El precio de los carburantes se abarata hasta un 0,25% y suma su segunda caída consecutiva

Baja el precio de la gasolina y el gasóleo esta semana

El precio de los carburantes se ha abaratado esta semana hasta un 0,25%, encadenando así su segunda caída consecutiva tras romper con la espiral que le había llevado a encadenar doce semanas seguidas de subidas desde los mínimos que tocó a principios de mayo, en plena pandemia del coronavirus.

En concreto, el precio medio del litro de gasóleo ha caído esta semana ese 0,094% con respecto a la semana anterior, hasta situarse en los 1,059 euros, según datos del Boletín Petrolero de la UE. En el caso del litro de gasolina, esta semana ha descendido un 0,26%, registrando su segunda caída seguida, para retroceder a un precio medio de 1,159 euros.

A pesar de este nuevo descenso en la semana, desde que se rompió en mayo la tendencia bajista que llevaban los carburantes el precio del litro de gasolina ha recuperado un 8,1% desde los mínimos que tocó, mientras que el del gasóleo sube un 8%.

No obstante, a pesar de este incremento en los últimos meses, con respecto a la misma semana de agosto del año pasado, el diésel y la gasolina son todavía un 12,3% más baratos. En concreto, en la segunda semana de agosto de 2019, el precio medio del litro de gasóleo era de 1,208 euros, mientras que el de gasolina se situaba en los 1,321 euros.

La estabilización en los precios de los carburantes de los últimos meses viene acompañada de la remontada en los precios del crudo, tras su desplome en lo más duro de la crisis del coronavirus.

A pesar del encarecimiento de los precios en España, la gasolina sigue estando más barata respecto a la media de la Unión Europea (UE) y la zona euro, donde el litro cuesta 1,270 euros y 1,314 euros, respectivamente, al mismo tiempo que el litro de gasóleo cuesta de media 1,139 euros en la UE y 1,158 euros en la eurozona.

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*