Una semana sin que mantenimiento retire trozos de carbón de las duchas de la playa de La Antilla

Alguien limpió el domingo 23 una barbacoa en las duchas y no retiró los restos de carbón

Duchas de La Antilla con restos de carbón de una barbacoa que alguien depositó allí hace ya una semana

Desde el pasado domingo día 23 de septiembre, las duchas de la playa de La Antilla en Vera de Mar, a la altura de la calle Estero de la Cruz permanecen llenas de carbón. Son restos de la limpieza de una barbacoa que algún desalmado dominguero limpió allí y no se ocupó de retirar después. Malo el gesto del autor de los hechos, pero ya sin nombre el que el servicio de mantenimiento de La Antilla (Lepe) no haya pasado por allí en una semana. 

Durante el verano un servicio de limpieza pasa a diario; ahora nadie. “Pero los impuestos los seguimos pagando”, comenta una señora al ver que hacemos las fotos. “Tampoco ahora vacían el contenedor a diario”, se queja un vecino.

Los vecinos de la zona, que están bajando a diario a la playa aprovechando la bonanza del tiempo, tienen que aguantarse pisando y sorteando los trozos de carbón, que si bien el agua de las duchas ha mermado, no han hecho desaparecer del todo.

“La suciedad en las duchas puede ser foco de infecciones”, nos comenta un sanitario que este sábado 29 de septiembre ha ido a visitar a unos amigos que viven en un chalet de la Urbanización Vera de Mar. “Es incomprensible que esto esté ya así, y luego nos quejamos de que ya no queden lugares donde comprar… pero quien va a venir aquí con lo dejado que está todo”.

Animada por el tono que va adquiriendo la conversación interviene una señora: “Muchos jubilados viviríamos aquí mucho más tiempo si La Antilla tuviera servicios adecuados, pero claro, los que no tenemos coche no podemos porque ni siquiera contamos con un servicio de autobús para llevarte a la parada, ni a comprar o al médico. Todo está a desmano; es una pena”. “Que un mes de septiembre esto esté así, con el tiempo tan bueno que está haciendo…”, comenta su acompañante, que asegura que en un tiempo estuvo tentado de empadronarse aquí, “menos mal que no lo hice, esto en lugar de mejorar ha ido a peor y yo que pensaba pasar aquí largas temporadas…”.

Restos del carbón de limpieza de una barbacoa en la playa de La Antilla, mezclados con el verdín que comienza a aparecer por falta de limpieza y mantenimiento

Dado que las altas temperaturas han hecho que muchos veraneantes y vecinos habituales estén bajando a la playa aún, el espectáculo de dejadez es impresionante. Eso sí, el Ayuntamiento ha estado raudo y veloz para comenzar a quitar las maderas de bajada a la playa, sin preocuparse si quiera de que aquellos que aún permanecen en La Antilla son personas mayores a las que ese tramo de maderas ayuda a bajar a la orilla. Hoy sólo quedaba un tramo pequeño; si en unos días quitan el resto, ¿cuánto tardarán los veraneantes que quedan en marcharse?, ¿y los vecinos que se quedan no tienen derecho a disfrutar de una playa con servicios mientras el tiempo acompañe?

Ni siquiera la excusa de la draga o los tubos para incorporar la arena que falta y que la Junta de Andalucía ha prometido comenzar a hacer en unos días sirve este vez, teniendo en cuenta de que es lo que sucede año tras año en esta zona de la playa de La Antilla.

Si no damos servicios adecuados, siempre, siempre, el turismo será estacional, aunque los impuestos se paguen todo el año. A lo mejor las nuevas generaciones, sin tanto arraigo, se hartan y buscan aquellos lugares que les ofrecen mucho más. Para atraer turistas, primero es necesario fidelizar a los que hay, para que éstos hagan de embajadores de La Antilla allá donde vayan.

 

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*