COAG aplaude la aprobación del RD que obliga a etiquetar el país de origen de la leche y los productos lácteos

El Real Decreto sobre etiquetado de la leche es ya una realidad

El Consejo de Ministros ha aprobado, a propuesta del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, un Real Decreto por el que se establece la obligatoriedad de incluir la indicación de origen en el etiquetado de la leche y los productos lácteos. La normativa responde a la necesidad de dar solución al consumidor actual, que valora la transparencia y la información del origen de los alimentos que consume.

Con esta medida, el etiquetado de la leche y los productos lácteos elaborados en España deberán identificar el “país de ordeño” y el “país de transformación” de la leche utilizada como materia prima.

Cuando el país de ordeño y/o de transformación sea exclusivamente España, siempre deberá indicarse “España” y no se podrá sustituir por la expresión “UE”. Sin embargo, cuando la leche no sea exclusivamente española, tendrá que indicarse “País de ordeño” y “País de transformación”, seguidas del nombre del/los Estados Miembros (EEMM), o “UE”, “fuera de la UE”, “UE y fuera de la UE”. De esta forma, la etiqueta de estos productos distinguirá claramente la leche ordeñada y transformada en España.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG)  se felicita por la aprobación del Real Decreto que obliga a etiquetar el país de origen de la leche y los productos lácteos. Tras un año de retraso, el Consejo de Ministros ha dado luz verde a esta normativa. “Había un problema de transparencia que era importante solucionar. La omisión del etiquetado de origen restringe la competencia efectiva porque priva a las personas de conocer una información que se ha constatado que es importante para ellas a la hora de tomar las decisiones de compra. Además, es una fórmula que suma a la hora de valorizar y visibilizar nuestra producción y el trabajo de nuestros ganaderos”, ha subrayado Gaspar Anabitarte, responsable del sector lácteo de COAG. De hecho, un informe de la Comisión Europea de 2015, citado por la CNMC en su informe sobre el citado Real Decreto, constataba que más del 80% de los ciudadanos europeos mostraba interés en conocer el origen de la leche.

Sin embargo, tras el análisis pormenorizado del contenido del Real Decreto, COAG ha descubierto que, tras los aspectos más positivos, adolece de algunas cuestiones importantes:

Aspectos positivos:

  • Será de aplicación para la leche de todos los animales de abasto (incluyendo así la leche de vaca, oveja y cabra).
  • Las menciones sobre el origen deberán figurar cerca de la lista de ingredientes y se expresarán con el mismo tamaño y color de fuente utilizados para la lista de ingredientes. No podrán estar disimuladas, tapadas o separadas por ninguna otra indicación, imagen u otro elemento interpuesto.

Aspectos negativos:

  • La fórmula elegida para identificar el origen de la leche y los productos lácteos resultará confusa para los consumidores. Será obligatorio indicar:
  • País de ordeño (nombre del país), pero si no es España podrá sustituirse por “UE” o “fuera de la UE”.
  • País de transformación (nombre del país), pero si no es España podrá sustituirse por “UE” o “fuera de la UE
  • Cuando en las operaciones de ordeño y transformación intervengan varios países, el nombre de los países podrá sustituirse por “UE”, “fuera de la UE” o “UE y fuera de la UE”.
  • Sólo será obligatorio indicar el origen de la leche utilizada como ingrediente cuando ésta represente un porcentaje superior al 50% (en peso) respecto al total de ingredientes utilizados en el producto lácteo final.
  • No es definitivo. El RD se aplicará durante un periodo de 2 años desde su entrada en vigor (sin perjuicio de que pueda perder sus efectos en caso de que la Comisión Europea adopte algún acto de ejecución en otro sentido).
  • Además, el Ministerio de Agricultura no refleja la voluntad de evaluar el resultado de la aplicación del RD una vez transcurridos los dos años de aplicación del mismo. Dado que se trata de una norma con carácter experimental, deberían evaluarse los logros conseguidos con su aplicación tras ese periodo de dos años.
  • No hace ninguna mención a las labores de control ni a las sanciones en caso de incumplimientos.

En mayo de 2016, el Parlamento Europeo aprobó una resolución no vinculante en la que se sugería a la Comisión Europea el estudio de la posibilidad de ampliar la obligación de etiquetar obligatoriamente el lugar de origen de todos los tipos de leche y productos lácteos. Siete Estados miembros de la UE han solicitado opinión a la Comisión para poner en marcha este tipo de etiquetado de origen para la leche. Tres de ellos, (Francia, Italia y Portugal) ya están aplicando esta medida satisfactoriamente en sus respectivos territorios. Francia, primer país de la UE en aplicar la obligación de etiquetar el origen de la leche y los productos lácteos desde el 1 de enero de 2017, ha reducido en un 45% sus importaciones de leche y productos lácteos desde esa fecha.

Sin embargo, COAG considera que la fórmula elegida puede dar lugar a confusión a los consumidores. Además, no hay referencia alguna a las labores de control ni a las sanciones en caso de incumplimientos. Al tratarse de una norma con carácter experimental, deberían evaluarse los resultados de su aplicación tras del periodo de dos años establecido.

Francia, primer país de la UE en poner en marcha esta medida en 2017, ha reducido un 45% sus importaciones de leche en tan sólo año y medio de aplicación

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*