conclusiones del Dictamen sobre Financiación Autonómica aprobado por el Parlamento de Andalucía el pasado 22 de marzo, y se insta al Gobierno de España a la convocatoria inmediata del Consejo de Política Fiscal y Financiera, anunciado por el presidente del Gobierno anterior, Mariano Rajoy, tras la reunión mantenida con la presidenta de la Junta de Andalucía.

En la tercera y última de los mociones, el Grupo Socialista se muestra favorable a que el Gobierno de España incremente nuevas medidas de control en las fronteras españolas para la entrada de frutas y hortalizas de terceros países en España -y por tanto en Andalucía- de manera que cumplan exhaustivamente con las normas sanitarias y fitosanitarias.

Asimismo se propone que la administración competente inste a la Unión Europea a reforzar el control en las fronteras europeas, de modo que todas las producciones procedentes de países extracomunitarios respeten la legislación medioambiental y de sanidad vegetal y que asimismo se les exija, en beneficio de nuestros consumidores, una información veraz y clara del origen del producto en el etiquetado.

La iniciativa hace mención al debate abierto en la Unión Europea sobre la falta de controles en las fronteras de la Unión para la entrada en nuestro país de productos agroalimentarios procedentes de países extracomunitarios y a cómo las organizaciones agrarias siguen insistiendo en la importancia que tiene el control en fronteras, ya que son muchos países los que introducen sus productos a diario dentro de la eurozona.

Los casos más recientes son la berenjena y el pimiento procedentes de países extracomunitarios, que han dado alertas por no cumplir con los límites máximos de residuos (LMR). Todos los alimentos destinados al consumo humano o animal de la UE están sujetos a un límite máximo de residuos de plaguicidas en su composición con el fin de proteger la salud humana y animal. La legislación de la UE regula los límites aplicables a los diferentes productos de alimentación y fija un límite máximo aplicable por defecto.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*