Opinión



La comunicación debe ser la aptitud principal de un jefe, según el 37% de los trabajadores

Hoy 16 de octubre se celebra el Día Nacional del Jefe

"El Día Nacional del Jefe", y tiene como finalidad agradecer y reconocer el trabajo diario de los líderes de equipo

La web especialista de empleo jobatus.es, ha realizado un estudio sobre el Día Nacional del Jefe por celebrarse hoy 16 de octubre. Para acompañar al mismo, hemos elaborado un informe sobre qué cualidades consideran los empleados que debe poseer un buen líder, basándonos en una muestra de 4.800 trabajadores. Según hemos concluido, el 37% opina que la comunicación debe ser su mayor aptitud.

Los jefes, como cualquier trabajador de cada gremio, también tienen su día especial. El 16 de octubre se celebra “El Día Nacional del Jefe”, y tiene como finalidad agradecer y reconocer el trabajo diario de los líderes de equipo.
Este día se presenta como una oportunidad para todos los trabajadores de mostrar respeto y aprecio por aquellos que se encuentran en la cima de la escala corporativa, y que tienen que superar grandes dificultades laborales con un grupo de trabajadores a su cargo.
¿Cuál es el origen del Día Nacional de Jefe?
El Día Nacional del Jefe tiene su principio en 1958, cuando una secretaria llamada Patricia Bays Haroski lo registró en la Cámara de Comercio de Estados Unidos. La misma trabajaba para su padre en una empresa llamada State Farm Insurance y sentía que el trabajo y el esfuerzo de su progenitor no era reconocido por los trabajadores. Con el fin de inmortalizarlo y hacer honor al esfuerzo y trabajo que asumió para mantener la empresa a flote, patentó el día del cumpleaños de su padre como el Día Nacional del Jefe.
Esta festividad no fue oficial hasta cuatro años más tarde, cuando Otto Kerner, Gobernador de Illinois, apoyó definitivamente el registro de Haroski y lo convirtió oficialmente en un festivo nacional.
Dos décadas más tarde, en 1979, este día se había vuelto tan popular que la empresa estadounidense especialista en tarjetas de regalo Hallmark Cards, Inc, fabricó tarjetas exclusivas del Día Nacional del Jefe para que los trabajadores pudieran obsequiar a sus superiores.
Años más tarde y cuando esta conmemoración aumentó en popularidad, miles de trabajadores se opusieron a su continuidad por el escenario laboral que disfrutan los empleadores, a diferencia del que se encuentran los empleados.
Las diferencias horarias, económicas y de poder argumentaban la extinción del Día Nacional del Jefe y estuvo a punto de desaparecer. Finalmente se concluyó que es importante rememorar que los jefes también son personas, y que aunque tengan mayor autoridad corporativa, también tienen mayor responsabilidad y sus esfuerzos son lo que permiten que los empleados continúen en su puesto de trabajo.
¿Qué características tiene que tener un buen jefe?
Ser un buen líder o jefe de equipo es determinante en el éxito de una empresa y está fuertemente vinculado al empeño y a la implicación o actitud de los empleados.
Por este motivo y por la celebración del Día Nacional del Jefe, en Jobatus.es hemos realizado una encuesta a 4.800 candidatos que señala qué cualidades debe tener un buen jefe. Según hemos concluido, el 37% opina que la comunicación es la más importante.
1-. COMUNICACIÓN
La comunicación es clave para que los trabajadores conozcan la misión y los valores de cualquier empresa. Los jefes que se comunican regularmente y de forma clara y honesta con los trabajadores, consiguen que estos sean más comprometidos y productivos en la compañía.
Orientar, asesorar y guiar a un empleado sobre sus cometidos o errores laborales, debe ser una de las ocupaciones prioritarias de un jefe de equipo, por lo que el 37%, 1.776 trabajadores, señala que un buen líder debe tener ante todo comunicación, interés y predisposición para resolver cualquier duda, incidencia o malentendido que pueda experimentar cualquier profesional a su cargo.
2-. ESTABLECER OBJETIVOS CLAROS
A pesar de que exista una buena comunicación, reciprocidad en el trato y apoyo ante cualquier equivocación del empleado, pueden quedar en el aire qué objetivos debe conseguir cada empleado a nivel cualitativo o cuantitativo.
Nuestra investigación indica que los empleados atraviesan altos niveles de estrés y nerviosismo cuando desconocen qué se espera exactamente de ellos. Muchos muestran frustración en este sentido e indican que en ocasiones, les ha costado mucho trabajo y tiempo averiguar qué metas tienen que conseguir.
Debido a esto, un 24% de los encuestados, 1.152, subraya que un buen líder debe establecer de forma clara y documentada los objetivos específicos que tiene que alcanzar cada empleado.
3-. APOYO / COMPRENSIÓN
Los trabajadores no necesitan un jefe difícil, indiferente o tirano, al contrario, lo que esperan es encontrarse con alguien amable, servicial, preocupado, cuidadoso y compasivo. Debe ser ante todo compañero y tratar a los trabajadores no como un superior, sino como iguales.
Los profesionales que tienen un superior solidario y generoso son más felices, adquieren un mayor compromiso hacia la empresa y tienen un mayor rendimiento.
Por este motivo, el apoyo y la comprensión son las cualidades más importantes para el 16% de los entrevistados, 768. Ambas denotan humanidad y empatía, aptitudes emocionales primordiales que debe tener un buen líder.
4-. RECONOCIMIENTO
Los trabajadores necesitan una “palmadita en la espalda” de vez en cuando y más cuando se han implicado de forma especial en cualquier proyecto o tarea laboral. Los empleados que no se sienten reconocidos o que por el contrario, se sienten directamente menospreciados, tienen el doble de posibilidades de renunciar en un corto periodo de tiempo a su puesto de trabajo.
Para el 13%, 624, un buen jefe debe encontrar el momento de reconocer y valorar el trabajo de cada empleado, ya sea en público o privado. Según informes complementarios, el reconocimiento profesional se traduce en mayor motivación e implicación laboral por parte del trabajador.
5-. DECISIÓN
Al igual que un superior tiene que ser humano ante todo, también tiene que ser capaz de tomar decisiones en un corto periodo de tiempo. Un carácter resolutivo y determinante es propio de un buen líder y en ningún momento puede estancarse en un análisis permanente de la situación.
Es fundamental tener presente que no solo es importante tomar decisiones, sino que existen tiempos y formas de tomarlas.
El 10% de la muestra, 480, nos confirma que la profesionalidad y la competencia de un buen jefe se interpreta a través de la rapidez y convicción con las que toma las decisiones y mantiene la organización en marcha.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*