La intoxicación por metadona de seis funcionarios de la prisión de Huelva fue un envenenamiento intencionado

La sustancia se inyectó en un tetrabrick de leche

Centro penitenciario de Huelva

Las investigaciones que se llevan a cabo tras la intoxicación de metadona de seis enfermeros del Centro Penitenciario de Huelva la pasada semana apuntan a que se debió a un envenenamiento intencionado, y no sería la primera vez. La metadona se habría inyectado en un tetrabrik de leche que consumieron los seis funcionarios que tuvieron que ser ingresados en el hospital.

Según las investigaciones, se han producido otros tres casos desde agosto, aunque entonces se pensó que las intoxicaciones eran alimentarias. En esta ocasión, los seis funcionarios afectados se sintieron indispuestos con mareos y vómitos después de desayunar con la leche que contenía la metadona.

Los funcionarios de prisiones vienen reclamando más seguridad y personal, ya que consideran que son necesarios unos cincuenta funcionarios más.

La metadona es un opiáceo empleado en el tratamiento de los efectos del síndrome de abstinencia en los heroinómanos y se dispensa en las cárceles bajo estricto control médico. Se considera una droga peligrosa en grandes dosis.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*