Opinión



La Universidad de Huelva avanza en su proyecto de cooperación en Senegal

La institución colabora con el Instituto Jane Goodall España en los trabajos de conservación de los recursos naturales para el desarrollo sostenible en la Reserva Natural de Dindefelo

La Universidad de Huelva está participando activamente en un proyecto de cooperación que se desarrolla en la Reserva Natural Comunitaria de Dindefelo, en Senegal, que está financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aacid) y en el que trabaja conjuntamente con el Instituto Jane Goodall España, la ONG local Neene Ladde y la propia Reserva Natural. La participación de la Onubense se lleva a cabo a través del trabajo que desarrolla un grupo de profesores especializados de su Departamento de Ciencias Agroforestales.

Dindefelo se sitúa en el sureste de Senegal, en una de las zonas más septentrionales del continente con poblaciones del chimpancé de África Occidental, una subespecie amenazada de este primate para la que la catalogación en 2010 de 13.000 hectáreas como Reserva Natural Comunitaria supone un paso decisivo por el nivel de protección que otorga. El valor de la biodiversidad de flora y fauna de la zona no dejan lugar a duda sobre la importancia de mantener su riqueza natural a salvo de cualquier tipo de destrucción.

La Universidad de Huelva colabora en este proyecto desde 2015, cuando comenzó a realizar un inventario de la Reserva con el objeto de conocer más a fondo la distribución, composición y estructura de los bosques donde habita esta especie de primate, teniendo siempre presente que la conservación de la misma requiere el mantenimiento de su hábitat y la colaboración de la población y, por lo tanto, un conocimiento exhaustivo que permita tomar las adecuadas medidas de gestión. En esa primera fase participaron cinco estudiantes, realizando dos de ellos su trabajo fin de grado en ese marco.

En la actualidad y continuando con el desarrollo del proyecto, hay un ingeniero forestal y del medio natural contratado por la propia institución académica y dos estudiantes, alojándose todos ellos en Nandoumari, una pequeña aldea que está situada a más de 15 horas de viaje desde Dakar, que cuenta con un difícil acceso y que no posee suministro de electricidad ni de agua corriente. Los estudiantes se alojan con familias locales, integrándose en la vida rural y viviendo una experiencia dura pero altamente ilusionante.

Dentro de este marco, hace unas semanas se inauguró en esa aldea el Centro de Formación Agroforestal, un edificio que será utilizado para la organización de programas formativos sobre diversas técnicas agrícolas, ganaderas y forestales que contribuyan al desarrollo rural sostenible y a la seguridad alimentaria y que también servirá como centro de reuniones de la comunidad.

El evento fue organizado por el presidente del Instituto Jane Goodall, Federico Bogdanowicz, y por su equipo técnico, asistiendo al mismo las autoridades locales y alrededor de 200 personas pertenecientes a la comunidad y contando también con la presencia de la vicerrectora de Internacionalización de la Onubense, Reyes Alejano; del director de Cooperación Internacional de la institución académica, Francisco Marín; y del director del proyecto y profesor del Departamento de Ciencias Agroforestales, Juan Manuel Domingo.

La protección de las poblaciones amenazadas de chimpancés y la conservación de sus hábitats son objetivos prioritarios del Instituto Jean Goodall, con el que colabora la Universidad de Huelva. Estos objetivos precisan de la implicación de una población local que está muy necesitada de recursos básicos, por lo que resulta fundamental la educación junto a una transformación socioeconómica que convierta la conservación de los recursos naturales en una fuente de desarrollo sostenible para las poblaciones locales, siguiendo la filosofía de la fundadora de este organismo, la científica Jane Goodall.

La implicación de la Onubense es una muestra de lo que este proyecto ha supuesto y sigue suponiendo para la institución, que cree firmemente en el mismo como una gran oportunidad para contribuir a través de sus conocimientos técnicos y científicos a la conservación de especies y formaciones vegetales en peligro y al desarrollo de comunidades muy vulnerables, implicando al mismo tiempo a los estudiantes para que se alejen de la comodidad de su entorno conocido y emprendan una aventura personal y profesional que marcará sus vidas.

Esta tarea en Senegal no es, de cualquier modo, una acción aislada en la política de cooperación internacional al desarrollo de la institución académica, que tiene ya en marcha proyectos de intercambio universitario con Namibia, Camerún y Sudáfrica.

 

La institución colabora con el Instituto Jane Goodall España en los trabajos de conservación de los recursos naturales para el desarrollo sostenible en la Reserva Natural de Dindefelo

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*