La Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño sanea al bovino de Doñana

Ganado bovino en Doñana

La Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño, entre cuyas responsabilidades se encuentra la de velar por el perfecto estado sanitario de las dos razas que custodia -el caballo marismeño y la vaca mostrenca, ambas en peligro de extinción– ha procedido a realizar las tareas de saneamiento animal sobre el ganado bovino. Así, el pasado 7 de julio se procedió a encerrar al ganado bovino en las fincas de El Rincón y la Marisma Gallega. El día 8, los ganaderos colocaron los dispositivos conocidos como crotales a los becerros nacidos durante el año para su identificación y ya el lunes 9 de julio se realizaron las pruebas y vacunaciones pertinentes, con la supervisión de expertos veterinarios, para detectar y tratar de evitar el contagio de tuberculosis bovina y brucelosis sobre la cabaña ganadera bovina del Espacio Natural de Doñana.

Las tareas de saneamiento animal en Doñana se realizan siempre durante la época estival y el calendario se acuerda en el seno del Foro para la Sanidad Animal. Esto se debe, fundamentalmente, a dos motivos: en primer lugar, para aprovechar la disminución del nivel de agua superficial en las marismas en las que vive y pasta el ganado, lo que facilita los trabajos; y en segundo lugar para no entorpecer el proceso de nidificación de las aves de Doñana.

Para detectar la tuberculosis bovina, se realiza una intradermoinoculación de tuberculina en las tablas del cuello de los bovinos mayores de dos meses. En primer lugar, se rasura una zona de piel en la que posteriormente se mide el grosor, para finalmente inocular una cantidad de 0,1 ml., de tuberculina. Si el animal ha estado en contacto con la enfermedad, una vez transcurridas 72 horas desde la inoculación de la tuberculina se producirá una reacción inflamatoria. La prueba se considerará positiva si se produce un aumento del grosor de más de 2 milímetros respecto a la medición inicial.

En cuanto a la brucelosis, que causa graves problemas en el ganado como por ejemplo abortos, entre otras patologías, su detección se realiza a través de una muestra de sangre que se extrae de la base de la cola de los animales mayores de un año. Los tubos, identificados con el número que aparece en el crotal y convenientemente refrigerados, se analizan en el laboratorio de sanidad animal ubicado en Aracena. La proximidad del laboratorio es fundamental puesto que las muestras tienen una vida útil limitada.

La tuberculosis bovina es una enfermedad grave y el plan de erradicación conlleva el sacrificio obligatorio del ganado en los casos diagnosticados como positivos. La Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño está fuertemente comprometida con su control y erradicación en el entorno de Doñana, ya que supone una amenaza añadida a los peligros que amenazan a esta especie y a otras tan emblemáticas como el lince. Por ello, la institución considera que, igual que se realizan controles al ganado, además debería controlarse a otras especies silvestres – como es el caso de la reproducción incontrolada de jabalí, principal foco de infección de tuberculosis en el Espacio Natural de Doñana-, y también de especies como el ciervo y el gamo, -sobre las que no se realiza ningún tipo de control-, en las que se ha detectado una alta prevalencia de la enfermedad, actuando como portadores y contagiando a los ejemplares bovinos que han sido previamente objeto de las tareas de saneamiento.

 

Las enfermedades objeto de control son la tuberculosis y la brucelosis y los trabajos se realizan en verano para aprovechar la disminución del agua superficial en la marisma y el final de la nidificación de las aves

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*