Asaja-Huelva dice que las ayudas de prevención de incendios forestales son “pura propaganda” y exige su retirada

Pide que se revoque la convocatoria para publicarla de nuevo

Los agricultores, muy molestos y decepcionados con las ayudas para prevención de incendios

La asociación agraria Asaja-Huelva asegura que las ayudas para la prevención de incendios forestales son “un ejercicio de propaganda, al margen de los intereses y de la realidad del sector”.

Así de tajante se ha mostrado tras recibir “con estupor” la presentación, por parte de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, de la Orden de ayuda para la prevención de incendios en terrenos forestales, porque “esta noticia se produce tras seis largos años de espera” por parte de los titulares y del resto de entidades públicas y privadas que podrían beneficiarse de estas subvenciones para las que la administración ha dispuesto un presupuesto de 14,5 millones de euros, “eso sí, cofinanciados al 75% por la UE, mientras que la Junta de Andalucía asumiría un 17,5% y el Gobierno central, el 7,5% restante”, señala Asaja.

En cualquier caso, venga de donde venga el dinero, la oganización agraria indica que “las ayudas parecen haber sido diseñadas para que nadie las solicite, tal es la exigencia de las premisas establecidas en la Orden”. En primer lugar, explica Asaja, “se produce un solapamiento con la PAC, es decir, se descuenta de la superficie declarable para las ayudas de la Política Agraria Común toda la superficie que se dedique a cortafuegos“. Este punto fue objeto de alegaciones por parte de Asaja-Huelva, “pero la Consejería las ha ignorado alegando que Bruselas exigiría esta condición, algo que carece absolutamente de base legal”.

Resulta sumamente grave, ya que “va en contra del mantenimiento del empleo dentro de las propias empresas agrarias

Pero para Asja no es ésta la única merma que sufrirían los solicitantes, ya que para poder solicitar estas ayudas, que como máximo serán de 60.000 euros por finca, “se exige al solicitante que subcontrate los trabajos. Así, el titular, aun contando con maquinaria propia o con personal cualificado para realizar los trabajos, o incluso teniendo la posibilidad de poder contratar personal para ello, no podría hacerlo. Tendría que realizar los trabajos siempre, obligatoriamente, por medio de una empresa externa contratada al efecto y justificar dicha contratación presentando las facturas pertinentes, algo que además de suponer un gasto adicional bastante importante, invita al fraude o a no presentarse a la convocatoria”. Esta exigencia, resulta “sumamente grave”, a juicio de Asaja-Huelva, ya que “va en contra del mantenimiento del empleo dentro de las propias empresas agrarias”.

También exige la Orden la elaboración de una memoria técnica, una condición que “no se reflejaba en ninguno de los borradores presentados por la Junta y que por lo tanto no ha podido ser objeto de alegaciones”, apunta Asaja. Esta memoria técnica, que supone un coste más que añadir a la inversión que hay que realizar para optar a las ayudas, “no tiene razón de ser, ya que los solicitantes ya contarían con un proyecto debidamente aprobado por la administración como son los Planes de Prevención de Incendios Forestales (PPIF), en los que se recogen las medidas preventivas, la vegetación y la infraestructura con la que cuenta cada finca”.

Para la organización agraria, tampoco ayuda la Consejería con la época en la que ha decidido publicar la Orden, alegando que la presentación de estas ayudas en pleno verano, haciéndola coincidir con el periodo vacacional, dificulta el trabajo de los gabinetes técnicos especializados que, “dadas las complicaciones impuestas por la administración, tendrán que intervenir obligatoriamente en la elaboración de los expedientes de solicitud”. Los interesados tienen dos meses para solicitarlas desde el pasado miércoles.

Esto conlleva que, además, no se podrán incluir en esta solicitud de ayudas los cortafuegos de la presente anualidad, “que como es lógico han sido realizados por los titulares y entidades públicas y privadas antes de que llegase el verano y con él, la época de mayor riesgo de incendios forestales”.

Teniendo en cuenta estas condiciones, la “dificultad burocrática” y la inversión que hay que realizar para poder optar a una ayuda que luego será o no concedida, Asaja-Huelva considera que, “al menos, la Consejería de Medio Ambiente debería tener la consideración de modificar las partidas para que se subvencionen los costes de la tramitación del expediente y la memoria técnica”.

Fiscal debería sonrojarse por presentar con grandilocuencia unas subvenciones que, más que una ayuda, son una auténtica faena para los titulares de terrenos forestales

En cualquier caso, la organización agraria está “sumamente decepcionada” con las condiciones establecidas en la Orden y considera que el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, “debería al menos sonrojarse por presentar con semejante grandilocuencia y alarde propagandístico unas subvenciones que, más que una ayuda para incentivar la prevención de incendios forestales, son una auténtica faena para los titulares de terrenos forestales“.

Por ello, “con unas exigencias como las planteadas, sin haber tenido en cuenta las alegaciones de los profesionales, lo que demuestra la poca importancia que se le da por parte de la administración a un sector muy profesionalizado, con conocimiento y experiencia suficiente como para haber sido escuchado si hubiera un atisbo de responsabilidad en la Junta de Andalucía”, Asaja-Huelva muestra su más “contundente rechazo” a estas “supuestas” ayudas y exige a la Junta que la convocatoria sea revocada y publicada de nuevo, “esta vez en condiciones que se adapten a la realidad del sector y que sean asumibles por los solicitantes, en una época más adecuada, como el otoño, sobre todo teniendo en cuenta que los trabajos presuntamente subvencionables son los de 2019 y 2020”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*