La supresión del peaje de las autopistas podría costar unos 450 millones al año a las ‘arcas públicas’

Según Seopan, tras el anuncio del ministro de Fomento

El Gobierno quitará el peaje de las autopistas que terminan su concesión este año y el próximo

El Gobierno levantará el peaje de las tres autopistas cuyo plazo de concesión concluye este año y el que viene y que, por tanto, revierten al Estado, según ha anunciado el ministro de Fomento, José Luis Ábalos. Una decisión que ya ha tenido reacciones, como la de la patronal de constructoras y concesionarias Seopan. que ha asegurado que la supresión del peaje tendría un coste de unos 450 millones de euros anuales para las ‘arcas públicas’ sólo en el caso de la media docena de vías que terminan su plazo de concesión entre este año y 2021, importe que se eleva hasta los 1.000 millones si se contempla toda la red de pago de 2.550 kilómetros del país.

El coste que el Estado deberá afrontar al levantar las barreras de los peajes deriva de sumar el importe necesario para atender al mantenimiento y conservación de las vías, del que actualmente se encargan sus empresas concesionarias, y de lo que deja de ingresar por impuestos.

El anterior Gobierno decidió no prorrogar los plazos de concesión y que las vías revertieran al Estado. No obstante, emplazó a un debate entre los principales partidos para determinar si las vías volvían a sacarse a concurso para que de nuevo fueran explotadas por empresas privadas o bien pasaban a formar parte de la red de carreteras del Estado.

Pero el actual Gobierno socialista ya ha manifestado que mantendrá las autopistas en el Estado y sin peaje, según ha anunciado el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en una entrevista en ‘El País’.

La decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez afecta por el momento a tres vías, las que vencen este año y el que viene, que son la AP-1 Burgos-Armiñón, la AP-4 Sevilla-Cádiz y el tramo de la AP-7 entre Alicante y Tarragona. No obstante, puede sentar un precedente para las tres que terminan su concesión en 2021, el tramo de la AP-7 que une Barcelona, con La Jonquera y Tarragona, y el de la AP-2 Zaragoza-Mediterráneo.

Según la patronal de concesionarias, en el caso de la AP-1 se da la circunstancia de que presenta un elevado tránsito de vehículos extranjeros, que supone hasta el 50% del total en los meses de verano. “No tiene sentido sacar de las arcas públicas, del dinero de los contribuyentes, el coste de mantenimiento de las vías para que los extranjeros disfruten gratis de la autopista”, indicó recientemente el presidente de Seopan, Julián Núñez.

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*