Ence realiza en Huelva un proyecto piloto para certificar los servicios ecosistémicos de los bosques españoles

El banco de pruebas ha sido una superficie forestal del norte de la provincia

El proyecto contabiliza los bienes que los árboles ofrecen a los humanos más allá de proveerles de madera

El grupo Ence, con la colaboración técnica de FSC, la ONG internacional que vela por la sostenibilidad forestal, ha realizado en el norte de la provincia de Huelva el primer proyecto piloto que permitirá certificar los servicios ecosistémicos de los bosques españoles. Este tipo de servicios, hasta ahora escasamente tenidos en cuenta, contabiliza los bienes que los árboles ofrecen a los seres humanos más allá de proveerles de madera o sus derivados, según ha señalado Ence.

El servicio del ecosistema seleccionado para este primer piloto ha sido el de conservación de la biodiversidad. Para desarrollarlo se ha utilizado como banco de pruebas una superficie forestal certificada FSC gestionada por Ence en el norte de Huelva, parte de las 49.385,29 hectáreas con las que el grupo cuenta en la actualidad.

La evaluación la ha realizado la entidad de certificación Aenor, que ha emitido un informe identificando los hallazgos y las recomendaciones de mejora de cara a obtener la certificación del servicio del ecosistema ‘Conservación de la biodiversidad’, que da cumplimento al procedimiento (FSC-PRO-30-006 v1-0 Final Draft).

En el piloto han participado FSC España y FSC internacional, prestando apoyo técnico a todo el proceso. Por su parte, ésta última ha aprobado el Procedimiento FSC de Servicios del Ecosistema FSC-PRO-30-006, una iniciativa para crear incentivos para la preservación de valiosos servicios del ecosistema en bosques gestionados de forma responsable. Se trata de una novedad mundial en materia de certificación forestal.

Desde 2015, los estándares revisados de gestión forestal de FSC incluyen el mantenimiento, conservación o restauración de las reservas de carbono. El nuevo procedimiento de servicios ecosistémicos provee a los gestores forestales, comunidades de montes y pequeños propietarios de las herramientas necesarias para verificar los impactos en el secuestro y almacenamiento de carbono, conservación de la biodiversidad, cuencas hidrográficas, conservación del suelo y servicios recreativos.

De forma adicional, las empresas y las administraciones gubernamentales podrán demostrar y comunicar el impacto que sus aprovisionamientos, inversiones y financiaciones están teniendo en la conservación y restauración de los servicios ecosistémicos.

El procedimiento estará listo para ser utilizado el 21 de agosto de 2018. Hasta esa fecha, FSC internacional ofrecerá formación a los gestores forestales que deseen utilizar el procedimiento y a las entidades de certificación que deberán evaluar el cumplimiento del mismo.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*