Opinión



Presentan un proyecto para transformar los fosfoyesos en calcita y sulfato con un valor comercial de 24.000 millones

Se realizaría en la superficie de las balsas y eliminaría completamente los residuos

El proyecto propone transformar las 120 millones de toneladas en calcita y sulfato de sodio

La empresa Captura CO2, propietaria de la patente que ha desarrollado las universidades de de Sevilla y de Cádiz y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha presentado en Huelva un proyecto industrial para eliminar los fosfoyesos creando riqueza, empleo y propiciando la reducción de emisiones de CO2. El proyecto propone transformar las 120 millones de toneladas existentes en la ría de Huelva en casi 70 millones de toneladas de calcita y en casi 100 toneladas de sulfato de sodio, con un valor comercial superior a los 24.000 millones de euros en 30 años. Esquivias Fedriani, ha explicado que han iniciado el diseño de una planta piloto, cuya puesta en marcha supone unos 200.000 euros.

El proyecto ha sido presentado este miércoles en la Casa Colón de Huelva en un acto, que ha estado presidido por el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, y en el que han intervenido catedrático de Física de la materia condensada de la Universidad de Sevilla e inventor de la patente, Luis Esquivias, y el doctor de Ingeniería Química y profesor de Ingeniería Termodinámica y Modelado de la Universidad Abo Akademi (Finlandia), Ron Zevenhoven, Premio Nobel de la Paz como experto del Cambio Climático, que ha realizado un proyecto semejante en su país.

El proyecto está basado en una patente internacional y supondrá la transformación de los fosfoyesos en dos productos comerciales muy usados en la industria, la calcita y el sulfato de sodio, mediante la utilización de sosa, y que reducirá las emisiones de CO2 de las industrias del Polo Químico, con la consiguiente mejora del medio ambiente. Según ha explicado el inventor de la patente, la disolución del fosfoyeso en una solución de sosa, que se precipitaría en su mayor parte en cal apagada y daría como líquido resultante una solución de sulfato de sodio. Tras la evaporación del disolvente, el resultado que quedaría es sulfato sódico anhidro.

Este proyecto,  que se realizaría en la superficie de las balsas, propone la transformación de las balsas de fosfoyesos en una superficie limpia, y eliminar completamente los residuos, convirtiéndolos en productos con valor añadido, que podrán ser utilizados por las industrias de la zona para reducir las emisiones de gases contaminantes como el CO2 y el dióxido de azufre (SO2).

La cal apagada reacciona con el CO2 y da como resultado calcita o carbonato cálcico, un proceso que ayuda a eliminar el dióxido de carbono y también la movilidad de los metales traza y los contaminantes tóxicos, y por tanto su transferencias desde la balsa de fosfoyesos hacia el entorno natural.

Los autores de este proyecto han señalado que la solución planteada, además de eliminar las balsas de fosfoyesos, a diferencia de la propuesta actual por parte de Fertiberia de su soterramiento, supondría la recuperación del espacio contaminado con una inversión bastante inferior a la propuesta.

Dicha inversión, además, se recuperaría de tres formas: generando riqueza por la comercialización de los productos resultantes, creando empleo con la construcción de una industria limpia en la zona y rescatando un espacio libre para Huelva.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*