AIQBE ostenta la quinta parte de la producción industrial en Andalucía en 2018

Las fábricas alcanzaron 2.231 empleos directos con un salario medio bruto anual que prácticamente duplica la media andaluza

Un momento de la intervención de Carlos Ortiz durante la presentación de la memoria

La Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas de Huelva (AIQBE) cerró 2018 acumulando una quinta parte de toda la producción industrial de Andalucía, con 9.575 millones producidos frente a los 49.638 del total regional, según indican los datos ofrecidos en la Memoria Anual del pasado ejercicio.

La presentación de este documento, que ha tenido lugar en la Federación Onubense de Empresarios (FOE), contó con la presencia del alcalde de Huelva, Gabriel Cruz; el consejero de Hacienda, Industria y Energía de la Junta de Andalucía, Juan Bravo, y el presidente de AIQBE, Carlos Ortiz, quienes ofrecieron los principales indicadores de la memoria 2018, en la que se recoge también que un 27% de la producción corresponde a las exportaciones, mientras que un 41% fue destinado a otras comunidades autónomas españolas.

El alcalde de Huelva ha felicitado a la AIQBE por los resultados de 2018 y por el ejercicio de “responsabilidad y transparencia” que supone la presentación de la Memoria, un acto que “pone en valor lo que supone la industria para Huelva en términos de empleo, de valor añadido bruto o de inversiones”.

Gabriel Cruz ha manifestado que “Huelva es un lugar de oportunidades para la implantación de nuevos proyectos para y mejorar los que tenemos, para que hablemos de industria sin complejos”, desde el convencimiento del “papel” que el sector tiene y ha tenido en el “progreso y el desarrollo de la sociedad”.

El consejero de Hacienda, Industria y Energía ha alabado la “estabilidad” que ha aportado la industria a la economía en momentos de crisis y ha mostrado la disposición del Gobierno andaluz a colaborar con este sector, porque “sin la historia de la industria no se puede explicar la historia de Huelva”.

Juan Bravo ha enfatizado que el “compromiso” de la Junta no se queda solo en que “este enclave siga produciendo durante muchas décadas” en Huelva, sino que además “cada proyecto de inversión cumpla todos los trámites administrativos con la mayor agilidad posible, convirtiéndose en un caso de éxito tanto desde el punto de vista empresarial como administrativo”.

Por su parte, el presidente de la AIQBE ha destacado que estas empresas conforman “uno de los núcleos industriales europeos más importantes para nuevos proyectos”, que mantiene además una relación “cercana y necesaria” con la sociedad, desde el convencimiento de que “la simbiosis entre industria y sociedad es sin duda la base de nuestro éxito futuro y la guía para seguir creciendo en años venideros” y con la vocación de que en 2020 “traeremos nuevos y mejores resultados para sentirnos orgullosos”.

Carlos Ortiz ha indicado que los datos de la Memoria de la Asociación en 2018 constatan “el extraordinario estado de salud que vive hoy el sector químico onubense, un sector que entre todos hemos contribuido a posicionar en las cuotas más altas de producción, de gestión, de innovación y de cuidado del entorno”.

Entre las prioridades de futuro, ha señalado el desafío de afrontar los costes de la energía, la necesidad del dragado de la Ría de Huelva, el impulso al Corredor Atlántico ferroviario y, en materia de aguas, el suministro mediante el Túnel de San Silvestre.

Datos de la Memoria

Por ámbitos de actividad, el refino de petróleo, regasificación de gas natural licuado, almacenamiento y transporte de combustibles copó el 63,3% de la producción (6.067 millones de euros); la metalurgia del cobre un 20,4% (1.950 millones,); los productos químicos básicos un 14,4% (1.378 millones) y la generación eléctrica un 1,9% (180 millones).

En su conjunto, la producción de estas 15 plantas -pertenecientes a las 14 empresas socias de la AIQBE- creció en 2018 un 13,6% con respecto al ejercicio anterior.

