Opinión



Consumo advierte sobre los falsos descuentos en las rebajas de Julio que hoy comienzan

Se realizan más de 550 inspecciones en comercios para evitar fraudes

Nueve de cada diez consumidores detectaron falsos descuentos en las rebajas de verano de 2015

La Consejería de Salud, a través de la Dirección General de Consumo, recomienda a las personas consumidoras con motivo del inicio de la temporada de rebajas estivales, tener en cuenta una serie de consideraciones antes de hacer una compra, como que los productos ofertados deben haber estado en el establecimiento al menos durante un mes antes del inicio de la venta en rebajas, sin que ello suponga una disminución de la calidad pero sí del precio.

También debe tenerse en cuenta que el establecimiento, al anunciar la venta en rebajas, está obligado a tener rebajados al menos la mitad de los artículos dispuestos para su venta y disponer de existencias durante el periodo anunciado. Además, en su caso, en el interior del establecimiento deben diferenciarse claramente los artículos en rebajas de los que no lo están.

Los comercios que anuncian rebajas están obligados a aceptar los mismos medios de pago que admitan habitualmente y a facilitar la devolución del producto si así lo vienen haciendo el resto del año.

Por último, se recomienda a las personas consumidoras y usuarias que pidan siempre factura de las compras que realicen y que denuncien las prácticas o infracciones que les afecten. En este sentido, se recuerda que todos los establecimientos están obligados a disponer de hojas de reclamaciones, y de su cartel anunciador, ya que su inexistencia es motivo de sanción.

La Consejería de Salud pone a disposición de la ciudadanía el teléfono gratuito de información 900 21 50 80 para realizar cualquier consulta. Asimismo, en la página webwww.consumoresponde.es , se pueden encontrar contenidos informativos sobre la venta en rebajas y los derechos de las personas consumidoras.

Inspecciones

La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud, a través de sus servicios provinciales y en colaboración con los Inspectores de Comercio de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio, realizan, como cada año, una nueva campaña para comprobar si los establecimientos que anuncian ventas de productos rebajados cumplen los requisitos establecidos por la normativa vigente.

Las actuaciones se van a desarrollar hasta fin de año, intensificándose hasta finales del próximo mes de agosto, coincidiendo con la tradicional temporada de rebajas de verano, aunque la duración y fecha de estas ventas es libre desde julio de 2012. No obstante, Consumo refuerza los controles en estos meses porque la mayor parte de los comercios siguen realizando este tipo de ventas al final de la temporada de verano e invierno.

En este marco, los inspectores de Consumo prevén realizar un total de 554 actuaciones (más de 1.100 durante todo el año) para verificar, entre otros aspectos, si realmente ha habido una disminución en el precio de venta al público y que se trata de los mismos productos que estaban a la venta un mes antes del inicio de las rebajas, así como que se admiten los mismos medios de pagos que cuando no hay rebajas. Del total de los controles, el 20% se va a realizar en el mes de agosto, para comprobar que los comercios que anuncian estas ventas tienen la mitad o más de los productos rebajados de precio, como exige la normativa.

Estas actuaciones se suman a las 734 inspecciones realizadas por Consumo en lo que va de año en 564 comercios, en los que ha detectado un 1,63% de irregularidades. Los principales incumplimientos están motivados por no indicar la fecha de inicio y fin del periodo de rebajas (8,09%) y no diferenciar adecuadamente los artículos rebajados de los que no lo están (4,5%), así como no disponer de hojas de quejas y reclamaciones y no exhibir en lugar visible el cartel anunciador de las mismas.

FACUA pide más controles en las rebajas y que se hagan públicas las multas por incumplimiento

FACUA-Consumidores en Acción reclama a las autoridades de Consumo autonómicas más controles en las rebajas para evitar que sigan ocurriendo los falsos descuentos y otras irregularidades que tienen lugar durante este periodo de descuentos. La asociación reclama, asimismo, que se hagan públicas las sanciones por incumplimientos que se detecten durante las inspecciones.

Estas irregularidades suponen un fraude a los consumidores y una práctica de competencia desleal con los establecimientos que aplican en todos los casos rebajas reales, señala FACUA.

La asociación lamenta que las autoridades autonómicas de consumo no desarrollen actuaciones de inspección antes y durante el transcurso de las rebajas para imponer sanciones económicas y hacer públicos los nombres de los comercios que cometen fraudes en los descuentos. La falta de controles, critica, es fruto del creciente abandono de las políticas de protección al consumidor por parte de las comunidades autónomas.

Cada temporada de rebajas, muchos comercios intentan tomar el pelo a los consumidores falseando los precios de una parte de sus productos para hacerles creer que tienen importantes descuentos que en realidad no existen o están hinchados.

FACUA advierte de que también hay empresas que en los días previos al inicio de las rebajas incrementan los precios de muchos productos para después anuncian un descuento de forma fraudulenta.

9 de cada 10 encuestados por FACUA detectaron falsos descuentos

Nueve de cada diez consumidores encuestados detectaron falsos descuentos en las rebajas de verano de 2015. Así lo refleja una encuesta de FACUA-Consumidores en Acción en la que participaron 2.116 ciudadanos.

El 88% de los consumidores que contestó a la encuesta aseguró haber observado descuentos que no eran reales en sus visitas a comercios durante las rebajas de verano. Nada menos que el 25% indica que detectó estas irregularidades en casi todos los establecimientos que visitó, el 29% señala que apreció este fraude en la mayoría de las tiendas y el 34% que lo vio en algunos comercios. Tan solo el 12% plantea que no percibió que hubiese productos con descuentos falsos en ninguna de las tiendas a las que acudió.

Para detectar los fraudes, los usuarios pueden recurrir a anuncios y catálogos publicitarios o recibos de compras recientes y comparar los precios con los que muestren los productos durante estas rebajas.

En caso de que la tienda asegure que un producto tiene un descuento y éste en realidad no exista o su porcentaje de bajada no se ajuste a la realidad, los consumidores pueden realizar fotografías y difundirlas a través de las redes, además de presentar denuncias ante las autoridades autonómicas de protección al consumidor para que apliquen sanciones.

Recomendaciones para los usuarios

FACUA recomienda a los consumidores que no se dejen cegar por los enormes descuentos que supuestamente se aplican en muchos productos y valoren tres elementos esenciales antes de realizar compras: si el precio final es realmente razonable, si el producto resulta necesario o si representa un capricho asumible que no provocará un arriesgado aumento de sus niveles de endeudamiento.

Por otro lado, la asociación recuerda que si los productos adquiridos durante las rebajas tienen algún defecto de fabricación, sea cual sea su porcentaje de descuento, no dejan de tener dos años de garantía, que tiene que asumir el establecimiento. Asimismo, si se adquieren a través de internet, los consumidores tienen catorce días para devolverlos en caso de que se arrepientan.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*