Madre Coraje y Fundación Probitas apoyan la atención médica a 287 familias rurales empobrecidas de Perú

En el proyecto de Madre Coraje han participado 287 familias del distrito peruano de Huancaray, una de las zonas más vulnerables del país andino.

La ONG para el Desarrollo Madre Coraje, con el apoyo de Fundación Probitas, ha puesto en marcha un proyecto de apoyo a la salud en el que han participado 287 familias del distrito peruano de Huancaray, una de las zonas más vulnerables del país andino. Por segundo año consecutivo, la Fundación Probitas apoya los proyectos realizados por Madre Coraje en el Perú. En esta ocasión, la atención sanitaria y los medicamentos suministrados han servido para combatir casos de amigdalitis, bronquitis parasitosis, diarreas, hongos, caries, lumbalgias, gastritis, cefaleas, artritis, artrosis, cataratas…

Con esta iniciativa, se ha reforzado la salud de esta comunidad a través de campañas de salud, formación y consolidación de promotores y promotoras de salud, y talleres de formación a la comunidad en general sobre buenos hábitos de higiene, prevención, organización doméstica y alimentación.

En las campañas médicas se realizaron diagnósticos de enfermedades, curas, tratamientos, entrega de medicinas gratuitas, y toma de exámenes de laboratorios.

“Esta labor no habría tenido éxito sin el apoyo de la  Municipalidad Distrital de Huancaray, Centros y puestos de Salud de Huancaray,  Autoridades comunales promotores/as de salud y las familias beneficiarias  quienes fueron los actores principales de la ejecución efectiva de las actividades”, explica Gloria Díaz, Responsable de Ayuda Humanitaria de Madre Coraje.

Uno de los mayores logros de este proyecto ha sido conseguir que todos los implicados hayan asumido el compromiso de realizar las gestiones necesarias para dar continuidad a las campañas médicas por comunidad, a los trabajos de visitas a los domicilios, en temas de hábitos de higiene, y a los talleres en instituciones educativas y en las propias comunidades con temas como el ordenamiento de sus viviendas, hábitos de higiene y alimentación adecuada.

El personal médico y los medicamentos suministrados han servido para combatir casos de amigdalitis, bronquitis parasitosis, diarreas, hongos, caries, lumbalgias, gastritis, cefaleas, artritis, artrosis, cataratas…

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*