Agua, garantía de futuro para personas y el planeta

El DÍA MUNDIAL DEL AGUA, que se celebra el 22 de marzo auspiciado por Naciones Unidas, se centra este año en “El valor del agua” y busca conocer el significado que este elemento tiene para cada uno de nosotros y tomar conciencia al respecto. Una reflexión más necesaria que nunca porque en 2050 la población mundial alcanzará casi los 10.000 millones de personas y la demanda mundial de agua aumentará entre un 20 y un 30%.

La disponibilidad de recursos hídricos se encuentra gravemente amenazada por el impacto del cambio climático. La acción del ser humano ha desestabilizado el equilibrio natural y en los últimos años vivimos los efectos de esta situación con episodios de lluvias y sequía cada vez más extremos.

Motor de desarrollo

El agua es un bien básico para las personas y sus hogares. Beber, cocinar, ducharnos, lavar los platos y regar las plantas son gestos cotidianos a los que ahora hemos sumado un nuevo ritual: lavarnos las manos a conciencia es la mejor manera de protegernos a nosotros y a nuestras familias en la actual crisis sanitaria, que ha puesto de relevancia la importancia del binomio agua-salud.

Los recursos hídricos, impulsores del cambio desde el inicio de las civilizaciones, permiten el desarrollo socioeconómico de los territorios y de las comunidades. Son esenciales y hacen sostenibles todas las actividades que generan riqueza: la industria, la agricultura y la minería, entre otros. Pero, sobre todo, son un factor clave para las ciudades y sus entornos, donde vivirá el 75% de la población mundial en 2050. La correcta integración de los sistemas de abastecimiento de agua potable, saneamiento y alcantarillado contribuye a una mayor resiliencia de las ciudades. La economía circular y el uso de recursos hídricos alternativos, como la reutilización de aguas pluviales para el riego de zonas verdes o la limpieza de calle, se han vuelto fundamentales en el desarrollo de futuras soluciones para las grandes urbes del planeta. Pero el agua es mucho más que un servicio. Su importancia le confiere el papel de catalizador a la hora de avanzar hacia una sociedad más justa y con oportunidades para todos.

 

 

PACTO PARA UNA RECUPERACIÓN INCLUSIVA

AGUAS DE HUELVA, que tiene en su ADN la gestión responsable del agua y pone a las personas en el centro de su estrategia, ha tomado la iniciativa ante los retos derivados de la actual crisis sanitaria. A través de su PLAN ESTRATÉGICO SOSTENIBLE, recientemente presentado, se asegura un Pacto Social que garantice una recuperación económica sostenible y equitativa, de acuerdo con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. Se trata de garantizar siempre el acceso al agua a los colectivos vulnerables e impulsar una recuperación ‘verde’ que llegue a toda la sociedad, sin dejar a nadie atrás. Una reactivación basada en la colaboración público-privada y en el empleo de calidad, aprovechando los fondos europeos Next Generation para realizar inversiones estratégicas, en las que el agua y su futuro tengan un papel protagonista.

AGUAS DE HUELVA ofrece servicios en el ámbito de la sostenibilidad hídrica y ambiental para acompañar a la ciudad en la transición ecológica. Un ejemplo, es el proyecto ECOCIUDAD, incluido en su Plan Estratégico, cuya finalidad es la conversión de la depuradora de Huelva en una ECOFACTORÍA capaz de producir recursos para la ciudad, mediante la reutilización de las aguas, buscando sinergias con la industria cercana. Este proyecto minimiza los impactos al entorno natural y la producción cero de residuos, valorizando lo que hasta ahora eran residuos como subproductos. Igualmente se persigue el objetivo de ‘cero dependencias energéticas’, el autoabastecimiento y hasta la producción de combustible verde para el exterior.

A LA VANGUARDIA EN LA DETECCIÓN DEL VIRUS

En la lucha contra la pandemia, AGUAS DE HUELVA aplica la herramienta de SUEZ España COVID-19 CITY SENTINEL, para la detección temprana del virus en las aguas residuales, combinando analíticas de laboratorio, el análisis de la topología de las redes de alcantarillado y el acceso a una plataforma digital de gestión de datos. Se trata de una herramienta de vigilancia epidemiológica para identificar de forma precoz la presencia del virus, realizar el seguimiento de su evolución y adoptar medidas efectivas inmediatas para anticipar la aparición de nuevos brotes, incluyendo la detección de la nueva cepa británica.

EL FUTURO DE LA GESTIÓN DEL AGUA

Los grandes retos a los que se enfrenta la sociedad actual, como la lucha contra la emergencia climática o la actual crisis sanitaria, son más fáciles de superar con el apoyo de la tecnología y las herramientas digitales. La gestión e interpretación de datos (big data), las mediciones inteligentes (smart metering) o la aplicación de modelos de inteligencia artificial son instrumentos que están incluidos en el Plan Estratégico Sostenible de AGUAS DE HUELVA apostando por la digitalización, permitiendo transformar por completo la gestión urbana del ciclo del agua. El objetivo es desarrollar tecnología de vanguardia para construir ciudades más inteligentes, resilientes y verdes.

Según Naciones Unidas, el agua tiene impacto para toda la sociedad: como fuente natural primordial, a través de las infraestructuras hidráulicas y del papel que conlleva en el desarrollo de los servicios esenciales −como la salud−, la actividad económica, así como su aportación sociocultural. En definitiva, el agua es un bien esencial para todos y para todo que debemos cuidar y proteger para el futuro.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*