Opinión



Aljaraque recibe un premio de la Junta por su compromiso con la educación

El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, ha presidido el acto de entrega de los premios Educaciudad, que reconocen las buenas prácticas educativas desarrolladas por los municipios andaluces

La Consejería de Educación ha distinguido con los premios Educaciudad 2019 a diez municipios andaluces como reconocimiento a su compromiso con la educación y su labor de difusión de buenas prácticas educativas.

El objetivo de estos premios es reconocer el trabajo realizado por los municipios durante los últimos cuatro años en ámbitos como la prevención del absentismo escolar, la lucha contra el abandono y el fomento de la continuidad en los estudios post obligatorios, así como actuaciones para favorecer la formación a lo largo de toda la vida.

Aljaraque, que ya estaba reconocido como entidad comprometida activamente por la educación, pues recibió este galardón ya en 2013, recibirá de nuevo una gratificación económica que deberá dedicar a la realización de proyectos o actuaciones encaminadas a mejorar las prácticas educativas. La distinción concedida se mantendrá durante cuatro años, tras los cuales el municipio podrá solicitar la continuidad del reconocimiento por otro periodo similar.

El jurado de estos premios ha valorado del proyecto aljaraqueño el compromiso educativo con su creciente población, pues el incremento del número de alumnos y alumnas en edad de escolarización obligatoria ha hecho necesaria la creación de nuevos centros educativos y la ampliación de la oferta de acciones formativas no regladas dirigidas a los diferentes colectivos como los cursos y talleres del Centro Guadalinfo y del Centro de Educación de Personas Adultas El Pinar. Asimismo, ha destacado en su proyecto la multitud de actuaciones para la mejora e impulso de la lectura, la cultura y la educación medioambiental de la ciudadanía.

El propósito de la Consejería de Educación y Deporte es que a partir de estos proyectos premiados se abra un mayor proceso de participación social y que la educación se asuma como el valor principal para el cambio y el progreso de la ciudad.

Por otra parte, Javier Imbroda ha señalado que el trabajo de educar no se restringe a un aula. “Hace tiempo que la educación traspasó los muros de los colegios e institutos ya que pasa también por las familias, por el entorno y por la comunidad que forman los propios municipios”. Además  ha destacado la importancia de la colaboración entre instituciones para avanzar en ámbitos significativos para el éxito educativo de los jóvenes como son “la formación en competencias básicas y digitales así como la cultura emprendedora y la promoción del autoempleo para transformar el abandono escolar que nos acecha en proyectos de vida”.

 

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*