El Gobierno y Podemos pactan subir el salario mínimo a 900 euros en 2019

Acuerdan una subida del 3% de las pensiones mínimas no contributivas

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras firmar el acuerdo presupuestario para 2019

El Gobierno y Unidos Podemos han pactado llevar el salario mínimo interprofesional (SMI) en 2019 hasta 900 euros mensuales en el marco de la negociación para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado del próximo año.

Uno de los escollos que estaban impidiendo llegar al acuerdo era la exigencia de Podemos de que el SMI subiera a 1.000 euros al mes, aunque el Gobierno era partidario de quedarse por debajo de esta cantidad. Finalmente, el acuerdo contempla un SMI de 900 euros mensuales para 2019.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió el pasado mes de julio a llevar el salario mínimo interprofesional (SMI) hasta los 1.000 euros mensuales para el ejercicio 2020.

Actualmente el SMI está situado en 735,9 euros mensuales, por lo que elevarlo a 900 euros supone un incremento porcentual del 22,3%, el equivalente a 164,1 euros más.

El Gobierno de Mariano Rajoy pactó con los sindicatos una subida progresiva del SMI para llevarlo hasta los 850 euros mensuales en 2020. En concreto, Rajoy acordó un aumento del 4% en 2018, del 5% en 2019 y del 10% en 2020. Al final del periodo, el SMI llegaría a los 850 euros mensuales.

Por otro lado, el acuerdo presupuestario alcanzado este jueves por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias contempla la subida de las pensiones mínimas y no contributivas un 3% en 2019, lo que tendrá un coste de 384 millones de euros, mientras que el resto de las pensiones aumentarán un 1,6%, según el IPC previsto para el año que viene, para lo que se destinarán 704 millones de euros.

Asimismo, Gobierno y Unidos Podemos han acordado incorporar a la normativa de la Seguridad Social la revalorización de las pensiones conforme al IPC real.

También en materia de Seguridad Social, se incorporarán dos nuevos tramos de cotización en 2019 en el sistema especial de empleadas de hogar como paso previo a una plena integración en el Régimen General, que no podrá demorarse más allá de 2021.

Igualmente y para garantizar la sostenibilidad del sistema, se acelerarán las medidas que permitan recuperar el equilibrio presupuestario a corto plazo y se estudiará la incorporación, en su caso, de nuevas fuentes de financiación, como por ejemplo un impuesto a las transacciones financieras, al tiempo que las horas extraordinarias volverán a cotizar a la Seguridad Social.

También se revisarán las bonificaciones a la contratación con el objetivo de reducirlas, garantizando el mantenimiento de aquellas que tienen como finalidad la inserción en el mercado laboral de los colectivos con especial vulnerabilidad.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*