Por su parte, los ingresos de estas empresas se situaron el año pasado en 10.526 millones de euros, una cifra que, comparada con los gastos de explotación (9.500 millones) y el resto de parámetros, arroja un resultado de explotación (EBITDA) de 1.270 millones.

Impacto de 1.845 millones para la provincia de Huelva

El Valor Añadido Bruto (VAB) de estas plantas alcanzó los 1.845 millones, sumando el impacto directo (1.441 millones), el indirecto (269 millones) y el inducido (135 millones). De esta forma, por cada euro de impacto directo se generaron 1,28 euros para la provincia de Huelva.

Por su parte, fueron 10.136 los puestos de trabajo asociados a las industrias químicas de Huelva, tanto empleos directos (2.231) como indirectos (5.562) e inducidos (2.343). Las empresas de AIQBE generan, así, un 5,5% del empleo total de la provincia y logran que por cada empleo generado de manera directa se creen 4,54 puestos de trabajo en Huelva.

En cuanto a los 2.231 empleos directos de la AIQBE, cabe destacar que en un 70% son de titulados superiores (universitarios o FP superior) y un 92% son indefinidos, además de que el salario bruto anual duplica prácticamente el de la media andaluza. Las empresas de la AIQBE invirtieron más de 126 millones en salarios, aportando 32 millones a la Seguridad Social e incluyendo entre los beneficios sociales a los trabajadores la cobertura de gastos familiares, primas de seguros, transporte colectivo, aportaciones a planes de pensiones o prestaciones post-jubilación.

Entre los 7.905 empleos indirectos e inducidos que facilitan estas industrias, destacan los 4.668 correspondientes al sector servicios, 1.856 en la industria, 1.218 en la construcción y 169 en el sector primario. Este empleo inducido es paralelo al valor añadido que genera la industria en otros sectores de la economía onubense, que se sitúa en 404 millones divididos también entre el sector servicios (56%), industria (26%), construcción (17%) y sector primario (1%).

Responsabilidad social corporativa

Por otra parte, las compañías de la Asociación, dentro de sus respectivas políticas de responsabilidad social corporativa, destinaron 1,4 millones de euros en 2018 a diferentes políticas de inserción social, alineadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y que abordaron, entre otras, acciones relacionadas con la educación, las alianzas institucionales o la salud y bienestar.

En este sentido, las empresas que conforman la AIQBE promovieron el año pasado la impartición de 1.400 cursos, con 160.000 horas de duración, de los que se beneficiaron más de 7.500 personas, con un especial protagonismo de la Formación Profesional Dual.

Además, la contribución de estas empresas a las arcas locales, autonómicas y portuarias en impuestos, tasas y cánones se situó en 26,13 millones de euros, correspondientes mayoritariamente a IBI (55,2%), IAE (23,0%) y canon por ocupación de terrenos (18,5%).

La Memoria recoge también que AIQBE aumentó sus inversiones en seguridad y salud laboral más de un 29% en 2018, hasta alcanzar los 15,5 millones, que representan un 6% de la inversión total.

Con respecto a los indicadores medioambientales, la mejora ha sido generalizada, de acuerdo con la monitorización recogida en 79 puntos de emisiones y 33 de vertidos, unidos a 78 inspecciones externas.

Inversiones

Las inversiones en su conjunto se situaron el año pasado en 256 millones de euros (un 1,18% más), con lo que el acumulado del último lustro se eleva ya a 933 millones, con especial prevalencia, el pasado ejercicio, de las inversiones en el proceso productivo, que se situaron en 216 millones de euros.

En cuanto a gastos de explotación, los 9.500 millones que dedicó AIQBE incluyeron entre otros conceptos 7.487 millones correspondientes a materias primas y materias auxiliares; 437 millones a consumo de energía eléctrica, combustibles y agua de proceso; 107 millones a los gastos en transporte y servicios portuarios y 856 millones a otras compras y servicios (como mantenimiento, repuestos y materiales de consumo o vigilancia).

Además, los datos de logística apuntan que las empresas de AIQBE registraron la salida de 24.281.938 toneladas de productos y la entrada de 23.066.519 toneladas de materias primas y auxiliares.

