Opinión



María Ponce: “Si a Caraballo le queda un ápice de decencia política, debería dimitir inmediatamente”

María Ponce, diputada provincial de Cs

“Por más que ha intentado escurrirse de la acción de la Justicia, Ignacio Caraballo va a tener que enfrentarse al momento más deshonroso de su carrera política y haría bien en ahorrar a todos los ciudadanos de Huelva el bochorno de que sea el presidente de la Diputación Provincial el que se siente en el banquillo de los acusados del caso Aljaraque”, ha manifestado este sábado la diputada provincial de Ciudadanos, María Ponce, tras conocerse la confirmación de las imputaciones por un asunto de presunta corrupción política que afecta, además, al Ayuntamiento del que es concejal.

“Bastante vergonzoso ha sido ya tener como máximo representante de la institución que aúna a todas las entidades locales de nuestra provincia a una persona tan gravemente salpicada por la sombra de la presunta corrupción como es Ignacio Caraballo”, ha lamentado Ponce, “quien, durante todo este tiempo, ha tratado de escabullirse de la acción de la Justicia cuando lo más decente y lo más lógico, si verdaderamente se considera inocente, habría sido enfrentarse a un jurado y disipar de una vez toda sombra de duda”. Además, “si no lo hace, debe ser el PSOE el que lo cese de forma fulminante en cumplimiento de su tan cacareado código ético”, recuerda la diputada naranja.

“No estamos hablando de cualquier delito”, ha remarcado Ponce. “El presunto delito de corrupción, el supuesto intento de soborno que pesa sobre Ignacio Caraballo es sin duda de los más infames que puede cometer un político, puesto que supone romper las reglas más elementales del juego democrático”. “La presunta compra de voluntades, el cohecho, es una sombra demasiado alargada y demasiado oscura y a cada minuto que pasa sin que Caraballo asuma su responsabilidad y deje la presidencia, la Diputación queda más y más devaluada y mancillada”, recuerda la diputada, que, desde el respeto más escrupuloso a la presunción de inocencia y a la independencia de los procesos judiciales, entiende que si el secretario general de los socialistas onubenses se sienta en el banquillo, “la Diputación no tiene por qué sentarse con él”.

“Lo más sano para la institución sería que diera un paso adelante y si verdaderamente le importa la Diputación y todas las personas que la integran, que dimita cuanto antes”. María Ponce ha pedido explicaciones a la portavoz socialista en el Ayuntamiento de Aljaraque y exalcaldesa, Yolanda Rubio, “puesto que, si aquellos hechos realmente se pudieron producir, tuvieron que ser con su connivencia”. La edil de la formación naranja ha lamentado que la imagen de Aljaraque vuelva a verse manchada por la irresponsabilidad de los socialistas “al dar la localidad nombre a uno de los casos de corrupción más bochornosos de los últimos 40 años de democracia en la provincia onubense”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*