La Junta profesionaliza en jardinería a 15 desempleados con el taller de empleo ‘Quercus Islantilla’

Ha destinado 278.580 euros a este proyecto

Manuel Ceada en un encuentro con los participantes del taller de empleo

La Consejería de Empleo, Empresa y Comercio posibilitará la obtención de un certificado de profesionalidad de nivel 2 en Instalación y mantenimiento de jardines y zonas verdes a 15 alumnos trabajadores del taller de empleo ‘Quercus Islantilla’, puesto en marcha por la Mancomunidad de Islantilla con una inversión de 278.580,60 euros por parte de la Consejería de Empleo.

Así lo ha expuesto el delegado territorial de Conocimiento y Empleo, Manuel Ceada, en un primer encuentro con los participantes que acaban de iniciar el taller de empleo, que tendrá una duración de un año, período en el que los alumnos disfrutarán de un contrato formativo y durante el que acometerán la puesta en marcha de un jardín en al parcela del Centro de Formación y Empleo de Islantilla y la creación de un vivero de vegetación mediterránea y de una zona con fines didácticos en el parque Camaleón.

La provincia de Huelva acoge este año un total de nueve talleres de empleo y una escuela taller, en los que participarán 150 personas como alumnos trabajadores y para cuya puesta en marcha se ha destinado más de 2,7 millones de euros, cuantía a la que se sumarán 88.569,85 euros aportados por los cinco ayuntamientos y tres mancomunidades que desarrollarán los proyectos. La Consejería ha anticipado el 75% sobre el total de la subvención concedida a las entidades locales beneficiarias para facilitar el desarrollo de los proyectos.

Durante su visita, el delegado territorial ha explicado que los talleres de empleo y las escuelas taller “son programas que alternan el empleo y la formación, de un año de duración”, cuyo objetivo es mejorar las condiciones de empleabilidad de los desempleados. En concreto, mayores de 25 años para los talleres de empleo y jóvenes menores de 25 años en el caso de las escuelas taller.

Se trata de proyectos de carácter temporal en los que se alternan la formación con el trabajo productivo, y en los que los participantes adquieren la formación profesional y la práctica laboral necesaria a través de un contrato, realizando obras y servicios de utilidad pública o interés social.

En el caso de talleres de empleo, reciben la formación profesional adecuada a la ocupación a desempeñar en alternancia con el empleo y son contratados por las entidades promotoras desde el primer día. Estos proyectos están orientados a la consecución de certificados de profesionalidad que permiten ejercer la actividad en todo el territorio nacional. En el caso de las escuelas taller, los proyectos constan de dos etapas, una primera etapa formativa de iniciación, en la que el alumno trabajador recibirá formación profesional adecuada a la ocupación y percibirá una beca y, una segunda donde se complementa su formación en alternancia con el trabajo y la práctica profesional, siendo contratados por las entidades promotoras de los proyectos.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*