Crece la preocupación en los centros educativos de Huelva por la violencia de género

El 37% de solicitudes para charlas de Policía Nacional y Guardia Civil son sobre esta materia

Alertan de la violencia de género que se ejerce y se sufre a través de las nuevas tecnologías

Los centros docentes de Huelva muestran una creciente preocupación por la violencia de género, según las cifras del Plan Director para la convivencia y mejora de la seguridad en los centros educativos, que se gestiona desde la Subdelegación del Gobierno en coordinación con la Delegación Territorial de Educación.

Una muestra de ello, es que se contabilizan 71 solicitudes, un 37% del total de las recibidas de centros y AMPAS, para que las charlas a impartir por miembros de la Policía Nacional y Guardia Civil versen sobre violencia de género.

La subdelegada del Gobierno, Manuela Parralo, ha asistido este viernes, en vísperas del Día Internacional contra la Violencia de Género, a las charlas que imparte Policía Nacional en el IES Fuentepiña de la capital onubense sobre prevención de la violencia de género, donde se ha referido a las cifras oficiales sobre esta materia, que según ha señalado, “son incomprensibles en una sociedad, como la nuestra, comprometida con erradicar este problema”.

Parralo, que ha estado acompañada por el delegado de Educación, Vicente Zarza, ha subrayado  que junto a las conductas más graves, con víctimas mortales, “coexisten en el día a día de las relaciones entre chicas y chicos otras conductas, muchas penalmente punibles, que nuestras jóvenes no perciben ni reconocen como manifestaciones de violencia de género”.

Por todo ello la labor de los miembros de  las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, responsables de la ejecución de este Plan del Ministerio del Interior, se centra en ofrecerles información para que sean capaces de identificar otras manifestaciones de otras formas de violencia de género, distintas a la violencia física y, que también pueden estar presentes en sus relaciones, como es la ejercida a través de la violencia de control o la violencia emocional, control de sus horarios, control sobre sus amistades o de las relaciones con su familia, control de sus perfiles en redes sociales así como en general, de aquello que las chicas pueden o no hacer. Se trata de que el alumnado aprenda a identificar como tal violencia,  los insultos, intimidaciones, los menosprecios, humillaciones delante de otras personas, asustarlas o amenazarlas verbalmente con hacerles daño; conductas que no se han de tolerar.

En estas charlas también se pone el acento en la importancia de que las relaciones han de basarse en la igualdad y no en la desigualdad, eliminando roles sexistas muy arraigados entre ambos sexos y en desmontar falsos mitos en torno al amor, ya que se ha de tratar de que no normalicen la violencia en sus relaciones de pareja.

Igualmente los agentes han dedicado parte de su intervención a la violencia que se ejerce y se sufre a través de las nuevas tecnologías, ya que los jóvenes, nativos digitales, no son conscientes del riesgo del uso y utilización de las nuevas tecnologías como herramienta para el dominio, control y limitación de la libertad de las jóvenes, que pueden causarles graves daños al honor y a su imagen pública en las redes sociales, insistiendo en la importancia de abrirse a su entorno familiar, a su profesores y a los propios agentes, cuando sufran algún episodio de violencia de género.

De ahí que, como ha insistido la subdelegada “sea de suma importancia, junto a las campañas de sensibilización, la intervención de los distintos profesionales, en este caso de los Cuerpos de Seguridad de Estado, manteniendo un contacto directo con los chicos y chicas de los centros”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*