Opinión



En marcha un centro de cuidados intermedios para ampliar asistencia a pacientes de Covid en Huelva

Va destinado también a la evacuación de residencias de mayores que tengan dificultades para atender adecuadamente a los afectados

Manuela Caro visita el centro, ubicado en la asociación Frater

La Delegación Territorial de Salud y Familias ha puesto en marcha un centro de cuidados intermedios que permite ampliar los recursos de asistencia a pacientes de Covid-19 en la provincia de Huelva y dar apoyo a la labor que realizan en este ámbito los hospitales y centros de salud.

En concreto, este nuevo dispositivo, que se ubica en las instalaciones de la asociación Frater (Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad) en la capital onubense, va destinado a pacientes que requieran atención sanitaria convencional y aislamiento, posibilitando así la reducción de la presión asistencial de los centros hospitalarios.
Junto a ello, también se ha concebido como centro de evacuación dirigido a acoger a usuarios de residencias de personas mayores y otros centros sociosanitarios de este mismo tipo afectados por casos de Covid-19.

En este apartado, su función es la de prestar apoyo asistencial a aquellas residencias que presenten dificultades estructurales para organizar adecuadamente los aislamientos ante la aparición de casos, exista falta de personal con vistas a desarrollar los cuidados o cuando se produzcan situaciones clínicas que puedan mejorarse evacuando a los residentes. A todos los efectos estos espacios de evacuación se consideran como una residencia más de cara a la activación de atención médica presencial.

Desde el punto de vista funcional este dispositivo depende del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, que en los últimos días ha procedido a la contratación del personal sanitario, administrativo, de servicios y seguridad que atenderá a los usuarios, así como a la dotación y equipamiento con el material clínico, aparataje electromédico e infraestructura informática necesaria para su entrada en funcionamiento cuando sea activado.

A nivel de instalaciones este nuevo centro de cuidados intermedios que incorpora la provincia dispone de un total de 25 habitaciones individuales con posibilidad de doblar esta cifra y aumentar hasta 50 el número de camas si la situación así lo requiriera. A lo que hay que añadir todos los recursos humanos y materiales para funcionar como un centro medicalizado 24 horas.

La delegada territorial de Salud y Familias, Manuela Caro, ha querido mostrar su “más sincero agradecimiento a la asociación Frater por poner a disposición de la Junta sus instalaciones de forma gratuita y totalmente desinteresada, lo que da muestras de su enorme solidaridad, más aún en una etapa tan complicada como la actual”. “Gracias a ello -ha añadido-, sumamos a la lucha contra el coronavirus un nuevo recurso asistencial con el que hasta ahora no contábamos en la provincia”.

Más acciones en residencias de mayores

Esta actuación se enmarca dentro de las diferentes medidas impulsadas por la Consejería de Salud y Familias para mejorar, desde el comienzo de la pandemia, la protección frente al coronavirus de las residencias de mayores y otros centros sociales con personas institucionalizadas, así como dar respuesta a sus necesidades en materia sanitaria en este ámbito.

Entre estas acciones destaca la creación de una red de enfermeras gestoras de casos que realiza labores de vigilancia y seguimiento proactivo tanto de los usuarios como los trabajadores de estos centros de forma ininterrumpida los siete días de la semana. La actividad de estas profesionales pertenecientes al Servicio Andaluz de Salud (SAS) se centra en atender, asesorar y colaborar en el cuidado de los problemas de salud de los residentes, a la vez que supervisar la implementación de las medidas de prevención de la enfermedad, facilitando información sobre cuidados a pacientes en aislamiento, intervención durante el desarrollo de síntomas, trabajos de limpieza y desinfección y uso de equipos de protección en los trabajadores.

Otra de las medidas ha sido la constitución de equipos de refuerzo para la atención residencial formados por médicos y enfermeras de familia, que en turnos diarios prestan apoyo ante aquellas situaciones clínicas que lo precisan. En esta misma línea y dando un paso más, se está procediendo a la medicalización de aquellas residencias en las que por la complejidad o condiciones clínicas de los casos es necesaria asistencia médica presencial y permanente.

Desde la administración sanitaria también se lleva a cabo un programa de cribado del Covid-19 en los centros residenciales, consistente en la realización de test diagnósticos para la detección precoz de casos en la totalidad de usuarios y profesionales -se está efectuando ya la quinta ronda de estas pruebas-.

Por último, es igualmente reseñable la organización de cursos formativos con objeto de dotar al personal de conocimientos y herramientas prácticas para prevenir la transmisión de la enfermedad en estos espacios.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*