El Triatlón Double Tree By Hilton de Islantilla dejó incomunicada La Antilla e Islantilla y sus vecinos secuestrados

Indignación por el desastre organizativo del tráfico y tránsito de vehículos y personas

Los vecinos , algunos trabajadores que tenían que acudir a su puesto de trabajo, no veían la forma de acceder a la zona alta de Islantilla atrapados en sus vehículos
La mala organización de la movilidad del tráfico de vehículos y de personas entre La Antilla-Islantilla y la parte alta de Islantilla (la del Golf) durante la celebración del IV Triatlón Double Tree By Hilton de Islantilla, causó la indignación de los vecinos y turistas de la zona, a los que durante horas se les impidió transitar libremente de un lado a otro o llegar a sus domicilios. Se cortó la carretera de La Antilla a Isla Cristina sin posibilidad de comunicación entre ambas partes de Islantilla y si bien no es la primera vez que los vecinos del Golf se quedan secuestrados en sus casas sin poder salir de sus urbanizaciones, lo de ayer fue un desastre sin precedentes.
Nadie sabía por dónde salir y nadie daba indicación de por dónde hacerlo.
Por toda información -como si la gente de a pie o los visitantes de la playa estuvieran “abonados” en la página de la policía local y en la del Ayuntamiento de Lepe- un anunció en que se decía: CORTE DE CALLES EL SÁBADO 16 DE OCTUBRE POR EL TRIATLÓN.
En el post la Policía Local de Lepe informaba de que con motivo de celebración del IV Triatlón Double Tree By Hilton de Islantilla el sábado 16, entre las 13:30 y las 18 horas:
– La carretera Lepe-La Antilla estará habilitada solo para entrada a La Antilla.
– La carretera de acceso a La Antilla desde la autovía estará cortada desde la rotonda del Cash Lepe, posibilitándose que los dos carriles de ida funcionen con dos sentidos de circulación para acceder a la zona norte de Islantilla.
– La zona baja de Islantilla estará abierta al tráfico, salvo el Paseo de Levante.
– Entre la zona baja y la zona alta-campo de golf de Islantilla se podrá discurrir solo a través de la rotonda frente al hotel Ilunion por la avenida de Islantilla, (cosa imposible porque si el paseo de Levante estaba cerrado al tráfico y lo mismo la avenida del Río Frío, que discurre paralela a la avenida de Castilla, ya me dirán por donde se podía acceder con un vehículo).
– La carretera La Antilla-Isla Cristina estará cortada.
– La carretera de La Antilla a El Terrón estará abierta en ambos sentidos, si bien solo se podrá salir de La Antilla en dirección a El Terrón por la Avenida de La Antilla y la avenida del Río Piedras. (Esto sólo fue cierto ya al final de la prueba, ya que sobre las 15 horas esta vía estaba bloqueada con vallas en ambos sentidos, si bien es verdad que más tarde fueron retiradas en uno de los sentidos).
No es cierto que la zona baja y la zona alta-campo de golf de Islantilla estuvieran conectadas ni se pudiera discurrir a través de la rotonda frente al hotel Ilunion por la avenida de Islantilla. Ni siquiera se podía acceder desde el Hotel Puerto Antilla hasta la citada rotonda del Ilunion, “¿còmo íbamos a subir hasta arriba, volando?”, decía un vecino, indignado con la situación, puesto que se había recorrido todos los accesos desde Urbasur a La Antilla sin éxito.
Sólo hacia las 18.00 horas se dignaron a abrir intermitentemente ,y con el consiguiente atasco, y fue desde la subida del Centro Comercial de Islantilla. Por cierto, en el momento en que más bicicletas pasaban ya que a primera hora apenas circulaban y se podía haber dado paso a los vehiculos simpemente comunicándose a traves de radio, móvil, o cualquier otro medio; sólo había que haber pensado en los vecinos de ambos lados, a los que se dejó secuestrados o dando vueltas a ver si alguien sabia informar.
Ni una sola comunicación para el conductor, ni una. Nefasta organización que sólo requiere señalética adecuada para informar de los accesos, y por supuesto buena fe para no dejar a nadie incomunicado.
“Desde luego el que dio el permiso para tal despropósito se cubrió de gloria, o simplemente paso de los vecinos de Islantilla y La Antilla, cosa que también es muy habitual”, comentaba un turista que pretendía acceder a la parte del golf por la carretera aunque fuera andando, a lo cual los voluntarios le dijeron que estaba prohibido atravesar una carretera a pie. El turista, que con toda seguridad no vuelve por estos lares, contestó que también estaba prohibido impedir la movilidad y que habían dejado secuestrada a la gente de un lado y el otro.
Mas de 5 horas incomunicados y ni que decir de la vía que habían dejado abierta para que los vecinos de la parte superior de Islantilla salieran, la carretera de las Palmeritas, intransitable y más después de las inundaciones. Vergonzoso.

 

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*