La Escuela de Exploradores cierra con éxito una edición adaptada a las limitaciones del Covid-19

Casi medio millar de menores han participado en Marismas del Odiel del campamento de la Junta y Atlantic Copper

Los alumnos han llevado a cabo durante la jornada de clausura un control de plantas invasoras en Marismas del Odiel

El campamento estival Escuela de Exploradores del Paraje Natural Marismas del Odiel ha cerrado este viernes sus puertas con una participación de 481 menores, una cifra marcada por las limitaciones derivadas de la pandemia del Covid-19.

La Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y Atlantic Copper, impulsores del campamento desde 2012, tuvieron que restringir las matrículas al 60 por ciento al inicio del verano, además de adoptar un estricto protocolo de instalaciones, distanciamiento, higiene y uso de mascarillas. El condicionante de disminuir el cupo ha provocado que se rompa la tendencia progresiva de aumentar cada año la participación, pero el balance es positivo de una Escuela de Exploradores que se ha desarrollado sin incidencias pese a las dificultades.

La organización, además, ha realizado un gran esfuerzo para adaptar la metodología a los recursos autorizados para estas inéditas circunstancias sin renunciar al juego, la experimentación y el autodescubrimiento, las señas de identidad del campamento, que acoge a niños de 4 a 14 años de edad.

Los alumnos han llevado a cabo durante la jornada de clausura un control de plantas invasoras en Marismas del Odiel. Se han desplazado a la playa de El Espigón para desarrollar una acción de identificación y retirada de onagra costera (Oenothera drummondii), una especie con afección a esta zona.

Otras actividades singulares que han formado parte del programa han sido la recogida de basuras en las salinas tradicionales de Bacuta, la exploración de la flora y fauna en el entorno de la Laguna del Portil, la identificación de constelaciones y estrellas y la visita al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA). Los menores también han completado una jornada de sensibilización contra las colillas en la playa de El Espigón con la distribución de ceniceros realizados por ellos mismos con material reutilizado.

Como temáticas generales que definen la Escuela de Exploradores se han abordado la introducción a Marismas del Odiel y técnicas básicas de exploración, la iniciación al cuaderno de campo, las salidas de campo, la identificación y marcaje de aves, el seguimiento de los ciclos mareales y lunares, la observación de aves en las lagunas, las manualidades con elementos naturales y los experimentos científicos.

El equipo multidisciplinar que coordina y dirige el campamento, por el que han pasado en nueve años de implantación 3.750 menores, está compuesto por 12 personas, que se han encargado de aplicar los programas de lunes a viernes de 7.30 a 15.30 horas. La Escuela de Exploradores reúne a ambientólogos, biólogos, historiadores, ingenieros forestales, ornitólogos, educadores infantiles y educadores sociales.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*