WWF asegura que España es el segundo país que más plástico vierte al Mediterráneo

Es el cuarto de la Unión Europea que más consume este producto

El 95% de los residuos que flotan en el Mediterráneo y que acaban en las playas son plásticos

España es el segundo país que más plástico vierte al Mediterráneo solo por detrás de Turquía y es el cuarto de la Unión Europea que más plástico consume, según el informe ‘Una trampa del plástico. Liberando de plástico el Mediterráneo” de la ONG WWF.

La ONG denuncia que el Mediterráneo puede convertirse en una “trampa de plástico” para la biodiversidad, pero también para la salud humana, ya que se están observando niveles récord de contaminación por microplásticos que amenazan a las especies marinas y a la salud humana.

El informe destaca los efectos dramáticos que el uso excesivo de plásticos, la pésima gestión de los residuos y el turismo de masas que provocan en el mar Mediterráneo, una de las regiones más visitadas del mundo. Además, expone una hoja de ruta con las acciones urgentes que instituciones, empresas y ciudadanos han de poner en marcha para evitar la llegada masiva de plásticos al mar.

El secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, ha explicado que los impactos de la contaminación por plásticos en el Mediterráneo se extienden alrededor del mundo y están causando “graves daños” en la naturaleza y en la salud humana. “Si sigue empeorando, este problema amenazará la reputación mundial que el Mediterráneo tiene por el turismo y la pesca, debilitando a las comunidades locales que dependen de estos sectores para sobrevivir”, ha añadido Del Olmo que advierte de que el problema de los plásticos es también un síntoma del “declive general de la salud” del Mediterráneo.

El 95% de los residuos en el mar son plásticos

De acuerdo a los datos del informe, el 95 por ciento de los residuos que flotan en el Mediterráneo y que acaban en las playas son plásticos y afirma que la mayor parte de este plástico que termina en el mar procede de Turquía y España seguidos por Italia, Egipo y Francia, un grupo de países donde el turismo provoca un aumento de la basura marina de un 40 por ciento cada verano. La ONG expone también que los trozos grandes de plastico dañan, asfixian e incluso matan a los animales marinos, incluyendo especies amenazadas y protegidas, como las tortugas marinas y las focas monje.

Sin embargo, son los microplásticos, fragmentos más pequeños, los que han alcanzado niveles récord de concentración: 1,25 millones de fragmentos por kilómetro en el mar Mediterráneo, un nivel casi cuatro veces superior al de la “isla de plástico”, en el Océano Pacífico. A este respecto, el estudio de WWF destaca que cuando estos microplásticos entran en la cadena alimentaria amenazan a un elevado número de especies animales, incluido el ser humano.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*