Primera extirpación de un tumor de vejiga por laparoscopia en 3D en Huelva

Se trata de una intervención de gran complejidad realizada por el servicio de Urología del Hospital Juan Ramón Jiménez

Un momento de la intervención de la extirpación de un tumor de vejiga en el Juan Ramón Jiménez

El servicio de Urología del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez ha llevado a cabo con excelentes resultados la primera extirpación de un tumor de vejiga mediante cirugía laparoscópica tridimensional (3D) en Huelva. Con ello, se suma al grupo de centros hospitalarios que realizan este tipo de intervenciones mínimamente invasivas en vejiga, que revisten una gran complejidad y requieren de una elevada capacitación profesional y de tiempo quirúrgico, si bien aportan notables beneficios para los pacientes.

En este caso, el paciente precisaba una cistectomía radical (extirpación completa de vejiga, próstata y ganglios de la pelvis) como tratamiento quirúrgico tras ser diagnosticado de un cáncer vesical infiltrante, es decir, un tumor agresivo que alcanza a las capas profundas de la vejiga y puede extenderse al resto del organismo provocando una metástasis.

La intervención ha sido realizada con éxito durante más de seis horas, en un tiempo quirúrgico óptimo para esta compleja cirugía en la que además de la extirpación, hay que hacer una reconstrucción del sistema urinario. El paciente ha tenido una pronta recuperación e incorporación a su vida cotidiana y sólo ha precisado 5 días de ingreso hospitalario en lugar de los 10 a 15 que hubiera necesitado con la cirugía abierta convencional. Desde entonces se lleva a cabo el seguimiento postoperatorio en consultas.

Esta técnica ha sustituido a la cirugía abierta tradicional en vejiga, que es una de las cirugías de mayor envergadura y con mayor morbilidad que realizan los Urólogos. Estas intervenciones convencionales no están exentas de complicaciones severas, motivadas en buena parte por el hecho de que el paciente permanece en quirófano con el abdomen abierto y el intestino expuesto en el exterior por períodos de hasta 6 horas. Por ello, suelen tener largas estancias hospitalarias, con gran dependencia analgésica y un largo período de recuperación.

Por todo ello, el servicio de Urología ha impulsado la incorporación de la cirugía laparoscópica en vejiga al permitir: extirpar el tumor con menor riesgo para el paciente, una importante eliminación del dolor postoperatorio, la práctica desaparición de las infecciones de heridas, evitar la aparición de hernias por debilidad de la musculatura en la zona de la incisión, una menor estancia hospitalaria y una rápida incorporación a su vida laboral y de ocio.

Además, disponer de equipamiento tecnológico con visión tridimensional (3D) aporta un plus de seguridad y precisión en las intervenciones, ya que permite visualizar toda la anatomía del paciente en los distintos planos y facilita enormemente la sutura.

Con la incorporación de cirugía laparoscópica en cáncer de vejiga, el servicio de Urología del centro completa la aplicación de técnicas laparoscópicas en el cáncer urológico, como viene realizando en la práctica totalidad de intervenciones oncológicas en próstata y riñón, desde que comenzara en el año 2005.

En 2020, se intervinieron un total de 18 tumores de vejiga infiltrantes (cistectomías), además de otras 300 intervenciones de tumores de vejiga no infiltrantes, que constituyen afortunadamente el grupo más numeroso. Además, se realizaron 25 cirugías de tumores renales y 45 de próstata.
El cáncer de vejiga en España tiene cada vez mayor prevalencia, con 150.000 casos diagnosticados en 2020, situándose en cuarto lugar en cuanto a incidencia en hombres y el octavo en mujeres; tienen una elevada mortalidad si no se diagnostican y tratan en estadios iniciales. Por su parte, el cáncer de próstata es el segundo en incidencia en hombres y, el de riñón, se sitúa en el puesto número catorce en mujeres y el séptimo en hombres.

Los pacientes con tumor urológico suelen presentar un importante deterioro físico, por lo cual es importante sumar esfuerzos en la aplicación de técnicas quirúrgicas novedosas que, unido a un adecuado control oncológico, permita avanzar en su pronta recuperación.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*