Aprobada una nueva regulación sanitaria de la carne de caza para reforzar la seguridad

En caso de que el destino sea la comercialización, tanto el veterinario como la persona cazadora formada serán los responsables de llevar a cabo el primer examen que se realiza en el campo

El Consejo de Gobierno ha aprobado la nueva regulación de las condiciones sanitarias de la carne de caza para consumo humano en Andalucía, que sustituye a la vigente desde 1991 y se adapta a la normativa europea y a los últimos conocimientos científicos sobre esta materia.

El decreto, que refuerza la seguridad alimentaria e introduce medidas de simplificación de trámites, regula los requisitos de salud pública sobre higiene y controles sanitarios que se aplican tanto en la comercialización en establecimientos como en el autoconsumo, así como los relativos a las funciones de los veterinarios.

Una de las principales novedades es la regulación por primera vez en Andalucía de la ‘persona cazadora formada’, prevista en la normativa europea, que podrá realizar el reconocimiento del cuerpo del animal y, en su caso, de las vísceras extraídas, para observar características indicativas de posibles riesgos sanitarios.

En caso de que el destino sea la comercialización, tanto el veterinario como la persona cazadora formada serán los responsables de llevar a cabo el primer examen que se realiza en el campo. Si se trata de carne para autoconsumo, se deberá contar con un local específico de reconocimiento de caza.

El decreto regula también los requisitos de formación necesarios para estos controles. Los exámenes se llevarán a cabo dos veces al año, uno de ellos en los 15 días previos a la fecha del inicio del periodo hábil para la caza de ciervo y jabalí.

En cuanto a la simplificación administrativa, la principal novedad es la unificación de las distintas autorizaciones de tipo medioambiental y sanitario. Todas ellas serán tramitadas por las autoridades competentes en materia de salud pública.

Finalmente, el decreto actualiza el diagnóstico de detección de la triquina en el control sanitario que realizan los veterinarios, con la implantación de la denominada ‘digestión artificial’, que es método de referencia europeo.

La nueva regulación es fruto del trabajo conjunto de las consejerías de Salud, Medio Ambiente y Agricultura, y cuenta con el consenso del sector de las industrias transformadoras, de los cazadores y de las organizaciones colegiales veterinarias.

El decreto se adapta a la normativa europea y establece los requisitos de formación para la realización de los primeros controles

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*