España aumenta un 1,8% su consumo energético en 2018 y reduce un 1,6% sus emisiones de CO2

La generación eléctrica, cayó en España un 0,2%, con las energías renovables (eólicas y solar) como fuente con mayor peso en el 'mix' de generación eléctrica (25,7%)

El consumo energético en España creció un 1,8% el pasado año, mientras que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) descendieron un 1,6%, a diferencia de lo ocurrido a nivel mundial, ya que estas emisiones crecieron un 2% en todo el mundo.

Así consta en el informe ‘BP Statistical Review of World Energy 2019’, que revela un aumento de la demanda global de energía del 2,9% respecto a 2017.

En España, el cambio más relevante en el consumo de energía se registró en la hidráulica, donde los datos de precipitaciones catapultaron la demanda de esta tecnología un 87,4%, pasando a representar un 5,6% de la energía consumida frente al 3% de 2017, récord negativo de la hidráulica.

Frente a ella, el consumo de carbón, disparado en 2017 como sustituto de la energía hidráulica, se contrajo un 17,3% en 2017; el gas descendió un 0,8%, y la energía nuclear lo hizo en un 4,3%.

De esta forma, el ‘mix’ de consumo energético en España dejó al petróleo con un 47,13% de la demanda, el gas natural con un 19,14%, las renovables (eólica y solar) con un 11,32%, la nuclear un 8,91%, el carbón un 7,87%, y la hidráulica un 5,63%.

Respecto a la generación eléctrica, cayó en España un 0,2%, con las energías renovables (eólicas y solar) como fuente con mayor peso en el ‘mix’ de generación eléctrica (25,7%), seguida del gas natural (20,8%), la energía nuclear (20,2%), el carbón (14%) y la energía hidroeléctrica y el petróleo (5,7%).

LAS RENOVABLES CRECEN

Este ‘mix’ energético a nivel mundial se distribuyó entre un 33,6% de petróleo, un 27,2% de carbón, un 23,9% de gas natural, un 6,8% de hidráulica, un 4,4% de nuclear y un 4% de renovables (eólica y solar).

Desde BP explican el aumento del 2% del aumento de las emisiones en un incremento de la demanda de la energía (2,9% más que en 2017) y en la insuficiencia de las renovables para cubrirla (un 25% frente al 75% en combustibles fósiles, pese a crecer un 14,5%), con India, China y Estados Unidos como principales protagonistas del aumento de emisiones.

Sin embargo, además del crecimiento económico, en la compañía energética destacan que en países como Estados Unidos nunca se había registrado un año con más días de temperaturas extremas, de exceso de calor o frío, lo que explica también la subida de la demanda energética.

El aumento de emisiones significa 500 millones de toneladas de CO2 más sobre la atmósfera, dos veces el volumen de emisiones realizadas por España. “Estamos en una senda que pensamos que es insostenible, porque nos estamos desviando cada vez más de los Acuerdos de París”, ha aseverado el presidente de BP España, Luis Aires.

Desde la compañía han defendido que la transición energética se haga “de la forma más rápida y eficiente posible”, y para ello han reclamado el incentivo de las tecnologías menos contaminantes con el fin de que puedan competir, a costa de penalizaciones, pero no impulsar prohibiciones de tecnologías.

“La manera más eficiente y eficaz es un coste transparente y claro sobre el CO2 para que las que más emiten sean más caras. Esto no se resuelve con un Gobierno decidiendo tecnología A, B o C”, ha dicho Aires, que ha valorado positivamente los cambios en los proyectos legislativos que prepara Sánchez.

Así, cree que hay combustibles líquidos bajos en carbono o los combustibles sintéticos que “van a tener que formar parte” de la transición energética, ante las dificultades para electrificar transportes como el avión, el barco o el camión, o por ejemplo proyectos de “secuestro y captura de carbón” que acabaría con emisiones netas cero.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*