Opinión



Vecinos de Costa de la Luz culpan de dejadez de funciones al Ayuntamiento por el estado del barrio

Hay inseguridad, falta de infraestructuras, suciedad y hartazgo

El barrio y su entorno se encuentran en un pésimo estado

Los vecinos del barrio Nuevo Molino han vuelto a reclamar al Ayuntamiento de Huelva la atención que se les niega al haber reclamado insistentemente una solución para su problemática tanto de infraestructuras como de drogas, prostitución… Los vecinos que cada jueves se concentran para pedir el desalojo del local ocupado en la avenida Costa de la Luz, en el que además de servir de lugar de venta y consumo de drogas, se ejerce la prostitución y se realizan todo tipo de actividades ilegales a las que el Ayuntamiento de Huelva ya debía de haber dado el cierre. “Si yo tengo un comercio y lo dedico a fumadero de opio, ¿me lo cerrarían?”, se pregunta una vecina de la calle Punta Umbría, que nos muestra su preocupación por el peligro que representa tener esa “bomba de relojería ahí”.

Los vecinos se quejan de inseguridad y también se han quejado ya algunos taxistas con los que hemos hablado. “No es la primera vez que traemos a gente a ese local y nos dejan a deber dinero, o se enfrentan a nosotros cuando se lo reclamamos”, narraba un profesional del taxi, que también se queja de los atascos que se producen en la zona desde que se abrió el Hospital Costa de la Luz. “No me explico como no se tuvo en cuenta que la zona aumentaría el tráfico y que la salida es un cuello de botella”, “debieron planificar las cosas de otro modo, porque hay que tener en cuenta que el uso para el que estaba destinado ese solar no era ese”, sigue explicando el taxista, que dice: “Ni te cuento ya la que se lía cuando hay atasco y tiene que entrar una ambulancia… El Ayuntamiento debía haberlo previsto sobre todo cuando dio la autorización para construir el segundo edificio; era su obligación, pensar en los vecinos”.

“Por no tener no tenemos ni una rampa en condiciones. Vienes del mercado y te encuentras con tres rampas, si tres, y las tres con dos escalones o bordillos cada una”, comenta otra vecina, que harta nos dice: “¿Se puede hacer peor?, pues sí, cuando por fin has escalado el Everest con el carro te pones en peligro para cruzar a tu bloque, porque viniendo de la plaza de Toros y tras cruzar la avenida Unión Europea, si entras por esas rampas no te encuentras paso de cebra. Antes no había problema, pero ahora con el tráfico que hay por el Hospital, te juegas la vida”.

“Bueno y si llegas con los huevos enteros será de milagro”, comenta una señora que nos explica el estado en el que se encuentra el paso de cebra por el que tienen que transitar para llegar al Mercado de la Merced. “De vergüenza como nos tienen”.

 

 

A Mari Carmen no le importa que demos su nombre, “ponlo, ponlo, me da igual”. “Las aceras están de museo, todas ladeadas o rotas, y antes íbamos por la calzada, ahora con el tráfico y los gorrillas, imposible”. “Además está el problema de las cacas de perros y la suciedad que gracias al personal que transita ultimamente por la zona tenemos que aguantar”. A los del centro les toca la cera esparcida por los acerados desde la Semana Santa, que ahora tampoco quitan, pero a nosotros la mierda de perro”, dice muy enfadada, culpando al alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, de dejadez de funciones, “porque esto es insalubre y hasta peligra la seguridad de las familias que viven en el bloque del local de los ocupas”. “Pero si se han llegado a meter en un portal para drogarse y lo sabe y no hace nada, con la de criaturas que vuelven de clase solas o los jóvenes que vienen de noche los fines de semana”, recalca.

“Es indignante, si se creía que con pintar un puente nos iba a contentar…”, comenta un vecino que porta una bandera pirata, las mismas que están colocando en las fachadas los vecinos en señal de protesta

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*