Opinión



Coches mal aparcados pudieron cambiar el itinerario de vuelta de la Hermandad de las Tres Caídas

Lunes Santo de muchos contrastes y emoción

Hasta antes de subir la cuesta de la antigua Vía Paisajística la Hermandad de la Tres Caídas no sabía si podía hacer el recorrido de vuelta por los coches mal aparcados.

Hasta la que Cruz de Guía no llegó hasta el inicio de la cuesta de la antigua Vía Paisajística no se pudo decidir por el Consejo, de acuerdo con la Junta de Gobierno de la Hermandad, el itinerario de vuelta de las Tres Caídas porque los coches mal aparcados en las calles de su barrio podían hacer imposible cumplir con la estación de penitencia inicialmente previsto. Un Lunes Santo de contrastes y emociones con la llegada a la carrera oficial haciendo un largo recorrido el Cautivo -siempre emocionante a su paso por el asilo de Ancianos Santa Teresa de Journet- y la imagen del Perdón. El silencio, como cada año, lo puso el recogimiento en su procesional del Calvario cuya Virgen del Rocío y Esperanza lucía el nuevo y precioso manto que estrenaba este año.

Miles de personas en la cuesta de la Vía Paisajística para la larga chicotá de los pasos del Cristo y de María Santisima del Amor. Lenta, al son de siete marchas de la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesus Nazareno, con la ayuda abriendo el camino por delante del paso de los efectivos de la Guardia Civil que habían venido desde el Polvorín custodiando la imagen. También reforzó la Policía Nacional para que los costaleros pudieran ir subiendo, poquito a poquito, paso a paso, la larga cuesta puesto que eran miles las persona que cubrían z izquierda y derecha la calle. Un auténtico mar humano cubrían, en noche de luna llena, la primera de la primavera que marca cada año la Semana Santa desde que lo decidiera la Iglesia Católica en el Concilio de Trento. Cuanto todavía no había llegado hasta arriba el Cristo ya comenzaba la chicotá el paso de la Virgen. Casi 29 minutos de subida cada uno de las imágenes.

Muchos nazarenos acompañando al Cautivo.
Muchos nazarenos acompañando al Cautivo.

El buen tiempo, aunque refrescara a la caída de la noche, volvió a permitir que todas las hermandades hicieran su estación de penitencia, con alguna que otra queja del delegado de día porque sobre todo las que llegaron desde las barriadas más lejanas porque habían tenido que salvar muchos coches mal aparcados en su transcurrir. Pero con algunos minutos de retraso, que hicieron a la Hermandad del Calvario salir un poco más tardes desde su capilla para acceder de inmediato a la carrera oficial.

Uno de los muchos obstáculos que tuvieron que salvar las hermandades en la tarde del Lunes Santo. En la imagen la del Perdón.
Uno de los muchos obstáculos que tuvieron que salvar las hermandades en la tarde del Lunes Santo. En la imagen la del Perdón.

A la llegada del Cautivo a la calle José Nogales se vivió un momento espontáneo y cargado de amor al dedicar al capataz José Antonio Vargas la levantá al niño José Antonio, de Gibraleón, que por fin el próximo martes, día 18 de abril, tendrá su trasplante de médula al encontrarse dos donantes que son compatibles. El chico y su madre lo agradecieron con mucha emoción.

Los monaguillos de la Hermandad de las Tres Caídas por delante del paso.
Los monaguillos de la Hermandad de las Tres Caídas por delante del paso.

Mucho respeto y orden en toda la carrera oficial, con casi toda Huelva en la calle disfrutando de una Semana Santa como hacía años que no ocurría por culpa del mal tiempo, Había ganas de ver todas las imágenes en la calle después de la celebración de la Magna en el año de Misericordia.

Manto que estrenaba a Virgen del Rocío y Esperanza de la Hermandad del Calvario.
Manto que estrenaba a Virgen del Rocío y Esperanza de la Hermandad del Calvario.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*