Vox registra una PNL para modificar el Plan Especial para la Corona Norte de Doñana

Rafael Segovia, diputado de Vox, en el Parlamento andaluz

Instar al Consejo de Gobierno de la Junta a modificar el Plan Especial para la ordenación de las zonas de regadío ubicadas al norte de la corona forestal de Doñana. Esta es la razón de ser de la Proposición No de Ley (PNL) registrada en el Parlamento por el Grupo Vox en Andalucía.

Una PNL que tiene “dos objetivos muy claros”, ha señalado el diputado andaluz por Huelva, Rafael Segovia. Por un lado, “se trata de hacer una calificación más justa con el uso tradicional que haya tenido el terreno, valorando las posibilidades del mismo para aportar trabajo y riqueza en una provincia deprimida económicamente”. Y por otro, se pretende “dotar de seguridad jurídica a los agricultores, para que puedan continuar haciendo uso del agua explotando el mayor número de hectáreas posible sin que suponga un peligro para el acuífero de Doñana”.

Tal y como recuerda la exposición de motivos de la PNL, el Plan Especial para la ordenación de las zonas con cultivos en regadío localizadas al norte de la corona forestal de Doñana se aprobó en 2014 y su ámbito territorial incluye las zonas de regadío ubicadas al norte de la Corona Forestal de Doñana en los términos municipales onubenses de Almonte, Bonares, Lucena del Puerto, Moguer y Rociana del Condado.

Según precisa Segovia, el plan califica el terreno como forestal, de secano o de regadío, “basándose en una normativa discutible”, que excluye de la calificación de “regadío” al 30% de las hectáreas cultivables del Condado, lo que genera “una situación conflictiva en los agricultores, que se ven abocados a abandonar las plantaciones -medio de vida de sus familias- o a continuar trabajando con inseguridad jurídica”.

Por tanto, Vox ve necesario estudiar dicha normativa, modificar algunos puntos para hacer una calificación más justa con el uso tradicional que haya tenido el terreno, valorando también, en dicha revisión, las posibilidades del mismo para “aportar trabajo y riqueza en una provincia deprimida económicamente y muy limitada para explotar sus recursos debido a que el 44% de su superficie está considerada como protegida”.

De este modo, el objetivo final es que los agricultores que tradicionalmente han tenido agua para regar sus tierras sigan teniéndola, y agua legal; al tiempo que se les dote de seguridad jurídica para que puedan continuar explotando el mayor número de hectáreas posibles sin que suponga un peligro para el acuífero de Doñana.
Además de registrar esta propuesta, el Grupo Parlamentario Vox en Andalucía también quiere dar voz a los agricultores, al objeto de que expliquen su situación a los políticos. Para ello, ha solicitado la comparecencia de la Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado ante la Comisión de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*