Las empresas mejoraron sus indicadores medioambientales y destinaron 1,4 millones a proyectos de carácter social

La Junta directiva de AIQBE, encabezada por su presidente, Carlos Ortiz, junto al consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo, y el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz

Bravo confía en que la agilización de inversiones industriales sirva de “efecto llamada” 

El consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo, ha mostrado su confianza en que la norma que prepara el Gobierno andaluz y que tramitará el próximo mes de septiembre se traduzca en una gestión más ágil de los trámites y procedimientos administrativos que afrontan los proyectos industriales para que estos se conviertan en “casos de éxito” y sirvan, a su vez, de “efecto llamada” para atraer nuevas inversiones industriales a Andalucía.

Para lograrlo, el consejero ha destacado que la nueva norma recogerá una definición “más clara y directa” de lo que deben ser considerados proyectos de interés estratégico, así como los requisitos en términos de inversión, empleo o impacto social que deben cumplir y los procedimientos para acelerar su desarrollo, junto a un cronograma preciso de la tramitación de los permisos.

En el acto de presentación de la Memoria 2018 de las empresas que conforman la Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas de Huelva (AIQBE), Bravo ha señalado que “la agilidad no está reñida con el rigor en el cumplimiento estricto de la normativa” y ha añadido que el procedimiento para la declaración de un proyecto como estratégico para Andalucía ha de ser simple, ya que “el éxito final del proyecto estará siempre condicionado al resultado de los distintos procedimientos de autorizaciones y licencias que procedan, que deben cumplirse de manera muy rigurosa”.

“El objetivo es tener casos de éxito, pero si algún proyecto es inviable, el inversor tiene derecho a tener esa información lo antes posible, sin causar costes económicos añadidos al proyecto, lo cual también dotará a Andalucía de una mayor seguridad jurídica”, ha defendido el consejero.

Junto a la redefinición de los proyectos de interés estratégico, la norma en la que trabaja el Gobierno también simplificará trabas fundamentalmente en materia medioambiental. “No hay en ningún caso desregulación, sino la armonización plena de una serie de requisitos con la normativa estatal y la simplificación en el caso de que la regulación de la comunidad presente duplicidades que lleven a confusión”. Bravo ha explicado que se trata de seguir las directrices de la Unión Europea, evitando la sobrerregulación o la regulación redundante y dispersa.

Estos cambios afectarán a la Ley de Gestión Integrada de Calidad Ambiental, a la Ley de Salud Pública de Andalucía y a la  , que en determinadas disposiciones y artículos se van a equiparar a las normas estatales y sectoriales. Por su parte, en el ámbito urbanístico, se van a revisar los procedimientos de implantación sobre suelo no urbanizable de infraestructuras de interés general, previstos en la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía.

Asimismo, el Gobierno andaluz tramitará una segunda norma orientada a mejorar estrictamente la regulación industrial que atañe a la inspección de industrias y a especificaciones técnicas de algunos tipos de instalaciones, ámbitos en los que la normativa estatal está suficientemente desarrollada, con lo cual la coexistencia con la
normativa autonómica genera controversia y confusión.

Uno de los campos con un amplio margen de mejora afecta directamente a la telematización de los trámites burocráticos, como viene reclamando el sector industrial y empresarial. En este sentido, el consejero ha indicado que se trata de “una oportunidad para armonizar la documentación y los datos solicitados para un mismo trámite en todas las Delegaciones de la Junta, así como para garantizar la integridad de las solicitudes por parte de los interesados”.

En total, el grupo de trabajo de simplificación de trabas administrativas y burocráticas de la Comisión Interdepartamental para la Promoción de la Industria ha analizado 70 normas y procedimientos, que afectan a más de 640.000 expedientes. Es solo un primer paso. Está previsto que antes de final de año el grupo de trabajo lanzará una nueva batería de medidas para avanzar en la agilización de los proyectos de carácter industrial.

Bravo en la presentación de Aiqbe

 

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*